Mujeres

#28S Marchan en exigencia por la despenalización del aborto en Chiapas

324 Vistas
  • «Aborto si, aborto no, eso lo decido yo»: Colectivas feministas.
  • Exigieron al Congreso del Estado retome el diálogo con respecto a la iniciativa para la despenalización del aborto.
  • Chiapas presenta la tasa de fecundidad en adolescentes más alta del país, incluyendo a niñas de entre 9 y 14 años.

Gabriela Coutiño

SemMéxico, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, 29 de septiembre del 2022.- La jornada por el Día de Acción Global por un Aborto Legal y Seguro, tuvo lugar en Tuxtla Gutiérrez y San Cristóbal de las Casas, donde cientos de mujeres jóvenes con pañuelos verdes, marcharon por la principal avenida, realizando pintas y lanzando consignas como: «hartas de que decidan por nosotras»; «aborto legal, derecho fundamental»; «nosotras partimos, nosotras decidimos».

Son «la marea verde», mujeres jóvenes que han demandado al Congreso del Estado retome el análisis de las iniciativas presentadas para que se reforme el Código Penal del Estado, y se despenalice el aborto en Chiapas, porque se presentan embarazos hasta «en niñas de 10 años que están siendo obligadas a parir».

En Chiapas, señalaron en un pronunciamiento, «tiene la tasa global de fecundidad más alta de todos los estados de la República”, estadística que tiene una relación directamente proporcional con el rezago en áreas como la salud y la educación.

«Somos la segunda entidad con la tasa de fecundidad en adolescentes más alta del país, incluyendo a niñas de entre 9 y 14 años. En nuestro estado ocurren el 7 por ciento de las defunciones maternas en todo el país, de las cuales el 16 por ciento sucedieron en niñas y adolescentes; del porcentaje de muertes por aborto, el 21 por ciento fueron menores de edad».

Por lo que el aborto es un tema de salud pública porque el Estado, al no reconocer ni garantizar estos derechos, propicia que las mujeres aborten en condiciones inseguras que no cuenten con acceso a redes feministas, de mujeres, de parteras, y de acompañamiento, «uno de los derechos básicos como el acceso a la información, nos es negado».

En el documento entregado a las puertas del Congreso local, las colectivas feministas expusieron que en la región de los Altos de Chiapas, «la sociedad como en todo el país, vive una precarización al acceso a la información sobre temas de salud sexual para que niñas y mujeres puedan conocer su cuerpo, tener medidas de autocuidado y decidir sobre su vida».

«En un espacio donde convergen diferentes culturas, las mujeres siguen siendo las víctimas de un sistema patriarcal, el rezago educativo y la violencia contra las mujeres justificada por el sistema de usos y costumbres. Las mujeres tzotziles, tzeltales y choles de la zona Altos de Chiapas abortan, pero lo hacen desde sus propias realidades y posibilidades”.

«En las comunidades es un tabú hablar de derechos sexuales y reproductivos porque los usos y costumbres no lo permiten, negándoles incluso el acceso a métodos anticonceptivos, salud sexual y reproductiva».

Y es en la región Altos, expusieron, «donde se concentra un alto índice de embarazos en niñas y adolescentes, niñas de entre 9 y 14 años pariendo por primera vez, muchas veces como producto de una violación, inclusive siendo sus propios esposos los violadores, porque son obligadas a casarse o a vivir con un hombre sin su consentimiento».

En la región de la Selva, «las mujeres indígenas y no indígenas de diferentes municipios constantemente son violentadas en su derecho a la vida y su derecho a decidir y su derecho a la igualdad de género; viven sin voz.

«Aun viviendo en asentamientos urbanizados, viven con una escasa información sobre nuestros derechos reproductivos, viven pensando que la sexualidad ejercida por la autonomía individual de cada mujer es un delito; continuamos bajo el yugo patriarcal del sistema que nos ha obligado a esconder nuestros cuerpos y a avergonzarnos de la sexualidad».

La información que se tiene sobre la libertad de toma de decisión sobre el cuerpo de la mujer aún no existe, manifiestan las jóvenes feministas.

Mientras que en la frontera, las mujeres en Chiapas, nos hemos enfrentado cotidianamente al acoso callejero, a todo tipo de violación de nuestros derechos humanos, «este tipo de vulneración a nuestra esfera jurídica también lo viven las Mujeres que migran; sabemos que no es lo mismo hablar de hombres migrantes que de mujeres migrantes».

Al exigir que se retome el diálogo con respecto a la iniciativa para la despenalización del aborto inscrita desde mayo del 2021, las colectivas exigieron a las diputadas y diputados, que «toda mujer que resida en Chiapas, ya sea de manera temporal o no, merezca tener el derecho a decidir sobre su cuerpo».

«Exigimos que en Chiapas el aborto sea despenalizado, por todas las mujeres que aún siguen regidas por el sistema patriarcal de usos y costumbres; por las mujeres en condición de tránsito, por todas las personas gestantes, por todas las mujeres víctimas de violencia sexual y revictimización».

Las colectivas demandaron también que en los diferentes municipios, se tomen acciones para brindar campañas de información sobre salud sexual y derechos reproductivos; «Exigimos más información en las escuelas para dar a conocer el programa de aborto seguro que existe en los hospitales públicos».

La marcha feminista del Día Internacional por un aborto legal y seguro, dejó este miércoles en la capital chiapaneca daños en puertas y ventanas de empresas automotrices, restaurantes, instituciones bancarias, la Iglesia católica de Guadalupe, el Congreso local, entre otros.

SEM/MG

Comment here

Accesibilidad