Mujeres

El hartazgo, el coraje y la realidad de la violencia contra las mujeres

1.040 Vistas
  • La más grande movilización en 18 estados contra la indiferencia y la impunidad
  • La jefa de gobierno llama a dialogar a las manifestantes
  • Esto ya nadie lo va a parar: mujeres pensantes.

Sara Lovera

SemMéxico. Ciudad de México. 17 de agosto 2019.- Ha comenzado un largo debate. Cómo responder y dónde ante los hechos cotidianos. Las mujeres hablaron en redes sociales, en chats de grupos, en declaraciones y medios de comunicación; según los testimonios de las corresponsales de SemMéxico.

El argumento de la movilización del día de ayer fue  un ¡basta! a la violencia contra las mujeres que ha sido calificada por algunas expertas como terrorismo sexual.  Este 16 de agosto en al menos 18 ciudades del país, feministas –principalmente jóvenes- en mítines y concentraciones se manifestaron  contra la impunidad y la falta de escucha de la sociedad y las autoridades.

Nadie puede negar los hechos sistemáticos contra las mujeres y la falta de acción y prevención de todos los gobiernos de la República. Miles de mujeres tomaron las calles, con un saldo blanco.

Sólo empañada por actos de vandalismo en la Ciudad de México, vivimos la más grande protesta en pos de que pare la violencia feminicida. Movilización sin precedentes  de la que los medios de comunicación tradicionales, no dieron cuenta, centrándose en los desafortunados hechos en la capital del país.

Tras la manifestación #NoMeCuidanMeViolan hubo personas más indignados por los vidrios rotos y la diamantina rosa que por la violación sexual que generó la protesta.

Según escribió en su muro Marisol Tarriba si algo positivo dejaron estos sucesos es que el gobierno de la Ciudad de México y la procuradora comenzaron a reaccionar con aparente responsabilidad.

Mil 102 feminicidios en México según cifras al mes de Julio sobre, una suma de

muchas personas  y plataformas, publicó Semillera Feminista de España hace unos día. Sus fuentes: Argentina: Juntas por la Acción- Genérica- Ni Una Menos Su Ascùa- Cecilia Solá- María As Creel y otras.

Los hechos vandálicos están en la cancha de las autoridades de la Ciudad de México, desde donde vino la provocación para el enojo. Policías presuntos violadores siguieron trabajando; la intención de hablar de “provocación” señalando con nombres a las feministas; el mal manejo del problema; las acciones anunciadas que no resuelven y un cierto desdén.

La peor de todas las declaraciones las escuché de la boca del doctor Salvador Guerrero Chiprés, Consejero Presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública y Procuración de Justicia de la Ciudad de México, quien en plena trasmisión en vivo en Milenio Noticias, dijo “vean vean, mujeres contra mujeres”, cuando las manifestantes frente a la oficina de la policía de la Zona Rosa, estaban indignadas por el cordón de policías mujeres. Guerrero Chiprés sin visión elemental de género, dijo eso, azuzando al público contra las manifestantes.

Este sábado  anunció Claudia Sheibaum Pardo, jefa de gobierno de la Ciudad de México que hoy mismo se reuniría  con integrantes de grupos feministas tras protesta de ayer. Lo hizo en una mesa con participantes seleccionadas, para hablar de su plan para atemperar la violencia contra las mujeres, en una ciudad que ha quedado descubierta como tremendamente violenta.

Así lo informó su equipo de prensa, quien detalló que Sheinbaum se reunirá en sus oficinas con feministas tras los actos vandálicos que se registraron ayer en la marcha de mujeres en demanda de justicia, en la que resultaron lesionadas al menos 13 personas, entre ellos policías, reporteros y un bombero.

Testimonios de ayer y de la vida cotidiana, para la jefa de gobierno

Estudiantes de la UACM, entre otras jóvenes que acudieron a la marcha ayer regresan en metro a sus domicilios cantando, en el andén un conjunto de hombres, algunos alcoholizados, fueron contenidos por los policías de la estación,  por un momento se rompió la valla y empezaron a agredir a las compañeras.

Las dos estudiantes que fueron agredidas: a una la golpearon en la cabeza con un palo por lo que fue trasladada al hospital regional número 2 Villa Coapa del IMSS y a otra estudiante le dieron un puñetazo en la cara y cayó al suelo. Los policías detuvieron a 4 individuos alcoholizados. Llevaron a todos al mismo hospital y estuvieron ahí toda la noche. En la madrugada las dos estudiantes decidieron levantar la denuncia.

Primero llevaron a todos a la agencia del ministerio público de Pantitlán, después al Juzgado Cívico CUH – 8, ahí han sufrido intimidación de otros policías, que no son los que estaban en la estación del metro, no las dejan salir, las quieren acusar de riña los 4 sujetos y se están poniendo de acuerdo con los policías. Solicitamos su máxima difusión. Que se garantice la integridad de las compañeras y el acceso a  la justicia, decía el mensaje que circuló por redes sociales.

Las voces  feministas pensantes

Lucía Melgar, catedrática: Muy bien condenar las agresiones a los medios pero ¿qué tiene que ver esto con toda la marcha? Un hombre agredió a un reportero, eso no quita legitimidad a la marcha contra la violencia machista, ¿qué les pasa? :

La jefa de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México @NashieliRamirez  #CDHCM condena las agresiones contra el periodista @juanmapregunta y otros medios de comunicación ocurridas el día de hoy durante la marcha #NoMeCuidanMeViolan y que desvirtúan las demandas legítimas de exigencia para erradicar la violencia de género.

Concepción Cueto, exfuncionaria del desaparecido Instituto de las Mujeres  de la Ciudad de México, señaló: “: No permitiré que nada desvirtúe la demanda de que no maten, no violen, no agredan a las mujeres, ¡esto es lo importante!, saber, decir, no dejar de hacer por parte del estado por parte de la sociedad. 
Las mujeres violadas, agredidas y todo por una maldita historia patriarcal violenta y feminicida, merecen que levantemos la voz y no esperar a que siga sucediendo no, no permitiré que nada ensombrezca, disminuya el volumen  del grito de justicia.

¿Quién violó primero los derechos humanos? No permitamos que los prejuicios hagan juicios de valor que no contribuyen a la esencia del problema, En lo que va de 2019 sigue indignando 9 mujeres asesinadas cada día; 8464 casos de violación en México cuando se dice que un 94% no denuncia, son solo una muestra de que no nos merecemos desviar el tema.
¡Mantengamos el rumbo! sigamos trabajando, aportando, dialogando, reagrupando, consensuando, demandando… porque ciertamente las mujeres buscamos, ya estamos, en la construcción del entorno de paz que nos ha sido negado. #YaNadaNosDetiene 
#VivasNosQueremos

La escritora Ethel Kauze K escribió: Qué pobre, triste, abusiva y violenta cobertura de los medios a la valentía de las mujeres. Gracias a las manifestaciones de nuestras ancestras, las paredes que ellas pintaron, las cosas que ellas quemaron, el “vandalismo” al que ellas recurrieron, hoy puedo votar, estudiar, trabajar, etc. Sin embargo, la violencia machista está presente en las calles, en los parques, en las instituciones, en todas partes.

La defensora de DDHH, Gloria Muñoz Ramírez, comentó:

Me quedé un par de horas mirando a las jóvenes que ahora serán acusadas de vandalizar la ciudad. Caminé de regreso a escribir de nuevo  mi columna cuando ya había iniciado el juicio mediático. Mal harán quienes no dimensionen el tamaño del hartazgo, el coraje y el grito que exige que Ni Una Más. Esto, pensé, nadie  lo para.

Desde  otro muro, una  mujer, de nombre María León dijo: Hoy en México la violencia machista ha: violado y asesinado a la niña de 6 años, en Cuernavaca; violado a la mujer de 70 años en su propia casa; cuatro policías han violado a la niña de 17 años; han violado a la paciente terminal en el IMSS y amenazada de no recibir tratamiento si hablaba, es poco para las 9 mujeres asesinadas todos los días en México.

La doctora en Comunicación Elvira Hernández Carballido, escribió en su muro: Y si esta sociedad ¿nos protegiera Y si este pueblo erradicara sexismos y machismos? Y si nuestros cuerpos no fueran violentados? Y si caminara segura por la calle? Y si me subiera confiada a un taxi? Y si las autoridades nos miraran a los ojos para cuidarnos? Y si ya no hubiera noticias sobre mujeres violadas, niñas asesinadas, adolescentes desaparecidas? Y si sintieran este miedo y este coraje, esta impotencia y esta rabia? Pero están sordos. Pero se sacuden diamantina rosa. Pero nos descalifican. Pero se persignan a nuestro paso. Y nosotras, ellas, tú y yo necias, locas, rabiosas, indignadas, dolidas avanzamos con el claro mensaje que debe existir otro modo de ser humana y libre. Yo admirando a las nuevas generaciones y atrincherada en la fuerza de mis palabras viendo la televisión con el puño apretado.

Desde un chat privado: La herida que sí ves. Dicen que ahora a la gente no le va a importar la lucha feminista porque vandalizaron monumentos, coches, ventanas. Lo cierto es que esas mismas personas, en los años que se llevan luchando, no han puesto atención.

Poco les importa que maten a 9 mujeres al día en México. Lo ven como un número, si acaso sale de su boca un lastimero “ay, qué mala onda”. Mucho menos les interesa escuchar que esas mujeres probablemente fueron asesinadas por un hombre que conocían, una pareja sentimental. Tampoco les importa que el hogar es un lugar peligroso para una mujer en México: la mayoría de las niñas son violadas por un familiar cercano en la “seguridad” de su casa.

Los temas del feminicido, del aborto, de los derechos de la mujer en general, se guardan en las reuniones porque “es de mal gusto” incomodar. No se hablan en el trabajo. No se hablan en las escuelas. No se hablan. Parecen incapaces de sentir compasión por una persona, entonces que la sientan por las paredes.

Hoy,  por lo menos volteaste a ver, aunque fuera una pared pintada. Espero que una parte de ti sí haya notado la furia de las que luchan por vivir sin miedo. Por vivir.

El cuerpo de la ciudad queda marcado como una extensión de los miles de cuerpos violentados de las mujeres, para que ahora sí lo veas, para que no voltees al otro lado. Esas cosas quemadas, pintarrajeadas, rotas, son una extensión de nuestros cuerpos. Es la humanidad destrozada de la que te niegas a hablar con tal de “no incomodar”. Es la cicatriz expuesta que se abre una y otra vez y que a ti no te inmuta.

Vela, muy de cerca y muy bien. Porque si te indignas por las heridas de esas cosas al grado de humanizarlas diciendo “qué culpa tienen las paredes”, debes saber que la respuesta es “ninguna”. La culpa la tienes tú, que te haces de la vista gorda cuando acosan a una mujer frente a ti, que te ríes cuando tu amigo te manda “chistes” misóginos al whatsapp, que  culpas a la víctima cuando la violan, que llamas feminazis a las que piden derechos, que no te interesa la justicia, que violas, que matas.

Si todo arde, si todo se destroza, es porque autoridades y sociedad cómplice niegan la justicia cada día. Es porque se nos ha secado la boca y se nos secará el cuerpo reclamando nuestros derechos. Esas paredes pintadas se han vuelto aliadas en la lucha porque al menos de ellas sí hablas. Al menos esa herida sí la volteas a ver.

Las manifestaciones

Hubo movilizaciones de norte a sur, de este a oeste. Llamados en 18 entidades, movilizaciones en todas ellas. Por ejemplo en  Querétaro, mujeres entregaron un pliego petitorio al gobernador Francisco Domínguez Servién a fin de que se atiendan los casos de violencia de género.

Vestidas de negro y con el cabello cubierto de diamantina, las protestantes expusieron el caso de Diana, joven colaboradora de la Secretaría de Cultura del municipio de Querétaro, quien fue reportada como desaparecida en julio pasado y encontrada sin vida en Santa Rosa Jáuregui, el pasado 14 de agosto.

Todo tuvo un detonador: Tras los casos de policías que presuntamente violaron a menores de edad, ciudadanas y colectivos leyeron un pliego petitorio en el que condenaron la filtración de información en las investigaciones y exigieron la declaración de Alerta de Género. Y enseguida llamaron a marchar por todo México.

Y aunque los hechos vandálicos, de filtraciones que habrá de averiguar la Jefa de Gobierno, como dijo en televisión el comentarista de Milenio, Antonio Antonoli,  quien además señaló que  lo sucedido ayer no tiene trascendencia frente a la inaceptable violencia contra las mujeres.

Hubo en las marchas y mítines una voz colectiva. Nos están matando, acosando, pero “esto no va a parar”. Una  demanda colectiva es  exigir  que las fuerzas militares no se hagan cargo de la seguridad pública; acceso ciudadano a las cámaras de las patrullas para supervisar labores y una disculpa del gobierno de capitalino por “violaciones históricas cometidas a los derechos de las mujeres”.

La consigna central: #NoMeCuidanMeViolan, así participaron varios colectivos y organizaciones feministas y desde varios días antes las organizadoras de las manifestaciones pidieron llevar diamantina rosa, como símbolo de protesta, luego de que en la protesta  del pasado lunes, jóvenes le lanzaron un puñado de brillo al secretario de Seguridad Ciudadana (SCC), Jesús Orta, tras darse a conocer que cuatro policías presuntamente violaron a una menor de edad en la alcaldía de Azcapotzalco estaban libres. Y luego porque las autoridades, incluso, como publico SemMéxico, algunas dirigentes fueron perseguidas por policías y hablaron de un marcaje personal.

La reacción en Xalapa, Mazatlán, Culiacán, Guadalajara, Oaxaca, Pachuca, Saltillo, Chilpancingo, Mérida, San Luis Potosí, Veracruz Puerto, fue porque Claudia Sheinbaum, quien dijo que la protesta del pasado 12 de agosto fue un acto de “provocación”. Por ello se interpretó semejante respuesta como acciones que “alimentan el discurso de odio y el descrédito de las mujeres denunciantes”.

Las marchistas se reunieron en la ciudad de México, en la Glorieta Insurgentes para protestar  debajo de  las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX), y un grupo realizó pintas dentro de la estación del Metrobús Insurgentes, donde también se rompieron vidrios y hubo un pequeño incendio.

Comment here

Accesibilidad