Congreso

Demandan en foro que los delitos de violencia sexual infantil no prescriban

101 Vistas

·Justicia, acabar con la impunidad y educación sexual, petición unánime

· Testimonios de víctimas de violencia sexual que exponen sus casos

Guadalupe López García

SemMéxico, Ciudad de México, 13 de agosto de 2019.- “Ya le nació el amor al papá. No sea intransigente; deje que lo vea”, le dijeron a Mónica Rodríguez, una de las tantas autoridades que han visto el caso de su hija, quien a la edad de dos años cuatro meses fue violada por su padre biológico, y que a cuatro años de que lo demandó no ha encontrado justicia.

Eso fue lo peor que ha escuchado, manifestó la madre de la menor, al exponer su caso en el Foro Violencia Sexual Infantil y Adolescente: retos legislativos, organizado este día, por la Comisión de Derechos de la Niñez y de la Adolescencia del Senado de la República, en el que participaron al menos unos 25 expositores, ante un auditorio de unas 500 personas.

Durante la inauguración del foro, el senador Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, detalló la agenda legislativa en la materia: revisión de la terminología sobre violencia sexual infantil, las instituciones que la atienden, el registro público nacional de raptores y atacantes sexuales, los sistemas de prevención y penitenciario, los mensajes que se difunden medios de comunicación, la educación como herramienta de prevención y la normatividad en la materia.

Más adelante, Analú Salazar, quien a los ocho años fue violada por el sacerdote Fernando Martínez, legionario de Cristo, reiteró lo que las diferentes expositoras insistieron: las víctimas deben estar en el centro y se les debe creer. Se requiere reparación del daño y que no prescriba el delito. La sentencia de los culpables puede abrir una brecha de derechos lo más cercana a la justicia. En su caso, dijo, como guías espirituales, el castigo debe ser mayor.

La presidenta de la Comisión convocante, la senadora Josefina Vázquez Mota, dio una serie de cifras sobre la violencia sexual e hizo énfasis en que más del 60% se comenten en el hogar. Indicó que se buscará la prescripción del delito y la armonización de los códigos penales, así como el fortalecimiento del Sistema de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), derivado de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

Ella, junto con Laura Martínez, de la Asociación para el Desarrollo Integral de Personas Violadas, AC (ADIVAC), recordaron el caso de Mireya Agraz Cortés, quien después de seis años de litigio contra su esposo, quien violó a sus dos hijas y un hijo, terminó con su vida y con la de los menores, porque las autoridades capitalinas terminaron entregándole la custodia al progenitor. “Nunca le creyeron a la mamá”, puntualizó Laura.

El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Santiago Nieto, mencionó que se está haciendo énfasis en los casos relacionados con la delincuencia organizada, la prostitución forzada, la trata de personas, la sustracción de menores y su traslado a ciudades fronterizas para prostituirlas/os, la introducción de jóvenes extranjeras al país a quienes les retienen el pasaporte y son obligadas a prostituirse en empresas fachadas de los tratantes. La pornografía infantil genera un flujo de recursos económicos importantes por lo que se fortalecerá el bloqueo de cuentas y se detendrán esos recursos, añadió.

Nieto ya no escuchó el “infierno” que vivió Mónica Rodríguez en varios tribunales y todo lo que le decían: “Si no hubo penetración no es delito grave”, “Yo ya llegué a un acuerdo con el señor porque la niña necesita a su padre”. Son “autoridades insensibles, misóginas, ven a las víctimas como exageradas y todavía se atreven a decirles: ‘Denuncia’,” remarcó.

Entre las propuestas que enumeró el Primer Visitador General de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Ismael Nava Pérez, estaban la revisión de leyes federales y estatales con los estándares internacionales en la materia, eliminar el matrimonio entre el agresor y la víctima para evitar el delito y protocolos y mecanismos confidenciales en la atención a víctimas.

La mayoría de las y los expositores coincidieron en que las cifras no son exactas y no reflejan la magnitud del problema, que la impunidad es un factor que obstaculiza la justicia, que se deben fortalecer las instituciones, contar con campañas de prevención y que a los menores se les considere sujetos de derechos. Todas y todos hablaron de la educación sexual en la infancia como un factor fundamental en la prevención.

Analú relató que ella no tuvo pláticas sobre sexo. “Si hubiera tenido información sexual pertinente”, quizá habría podido hacer algo para evitar la violación del sacerdote que sigue protegido por los Legionarios de Cristo. Se quiere, además de los programas de prevención, reforzar el castigo a violadores y los cómplices de encubrimiento, entre ellos las instituciones, concluyó.

Laura Martínez hizo hincapié en reformular los conceptos utilizados como “abuso sexual”, que invisibiliza la violencia y violación sexual cometida contra menores, como lo es la violencia sexual incestuosa y la violencia sexual clerical. Mónica Rodríguez pidió que nunca se junte al victimario con la víctima, a quien siempre se le debe creer.

En la inauguración también participaron senadoras y el senador Mauricio Kuri González, coordinador del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN), quien después de terminar su alocución, se despidió con un “Que Dios los bendiga”.

SEM/gl/

Comment here