MujeresUncategorized

#25N, la marcha en la que Yucatán ejerció violencia contra las mujeres

1.235 Vistas

Por Lorena Castellanos Rincón

SemMéxico. Mérida, Yucatán; 26 de noviembre de 2019.- En el marco del Día Internacional para Erradicar la Violencia contra las Mujeres, agentes de la Policía Estatal de Yucatán detuvieron de manera arbitraria a seis mujeres que asistían a la marcha del #25N.

En redes sociales circularon videos que documentan el momento en que los uniformados subieron a dos jóvenes a un vehículo antimotines mientras pedían ayuda.

Según testigos, los hechos ocurrieron a las 5:50 de la tarde, 10 minutos antes de dar la hora en que las activistas se habían citado para marchar desde el Remate de Paseo Montejo, y a una cuadra del punto de encuentro, en el Parque de Santa Ana, donde los policías “aprovecharon” para detener a las mujeres, pues estaban separadas del contingente. 

Acto seguido, justo antes de salir en dirección hacia la Plaza Grande, dos mujeres más fueron detenidas por los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), lo que retrasó la salida del contingente, ya que, por seguridad las asistentes hicieron una cadena entre ellas y se sentaron en el piso para evitar que las separan del resto. 

Con una hora de retraso, la Marcha de Silencio se encaminó por la calle 62 del Centro Histórico hacia su destino tomando precauciones para evitar otro arresto. 

Tal como había sucedido en manifestaciones pasadas, las mujeres caminaban unidas por una misma causa, sin embargo, en esta ocasión avanzaban con cautela e incertidumbre, utilizando los carteles como escudo contra las grabaciones de los teléfonos celulares de policías y transeúntes. Había incluso quienes proporcionaban cubrebocas negros a aquellas que asistían sin algo para esconder su rostro, con tal de proteger su identidad.

La indicación básica era mantenerse juntas, tomadas de la mano o formando una cadena, evitando ser fotografiadas -a pesar de tener los rostros cubiertos-. Al unísono todas se agachaban cuando sentían el peligro de ser agredidas, y así mismo, detenían el contingente y pedían el auxilio de una paramédica para aquellas que por temor, frustración u otras cuestiones no podían continuar. 

Al acercarse a la Plaza Grande, la batucada rompió el silencio y comenzó a tocar y cantar las sonadas consignas de las manifestaciones feministas como un grito de empoderamiento a pesar de las intimidaciones que recibieron por parte de los elementos policiales.

Las manifestantes rodearon el primer cuadro de la ciudad hasta llegar al asta bandera, donde se sentaron formando un círculo para escuchar el comunicado del #25N, en el cual destacaron que en Yucatán siete de cada 10 mujeres han vivido algún tipo de violencia según datos del Inegi, además que, más de 100 mil mujeres han reportado ser víctimas de violencia en la pareja. 

“Cuando decidimos levantar la voz y manifestarnos, medios de comunicación y funcionarios ejecutan discursos de criminalización, señalan, acosan, amedrantan e intimidan a las mujeres que participamos en las protestas, como si denunciar las violaciones a nuestros derechos humanos fuera algún delito. Nos cubrimos el rostro porque muchas de nosotras hemos sido despedidas de nuestros trabajos, amenazadas para no sumarnos a la marcha, perseguidas e investigadas”, expusieron.

Al finalizar la lectura, notificaron que dos de las jóvenes detenidas eran menores de edad, y que se encontraban en la Fiscalía General del Estado, lugar al que defensores de los derechos humanos pertenecientes UNASSE e Indignación acudieron para brindarles apoyo jurídico. Hasta ese momento, el saldo de mujeres arrestadas había llegado a seis. 

En este sentido, las convocantes exhortaron a sus compañeras a denunciar tales actos, etiquetando al gobernador Mauricio Vila Dosal, quien horas antes manifestó que incrementaría el presupuesto para la Secretaría de las Mujeres (Semujeres), y al Gobierno de Yucatán, utilizando los hashtags del #25N y el #NoEstamosTodas para hacer viral el contenido.

Para las 9:00 de la noche, la Plaza Grande ya se encontraba rodeada de policías y camionetas antimotines, lo cual mantenía todavía en estado de alerta a las manifestantes. Algunas personas señalaban que había uniformados esperando justo al lado de la Catedral a que las mujeres salieran del contingente para arrestarlas, por lo que la instrucción final fue no retirarse solas y quitarse las pañoletas, máscaras y cubre bocas una vez estando en un espacio seguro. 

En redes sociales no solo se denunciaron los actos de la policía, sino también la omisión del Estado ante esta y otras situaciones de violencia contra las mujeres, haciendo notar la frustración de las usuarias al reconocer que las autoridades no las protegen, sino que las criminalizan y que Mérida, a pesar de presumir ser “la mejor ciudad para vivir”, no es segura para ellas. 

La versión de las autoridades

Minutos después de culminar la movilización, la Secretaría lanzó un comunicado indicando que el número de mujeres detenidas fue de seis, las cuales ya habían sido liberadas.

En el documento se manifestó que, en el marco de un operativo de seguridad vial y ciudadana, los elementos detuvieron a las mujeres por portar palos, objetos punzo cortantes y latas de pinturas en aerosol.

“Para garantizar que el libre ejercicio de los derechos ciudadanos en esta manifestación se llevara al cabo sin incidentes, las mujeres fueron detenidas y trasladadas a la cárcel pública, en previsión de que su conducta y los instrumentos que portaban pusieran en riesgo a más personas”, señala el comunicado.

Por último, aclararon que, de las seis detenidas, tan solo una era menor de edad, y fue debidamente entregada a sus padres.  

Comment here

Accesibilidad