Redes

Oaxaca, estado con el peor nivel de procuración de justicia en violencia contra las mujeres: Patricia Olamendi

132 Vistas

Rodrigo Islas Brito

SemMéxico/ Tres Grados News. Oaxaca. Oax. 02 de septiembre 2019.- La abogada y doctora en derecho Patricia Olamendi Torres señala rauda que el poder judicial del  estado de Oaxaca y el aparato legal procurador de justicia que lo rodea es el peor en cuanto a hacer valer los derechos humanos de las mujeres en el país.

“Todavía tiene un modelo no acorde con los derechos humanos aprobados en materia de derechos humanos de las mujeres. No ha transformado procedimientos para efectos de juzgar con perspectiva de género”, apunta la integrante del grupo de trabajo del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, sobre los temas de discriminación en la ley hacia las mujeres.

“Se tiene jueces y criterios muy antiguos. Llama poderosamente la atención de que en Oaxaca tampoco se hayan promovido cambios en el orden familiar, pues estos siguen siendo procedimientos del orden civil. Eso preocupa porque al final de cuentas las mujeres se quedan sin acceso a la justicia”, resalta.

Después de su más reciente visita a la ciudad de Oaxaca, luego de haber dictado la plática: “Derechos sexuales y reproductivos de las mujeres en México. Mitos y desafíos”, la abogada feminista juzga en entrevista que en la accesibilidad de las mujeres oaxaqueñas a la justicia debería de haber cambios y se deberían buscar reformas para generar nuevos juzgados especializados en materia de violencia contra las mujeres.

Apunta que en Oaxaca como en el resto del país en lo respectivo a la violencia contra las mujeres no ha disminuido sino que ésta solo se hace más grande. Se le pregunta si su precepto de que hoy la ley en Oaxaca no protege a las mujeres, es realmente tan extremo en la práctica.

“Si lo es. No tener un código familiar, estar por un código de procedimientos. Con un código penal que no está actualizado. La mujer en Oaxaca no está protegida. Al final de cuentas como mujer ¿dónde te amparas? En Oaxaca, procedimiento administrativos es un campo casi inexistente para los temas de la violencia contra la mujer”, analiza.

Con una Alerta de Genero que ya va por su año un mes de haber sido emitida en el estado de Oaxaca, la autora de libros sobre las leyes discriminatorias como “Delitos contra las Mujeres”, “Mujeres, familias y ciudadanía” y “Feminicidio en México” y  el “Protocolo para la Investigación del Delito de Violación”, observa que de los 517 municipios oaxaqueños tampoco hay acciones para poder sancionar o prevenir la violencia

“Con lo que tienes un aparato burocrático poco eficiente para las nuevas realidades. Es tiempo de cambiarlo. El resto del país también está en la misma situación, pero Oaxaca tiene una particularidad que tiene que atenderse, una composición de población indígena, sobre todo mujeres, que siguen bajo el yugo de los usos y costumbres (también conocidos como Sistemas Normativos Internos)”, declara la abogada quien formó parte de la terna final de mujeres propuestas para encabezar el Instituto Nacional de las Mujeres en actual gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador.

“Y a esas mujeres las estas dejando todavía más desprotegidas cuando es la comunidad que ha mantenido esas costumbres de opresión la que sigue decidiendo por ellas. Oaxaca tiene una urgencia  en ese sentido”, considera Olamendi quien afirma como jurista no estar tan de acuerdo con legislación sobre usos y costumbres que en Oaxaca comprende a 418 municipios que eligen a sus autoridades por asamblea comunitaria.

”Siguen tocando los temas de la mujer desde la perspectiva de la costumbre.  Y si algo nos ha afectado precisamente a las mujeres en este país es ese tipo de práctica, el que las costumbres se mantengan”, apunta.

Se le comenta a Olamendi, quien generó el protocolo para la investigación del feminicidio que se ha propuesto como guía de investigación para América Latina, que los usos y costumbres parecen formar parte de la concepción de un entorno sagrado para las comunidades.

“No lo es, la Constitución es para todos y los derechos humanos también”, responde. Se le comenta al respecto que otro concepto que permea esta forma de gobierno es la consecución de una autonomía

“El país se rige por la Constitución general de la República y los tratados internacionales en materia de derechos humanos. No se pueden tener espacios de excepción y menos cuando se habla de derechos humanos”, insiste Olamendi, quien para la primera semana de septiembre está convocando junto con legisladoras a un encuentro nacional de diputadas federales y locales con organizaciones de la sociedad civil para discutir temas relativos a presupuestos y políticas públicas.

De la marcha del pasado 16 de agosto donde miles de mujeres salieron a las calles para protestar contra la invisibilidad con la que se trata por parte de las autoridades la violencia contra la mujer en un país de feminicidios en escala sostenida, Olamendi desea que “ojala y vengan más marchas”.

De comentarios sobre que pintar y destruir propiedad pública no son las formas para protestar sobre nada que han apoyado incluso el presidente Andrés Manuel López Obrador (quien en su informe de gobierno de este domingo no mencionó en lo absoluto lo referente a los asesinatos sistemáticos de mujeres en el país) y su esposa Beatriz Rodríguez Müller quien segura declaró en un foro público hace unos días que en México “se puede protestar, pero no rayar el patrimonio”, Olamendi no se muestra de acuerdo.

“Esperan que las mujeres tengamos un comportamiento estereotipado. ¿Qué?, íbamos a salir en tacones a desfilar. A decir discúlpenos pero nos están matando en las calles. Hay hartazgo, molestia, falta de respuesta. Mejor que las autoridades atiendan los señalamientos y se pongan a hacer su trabajo”, abunda la abogada.

Dice que específicamente el gobierno de la Ciudad de México apenas está empezando a reaccionar sobre el tema, después de llamar provocación a las protestas de mujeres sobre dejar libres a cuatro policías capitalinos acusados de violación y encima informar que volverían a sus cargos.

“Ojala y la reacción sea positiva. Eso esperamos. Eso queremos, Claudia Sheinbaum (jefa de gobierno) dijo que un mes anunciaría todo el programa al respecto. Al final todo lo provocó la autoridad. Ellos dieron a conocer el nombre de la chica. Hay violencia y falta de cuidado con lo que la ley decide, desde cuestiones como el que no puedes filtrar los datos de una mujer que acusa haber sido víctima de una violación y más cuando los involucrados son policías. Imagínate, si de por sí ya debemos cuidarnos del crimen organizado, ¿ahora de los policías? es gravísimo”, considera Patricia Olamendi.

Apunta que la citada protesta va a tener que seguir porque la problemática no se ha resuelto. “Van a tener que haber más marchas y más movimiento que ponga en evidencia a la impunidad. Este es el momento en México de la defensa de los derechos de las mujeres”, define la entrevistada sin dudarlo.

“Se le comenta que hay gente que dice que hoy le va más a las feministas que al Estado. “Creo que sí, hemos he sido más eficientes. Por lo menos hemos cambiado en buena medida las leyes del país y del mundo”,  finaliza Patricia Olamendi Torres, actual presidenta del Instituto de Formación en Justicia y Derechos Humanos.

Comment here