Sufragio FemeninoVoto femenino en México

El compromiso, hoy, es luchar para erradicar la violencia contra las mujeres

1.210 Vistas
  • El reto: dejar de ser observadoras y convertirse en protagonistas
  • Reflexión sobre el voto de las mujeres

Pasar “del autoritarismo a la democracia, del abstencionismo a la participación, del dogmatismo al diálogo, de la ilegalidad a la legalidad, de la ignorancia a la educación, de la intolerancia a la pluralidad, de la irresponsabilidad a la responsabilidad.” Carlos Castillo Peraza                                    

 María Esperanza Morelos Borja*

SemMéxico. 19 de octubre 2020.- Esta es mi experiencia luego de ser diputada federal y local en el siglo pasado. Inicié mi actividad política en el Partido Acción Nacional en 1970.

Lo que sucede hoy, sucedía antes, en la vida real de la política. Había:

  • Confrontación, desaliento y frustración ante muchas conductas y decisiones de los diferentes niveles de gobierno
  • Confusión entre la división entre los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial
  • Control de medios de comunicación y desdén por el periodismo libre
  • Corrupción e impunidad
  • Descalificación a la oposición
  • Violencia, desigualdad, pobreza y largos etcétera.

Mujeres y hombres suponían que no se podía hacer gran cosa. Cuando se les solicitaba el voto, era común escuchar como respuesta: no se puede.

Las mujeres al ejercer su derecho ciudadano a elegir a sus representantes podían hacer la diferencia y lograr el cambio de la realidad mexicana. Las mujeres se tenían que convencer de que el amor a su familia y su deseo de renovar la deteriorada vida política de México, se debía y podía lograr con su voto libre y secreto.   Y además, habría la oportunidad de que decidieran incorporarse a la participación política aportando su fuerza, su capacidad de empatía y de relaciones interpersonales; de manifestar su frustración y enojo por ser subestimadas e ignoradas al grado de no ser atendidas sus necesidades e inquietudes. Y así dejar de ser observadoras para atreverse a ser protagonistas de su vida, de su comunidad y de México

La intención era y, sigue siendo demostrar a las mujeres que la política no tiene porque ser indecorosa, que de hecho la participación política es la mejor manifestación del amor a México. Que se requiere de mujeres congruentes, competentes y críticas, con creatividad y compasión por quienes más necesitan para transformar a la nación; y así pasar “del autoritarismo a la democracia, del abstencionismo a la participación, del dogmatismo al diálogo, de la ilegalidad a la legalidad, de la ignorancia a la educación, de la intolerancia a la pluralidad, de la irresponsabilidad a la responsabilidad.” Carlos Castillo Peraza

En mi experiencia los motivos espirituales que  mueven el voto de las mujeres son:  cumplir con la obligación para exigir el derecho, ser para hacer y luego tener; luchar por el bien común antes que el particular, respetar la dignidad humana desde el momento de la concepción, …

Considero que hoy los temas centrales para pedir el voto son el empoderamiento y la igualdad, sobretodo la necesidad de enfrentar la violencia en todas sus expresiones; sin embargo debemos recordar que en política “la forma es fondo” y que la acción política es para evitar el dolor evitable” y para “hacer bien el Bien ya que “El bien mal hecho es peor que el propio mal, porque mata la esperanza, el mal cuando menos mantiene el deseo de lucha” Manuel Gómez Morín    

* Originaria de Morelia, Michoacán, Química-Farmacobióloga; docente, conferencista, tallerista, coordinadora de seminarios y congresos en universidades e instituciones educativas. Sus temas química, género, medio ambiente, desarrollo humano. Participó en la fundación del Banco de Medicamentos Vasco de Quiroga, IAP y del Albergue para Víctimas de la Violencia Santa Fe, IAP. Militante del Partido Acción nacional, desempeñando diversos cargos, incluso en el Comité Nacional. Diputada Federal en las LIII y LX Legislaturas. Diputada local en Michoacán en la LXV legislatura. Fue titular de la Procuraduría Social y de la Coordinación de Gestión Social Gobierno del Estado de Michoacán de Ocampo de 1997 a 1999; Directora General de Planeación del Instituto Nacional de las Mujeres e integrante de su Consejo Consultivo.

Actualmente es integrante del Consejo de Pastoral de la Parroquia de San José en Morelia y de la Dimensión de Educación y Cultura de la Arquidiócesis de Morelia

Comment here

Accesibilidad