Mujeres

Feministas denuncian: el diálogo “abierto” a puerta cerrada y selectivo

266 Vistas

Desconoce Jefa de Gobierno políticas anteriores

Exigen separación del cargo a todos los funcionarios acosadores o violentos

Nace el Frente Nacional para la Sororidad de las jóvenes insurrectas

Sara Lovera  

SemMéxico. Cd. de México. 20 de agosto de 2019.- El diálogo abierto para discutir con todas las colectivas feministas que se movilizaron el 16 de agosto, se frustró. A esta hora nadie confirma que realmente empezó. Quienes buscaron participar en la sede difundida no encontraron información ni reunión. Muchas quedaron excluidas, informaron diversas mujeres participantes de la Comisión Impulsora del Encuentro Nacional Feminista en su chat privado.

Se pudo precisar que se hizo en las oficinas de la Agencia Digital que preside José Merino. Y algunas personas enviadas desde la subcomisión para el Feminicidio de la Cámara de Diputados, señalaron que no dejaron entrar a varias senadoras. Y a las convocadas que les pidieron que firmen un “pacto de confidencialidad”.

Ayer debieron comenzar los trabajos, en la Secretaría de la Mujer de la Ciudad de México para discutir una nueva estrategia para enfrentar la violencia contra las mujeres en esta capital. Esta es la dependencia que debe revisar realmente lo hecho en 22 años, y aclarar cómo se evitó la declaración de la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres AVGM, negada, por la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (CONAVIM).

Aparentemente el domingo se firmó un “pacto de confidencialidad”, y no todas las colectivas fueron convocadas, además se cerró la inscripción. Los asuntos que debían tratarse son los comentados y discutidos el domingo pasado.

Mientras tanto se difundió información precisa de la reunión del día 18 de agosto por una nueva iniciativa colectiva llama Frente Nacional para la Sororidad.

De los hechos dieron cuenta quienes no pudieron participar: “Respecto a esta mesa de diálogo quiero comentar que me atreví ya que se supone era una convocatoria abierta, sin embargo, al llegar a las instalaciones de Morelos 20 de la Secretaría de la Mujer me dicen que ahí no se realizará la reunión. Me mandaron a la Jefatura de Gobierno. A todas las estaban mandando allá. Yo les comenté que no habían avisado del cambio y se tenía el conocimiento de que era ahí. Pero nada informaron. Además, pidieron invitación por escrito”.

Las colectivas feministas el 18 de agosto exigieron 15 puntos a solucionar: integración de procesos transparentes sobre los casos no resueltos de feminicidios, información sobre acoso, violencia de género y carpetas de violencia sexual y trata de personas; una narrativa por parte de Gobierno de la Ciudad de México acorde a la realidad que se vive en el país sobre la violencia feminicida, machista y patriarcal. No revictimización, acusaciones infundadas, discurso de odio, manipulación y no agresiones al movimiento feminista.

También solicitan que en sus medios de comunicación, redes sociales o cuentas oficiales de las instituciones de gobierno se cuide esta narrativa, se hagan visibles los casos, se capaciten sobre la información que se da. Además, se dé solución y carpeta de investigación ante el atropello de derechos humanos por parte de la Procuraduría de la CDMX al filtrarse los videos del caso de la menor violada por policías, mismos que dañan el debido proceso, manipulan la información y revictimizan. Separar del cargo a funcionarios y servidores públicos con denuncias de acoso sexual, laboral y violencia intrafamiliar.

En esas mesas de trabajo también las colectivas advierten que las políticas públicas para enfrentar la violencia de género dejen de ser solo simbólicas; piden para todas herramientas de empoderamiento, campañas de prevención con perspectiva de género. Redirigir sus acciones y dejar de simular trabajo en la materia.

Reiteraron que debe declararse la Alerta de Género; un verdadero reordenamiento del Poder Judicial, a quienes deberá capacitarse en teoría de género, lenguaje y no revictimización; que las leyes dejen de ser letra muerta y desaparezca la opacidad de los ministerios públicos en la investigación de delitos cometidos contra mujeres y niñas.

Puntualizan el establecimiento de espacios que sean plurales para la discusión y reconocimiento a la legítima manifestación feminista, eliminando los discursos de odio hacia el movimiento.

Las colectivas reiteraron que se respete su postura separatista. Por ello los medios de comunicación sólo deben enviar mujeres periodistas.

Compromisos de las autoridades

El domingo la jefa de gobierno Claudia Shiebaum Pardo se comprometió a siete cosas: Dar puntual seguimiento a las peticiones y demandas; No habrá carpetas de investigación para ninguna manifestante o activista de la pasada marcha del 16 de agosto. (A excepción de la carpeta de investigación a las agresiones a periodistas.); En 30 días se comprometió a sacar en conjunto una serie de acciones para el combate efectivo de la violencia contra mujeres y niñas; Posicionamiento sobre esta reunión el día el 19 de agosto.

El boletín oficial sólo habló de 4 puntos. Entre ellos precisamente a convocar inmediatamente a una serie de reuniones, foros y apertura a todas las mujeres que deseen abrir el diálogo, recomendaciones y denuncias sobre las exigencias a fin de acercarse a todas. Y a ofrecer una disculpa pública por el mensaje erróneo y el mal intencionado mensaje de las declaraciones antes dadas. No lo hizo, sólo dijo que no era su intensión.


Hasta ahora nada se informó de solicitar a la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX una investigación externa en el caso de la joven de Azcapotzalco, dando paso a una instancia protectora de víctimas.

Estrategia para parar la violencia contra las mujeres ahora repetida

Ofrecimientos sobre la misma pista y pendientes sin cumplir

Metro: Las denuncias y testimonios en redes sociales de enero pasado y sostenida por un mes, hizo que las autoridades anunciaran un plan de atención con acciones, pero esto está en la opacidad. No se sabe cómo avanzaron ni qué resultados dejaron hasta ahora. Así dijo que instalarían cinco células de atención por parte de la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México en las estaciones del Metro: Coyoacán, Mixcoac, Martín Carrera, Tacubaya y UAM Iztapalapa. A seis meses, ya no existen.

Por ahora nada se sabe de las denuncias por violaciones sexuales perpetradas por policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana. Cuando las declaraciones de Sheinbaum Pardo eran comprometidas y en conferencia de prensa habló de cero tolerancias y dijo a las reunidas el 13 de agosto que defenderían los derechos de las mujeres y víctimas.

En la reunión con grupos seleccionados, habló de su plan integral, varias veces difundido, referido al derecho de las mujeres a vivir libres de violencia. Y cada que es posible, y en los medios de comunicación habla de ello, tal como el asunto el de las abogadas en los Ministerios Públicos.

Otros anuncios:  el 4 de marzo, presentó el programa de “Abogadas para las mujeres”, un grupo de especialistas en perspectiva de género que deben estar repartidas en todas las agencias de Ministerios Públicos de las 16 alcaldías de la Ciudad de México, para atender a las mujeres que interpongan una denuncia por violencia. Trabajo que ahora no se ve.

Según el plan, los Ministerio Públicos serían capacitados en perspectiva de derechos humanos y de género. Los datos oficiales señalan que, de diciembre de 2018 a junio de este año, las abogadas abrieron 2 mil 107 carpetas de investigación y han atendido a 7 mil 693 mujeres.

Hasta ahora no se conocen cifras o datos sobre el proceso en el que se encuentran estas investigaciones o a qué tipos de violencia se deben.

El 6 de mayo, la jefa de gobierno volvió a hablar del mismo plan ante la Secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, llamado “acciones y compromisos del Gobierno de la Ciudad de México para una vida libre de violencia para mujeres y niñas”, como si fuera una novedad.

Del funcionamiento de las Lunas, la situación de sus trabajadoras y trabajadores SemMéxico hizo una amplia relatoría.

En junio se hizo el anuncio oficial de que la Secretaría de Gobernación negó activar la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM). En entrevista con SenMéxico, la titular de CONAVIM, Candelaria Ochoa me dijo que esa decisión fue porque en 6 meses se había hecho lo que no se hizo en 12 años. La solicitud de la AVGM en las 16 alcaldías de la ciudad, datan de diciembre de 2017, porque las organizaciones demandantes pudieron documentar mil 528 homicidios dolosos contra mujeres cometidos entre 2012 y 2013.

Las famosas Lunas

En la Ciudad de México, desde el gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas se cerraron Centros de Atención a las mujeres y las Unidades de Atención a la Violencia Familiar, dentro de un continuado de políticas públicas que crearon las Agencias de Delitos Sexuales en1989, como un centro de atención y contención psicológica y otras acciones.

Ahora el gobierno de Claudia Shiebaum Pardo en ese plan presentado el 4 de marzo, las anunció como novedad, las hizo depender de la Secretaría de la Mujer y las llamó Lunas. Así como una FiscalíaEspecializada en Feminicidio. Ambas políticas o programas existen desde hace al menos 20 años.

Las Lunas, motivo por el cual no se declara la AVGM fueron reforzadas con la Ley de Asistencia y Prevención de la Violencia Familiar presentada en 1987 por el entonces en el Distrito Federal.

Se llamaron Unidades de Atención de la Violencia Intrafamiliar (UAVIF), situadas en las 16 delegaciones. Sumadas a los centros de atención ahora son 27 unidades, sólo se les cambió el nombre.

Lo único nuevo, pero de corte político es la creación de redes de mujeres por la igualdad en territorio. Ahí fueron llamadas conocidas líderes de barrios, gremios u organizaciones en colonias, que como en el gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas, fungieron como heraldos informativos. Luego en el gobierno de AMLO, hoy presidente de la República, desaparecieron.

Políticas anteriores no reconocidas

Tras el 24ª de 2016, cuando miles de jóvenes hicieron marchas contra del acoso callejero y las violencias machistas, que se conoció como “Primavera violeta” obligó a que en 30 días el entonces jefe de Gobierno y actual senador, Miguel Ángel Mancera, anunciara la “Estrategia 30-100 contra la violencia hacia las mujeres en el transporte y espacio público”, para prevenir el acoso sexual. Profundización de la impulsada en la administración anterior, que dio lugar a los vagones rosas, los espacios libres de hombres en el metro; los taxis rosas y “Vive segura” (http://vivesegura.cdmx.gob.mx) aplicación que ya no existe, impulsada por la doctora Tersa Inchaústegui, entonces directora del Instituto de las Mujeres.

Con Mancera se abrió un Centro de Justicia en Iztapalapa: se habló de nuevo modelo de atención como Único y una Red de Información de Violencia contra las Mujeres y las Niñas; un Centro de Atención y Cuidado para Víctimas de Trata en la Ciudad de México y la entrega de silbatos para alertar de posibles casos de acoso. ¿Se acuerdan?

Cuando el domingo pasado la jefa de gobierno hizo un listado de acciones por venir, como la comisionada de CONAVIM, presentó como nuevas todas las acciones, las mismas iniciadas con Marcelo Ebrard y refundadas con Mancera. Nada nuevo.

Comment here