CoordenadaLupita Ramos Ponce

Coordenada

429 Vistas

* Preocupaciones feministas desde Honduras

* Tenemos que reconocernos como mujeres diversas

Lupita Ramos Ponce

SemMéxico, 1 agosto 2019.- Esta semana tengo la oportunidad de dialogar y convivir con diversas mujeres convocadas por la Red Lésbica Cattrachas en Honduras. Reflexionamos sobre los feminismos y también sobre las distintas formas de violencia que atraviesan el cuerpo de las mujeres. La realidad hondureña no es muy diferente a la mexicana.

Azotada por la incidencia de la criminalidad, la violencia contra la diversidad de mujeres se agudiza. Aprovecho para compartir en este espacio las reflexiones de dos jóvenes abogadas feministas hondureñas Astrid Lideny Ramos Campos y Nadia Stefanía Mejía Amaya quienes nos señalan que:

Las mujeres tenemos que empezar a reconocernos como mujeres diversas que somos y reconocer también nuestras luchas de manera integral, porque si queremos de verdad vencer el patriarcado y sus violencias, tenemos que luchar juntas.

En esta integralidad es necesario entrelazar redes y hacer de todas nuestras luchas, la de todas; pero respetando también la autonomía, los modos, los tiempos que no son los nuestros.

El feminismo debe de ser un proyecto político y no una propuesta meramente enunciativa; nuestro objetivo debe ser destruir las causas profundas del heteropatriacado y desmontar las desigualdades sociales que empobrecen asesinan, objetivizan, castigan y sexualizan a las mujeres cis, lesbianas, las mujeres y hombres trans, y las personas intersexuales.

Hay que partir del reconocimiento de nuestros privilegios, sin culpa y sin satanizar tampoco nuestros esfuerzos, comprender que nuestra voz puede ser una herramienta para hacer eco, pero sin apropiarse, de las luchas de nuestras pares. Y desde ese cuestionamiento y ese proceso de deconstrucción y reconstrucción, sabernos y asumirnos como sujetas políticas.  

En Honduras tenemos el reto de construir legitimidad, de escuchar la realidad todas las mujeres y basar nuestra lucha hacia las diferentes necesidades y contextos que nos atraviesan. Es necesario además que las mujeres negras, indígenas y las personas LGBTTTI no sean segregadas por la visión heteronormada, blanca y eurocentrista del feminismo oenegeista que ha liderado la lucha de mujeres en Honduras. 

¿Por qué el Feminismo?

No es posible entender las demandas de no violencia y educación no sexista hacia los cuerpos de las mujeres, sin comprender la inmensidad de lo que conocemos del “FEMINISMO”. Es aquella fuerza y movimiento social, que su fin primordial es erradicar el sexismo, la violencia machista patriarcal y la opresión en todas sus formas de manifestación.

Necesitamos el feminismo para vivir y sobrevivir, es incorporarse en un espacio donde nos sentimos seguras, se promueva la sororidad, apoyo mutuo y lucha no solo por una sino por todas, la obligación moral de hacerlo por las que estuvieron y las que estarán, porque ya no queremos que nos violen, nos maten, nos intimiden, abusen y menoscaben nuestros derechos; no queremos sentir miedo, que el mundo comprenda que nuestro cuerpo no es un objeto y que tenemos la libertad de soñar con nosotras mismas.

EL feminismo es la luz para tener conciencia que, si podemos, para mantener el horizonte de nuestros sueños sin límites, para confiar en nosotras mismas, en nuestra intuición y nuestra fuerza, para amar sin represión, para cuestionar lo naturalizado. Necesitamos feminismo para concientizar a la sociedad con una perspectiva de justicia social.

lupitaramosponce@gmail.com

@lupitaramosponc

Comment here

Accesibilidad