Congreso

En 2020 reducción real del presupuesto para la igualdad y la violencia

905 Vistas
  • Hay simulación, no hay dinero para la salud sexual, ni para refugios, ni para estancias infantiles.
  • Análisis de especialistas y legisladoras así lo advierten.
  • En el anexo 13, indígenas, discapacitados y personas de la tercera edad.

Sara Lovera

SemMéxico. Ciudad de México. 20 de septiembre 2019.- En 2020, según el proyecto de presupuesto del Gobierno Federal, habrá recortes importantes a la promoción de la igualdad entre hombres y mujeres; a la violencia de género y al disminuir recursos para la inversión impactará a toda la población y especialmente a niños y niños, según los análisis comparados de las organizaciones, México Evalúa, la Revista Forbes y  Fundar.

México Evalúa analizó la distribución de cada 100 pesos en ese proyecto como sigue: 50 pesos para Pemex, 3 pesos para salud y 2 a educación, lo que además de limitar el derecho a la salud, el próximo año no habrá suficientes recursos para la prevención del embarazo adolescente, los programas de atención a víctimas de violencia sexual  y los cuidados a mujeres con cáncer.

Tiene dice Forbes un dejo de simulación a destinar cien mil 694 millones de pesos para programas de igualdad y apoyo a las mujeres, con un avance aparente de más 63,000 millones de pesos que contenía el presupuesto  para 2019,  es decir un crecimiento de 60 por ciento, porque se etiquetó lo de igualdad, incluyendo a hombres y mujeres, sobre todo en los rubros de tercera edad o discapacidad. Lo cual ensombrece el etiquetado de género.

Todo ello a pesar de que el Paquete Económico anuncia que sus  mayores desembolsos correrán a cargo de las secretarías del Bienestar, Trabajo y Previsión Social y Educación, porque están traducidos sólo en los programas de “ayudas” en que se ha comprometido como prioridades para el presidente de la República: becas, subsidios y población pobre.

De acuerdo con Inmujeres, según análisis de Forbes, el  presupuesto público pro equidad de género no es un presupuesto específico para mujeres, es un presupuesto que reconoce:

• Las construcciones de género como normas que rigen las relaciones sociales.

• Las diferentes posiciones y condiciones que mujeres y hombres tienen en la sociedad como producto de las relaciones genéricas.

• La existencia de desigualdades económicas, sociales, políticas y culturales entre hombres y mujeres, resultantes de las relacione genéricas.

• Las diferentes necesidades de bienes y servicios públicos en mujeres y hombres por las posiciones y condiciones desiguales entre mujeres y hombres, generalmente desfavorables para las mujeres.

De ahí que 120 organizaciones de la Sociedad Civil, diputadas de 22 entidades ya circulan el contenido del Pacto por la Vigencia Plena de los Derechos Humanos de las Niñas y Mujeres Mexicanas”, resultado de sus sesiones del 11 de septiembre, llamada reunión Contra la Violencia y Por los Derechos Humanos: Presupuesto 2020, en donde hacen un listado de 7 apartados y 89 acciones urgentes, que presentarán al presidente Andrés Manuel López Obrador, tras un minucioso peinado de las necesidades específicas de la mitad de la población.

Para las y los analistas de México Evalúa y Fundar, habrá un retroceso a la intención del llamado anexo 13, que desde hace una década, había conseguido recursos para programas directos a necesidades y situaciones concretas de la población femenina, ahora diluido en la intención de Primero los Pobres.

El análisis de las organizaciones especializadas afirma que el proyecto del  Presupuesto es de por  restringido, y lo grave es que  invierte la lógica de las prioridades y recorta en los hechos los recursos para promover la igualdad sustantiva, aun cuando aumente la suma nominal destinada a ella.

De ahí la importancia del documento final para promover  el Pacto con el Gobierno Federal, mismo que fue  impulsado por la diputada Lorena Villavicencio, ahora para la firma, como un  documento político describe paso a paso, en 7 rubros, la situación de las mujeres.

De lo que se trata es de tener una ruta para el seguimiento a los acuerdos de la Conferencia Nacional del 11 de septiembre y lograr un presupuesto etiquetado para el fortalecimiento de los Derechos Humanos de las Mujeres a Una Vida Libre de Violencia.

De acuerdo con la explicación de la economista Magdalena García Hernández en su análisis del Anexo 13 (Igualdad) del PPEF 2020, se han incluido en éste poblaciones que deben aparecer en otro anexo, como las personas indígenas o con discapacidad, de modo que, aunque el presupuesto para educación haya aumentado, sobre todo para becas, no se puede saber cuánto se destinará a niñas y jóvenes. A esta ambigüedad se añaden señales negativas como la reducción de recursos para microcréditos y, más grave es  la “caída de 8.1%” en salud, que empeora la atención a  la salud sexual y reproductiva (20% menos) y la prevención y atención del VIH/SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual.

Tal como lo afirma la feminista Lucía Melgar, como si esto no bastara para preocuparnos, el PPEF 2020 también reduce o limita los recursos para prevenir y sancionar la violencia contra las mujeres, que debería ser prioritaria. La Comisión Nacional para Erradicar la Violencia contra las Mujeres  Conavim, encargada de las alertas de violencia de género en 18 estados, recibirá sólo 7 millones más que en el 2019, por lo que ahora, su titular, Candelaria Ochoa, viaja por todo el país, para pedir a los gobiernos estatales a invertir en este rubro. Lo que encuentra a su paso, muchos obstáculos. Ya que en las entidades del país, durante años, no se ha invertido en los sistemas de prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia de género.

Para FUNDAR –como lo relató Semméxico-  el total asignado al Programa para “promover la atención y prevención de la violencia contra las mujeres” pasó de 268 millones de pesos en el 2019 a 267 millones para el 2020. Y  “las acciones de coadyuvancia para las alertas de género” disminuirían 78 por ciento, además los recursos transferidos a estados y municipios tienen reducción 5 por ciento. Señala que  “si se suman ambas acciones, es posible observar un recorte de 11 por ciento, pasando de 123 millones en 2019 a 110 millones en el PPEF 2020”.

Si, según el análisis de Fundar “hay aumento en los centros de justicia para las mujeres, muy poco, y en  Salud materna, sexual y reproductiva la  reducción es muy  importante de 24 por ciento al pasar de 2 mil 384 millones a mil 818.

Respecto del aparente incremento en todo el rubro de igualdad, Fundar sostiene que  “hay que leer con cuidado este incremento porque casi un 40 por ciento del aumento respecto al 2019 se va a programas que en su ejercicio incluyen a hombres y mujeres, no es una acción que busque reducir las brechas de género”, en forma específica. A pesar del análisis de Inmujeres.

Respecto de los recortes, para 2020 el gobierno federal propone para subsidios a refugios para mujeres en  361.5 millones de pesos, un aumento de 1.3 por ciento en comparación del año pasado, el cual, a decir de Wendy Figueroa, directora de la Red, resulta insuficiente ante las necesidades que se tienen.

“Solicitamos que el recurso destinado sea dirigido para los Refugios que ya existen y han probado su operatividad, efectividad y transparencia por varios años, tanto de organizaciones de sociedad civil como de gobierno”, dijo en entrevista. Es necesario que pase de 361 a 543 millones de pesos, para cubrir las s necesidades de esos refugios.

Ella, Wendy Figueroa ya advirtió que el programa anunciado para la “Estrategia Nacional de Protección Integral para Mujeres, niñas, niños y adolescentes que viven violencia basada en el género”,  es equívoco, pretende instalar  refugios llamados de  “Puertas violetas”, sin considerar la experiencia de la Red Nacional de Refugios.

En el año 2019 se etiquetaron 346 millones de pesos para los refugios. De ese total, la Secretaría de Salud destinó, vía convocatoria pública, 293 millones a 45 refugios; posteriormente, en otra convocatoria, entregó 23 millones a 8 refugios. Así de los “etiquetado” para 2019  falta por ejercer 29.7 millones de pesos, un 8.5 por ciento del total.

Y en el PEF no aparecen claramente los recursos para estancias infantiles. Ni tampoco estímulos para las niñas y la ciencia; el tema de los emprendimientos para mujeres en el campo, ni tampoco recursos para los cánceres femeninos.

Hay que ir por un nuevo pacto social, dicen legisladoras.

Lo que dice el documento resumen para lograr un presupuesto justo para las mujeres en 2020 es que se reconoce que  la desigualdad social y económica del país, la discriminación y exclusión de amplios grupos de la población principalmente las mujeres, demandan asumir una política activa para lograr su bienestar y elevar su calidad de vida.

Reconocen igual que es fundamental un cambio, donde es necesario que mujeres y hombres participen en la construcción de un nuevo pacto social que impulse un nuevo modelo de desarrollo humano teniendo a las personas y sus derechos humanos en el centro de sus acciones.

Asegura que  la pobreza sigue teniendo rostro de mujer, las necesidades básicas de alimentación, salud, agua, energía y vivienda digna está en millones de hogares, con  cargas adicionales en la vida de las mujeres.

La preocupación de este llamado a firmar un pacto tiene que ver, indican, con la  preocupación por el crecimiento y recrudecimiento de las distintas formas y manifestaciones de violencias contra las niñas y las mujeres dentro y fuera de sus hogares, lo que deja claro  un panorama desalentador con alta incidencia, impunidad y un limitado apoyo a las víctimas. Como se ve en el presupuesto, según las organizaciones especializadas.

Comment here

Accesibilidad