30 años de la caída del Muro de Berlín

Especial: caída del Muro de Berlín, a 30 años de distancia

423 Vistas

Enfrentan desempleo, marginación y pobreza

Esta indagación periodística no habría sido posible sin el apoyo de la Fundación Friedrich Ebert y la cooperación decisiva de Isabel Basterra, Elizabeth Klose, Mariane Braig y Peter Sthorandt por sus orientaciones y traducción de charlas, entrevistas y sondeos en ambas Alemanias.

  • En la transición de la RDA perderán más las mujeres

Tercera parte.

Sara Lovera, enviada/III, Berlín, 28 de abril, 1990.- Con la transición de un país socialista a un país de economía de mercado, en la RDA las que más tienen que perder son las mujeres.

Unabhanginger- Frauen o Liga Autónoma de Mujeres advierte este peligro en carteles distribuidos en todo el país y llama a la resistencia. En aulas universitarias, centros de trabajo, agrupaciones populares, entre los padres de familia y en las iglesias hacen la resistencia.

Peligra el empleo para 4 millones de ellas; el derecho al aborto se está discutiendo, desaparecen las guarderías infantiles, las mujeres no están representadas en la Asamblea Legislativa, la huida de los hombres al occidente ha dejado solas a millares en todo el país y más de 800 mil viudas de la guerra verán reducidas sus pensiones al 30 por ciento, cuando se materialice, finalmente, la unificación monetaria. 

En el cuarto piso de la Casa de la Democracia, abierta hace 4 meses en uno de los edificios del antiguo partido de Estado, Petra Wunderlid, encargada de las relaciones internacionales de la Liga, atiende todos los días a mujeres de la RFA, de Bélgica, Holanda, Francia o Inglaterra; organiza visitas a las fábricas, a los centros infantiles, a los campos y a las escuelas. “Estamos preparando la plataforma de una Asociación Política que nos permita participar en todas las elecciones, en todas las actividades políticas y económicas” afirma mientras un grupo de visitantes quiere conocer todos los detalles.

Martina Krause, del departamento de demografía de la Universidad Humboldt informó que durante la primera semana de abril nació la Organización de Padres y Madres Solos porque han empezado a cerrar guarderías y medio millón de niños quedarán sin servicio antes de julio próximo. Se organizan en los barrios de todas las ciudades del país.

En Erfurt, en el sur de la RDA cerraron una fábrica de focos, por lo que mujeres y niños perdieron empleo y protección, dice Martina al hacer notar que una noticia como ésta –de cierre de empresas- se conoce todos los días.

Las mujeres en la RDA, antes de los cambios tenían muchas garantías, aun cuando no habían logrado superar diversos grados de discriminación. En la estructura productiva representaban el 40 por ciento de los trabajadores; del total de trabajadoras sólo el 37.1 por ciento lo hacía en la industria; el 49.1 por ciento en los servicios y el 8.3 por ciento restantes en la agricultura. Su segregación es muy semejante a la de la estructura mundial. La masa salarial por tanto significaba para las mujeres el 75 por ciento del salario de los hombres. No obstante, el 100 por ciento de los niños asistían a guarderías o escuelas de tiempo ampliado para que las mujeres pudieran desarrollar sus actividades. Eso ya empezó a cambiar.

Petra asegura que los empresarios que iniciaron negociaciones para comprar empresas productivas o de servicios han puesto como condición que se reduzca la participación femenina.

La actitud de los inversionistas –japoneses, alemanes occidentales principalmente- es muy semejante a lo que sucede en la RFA, donde la fuerza productiva femenina es apenas del 15 por ciento, muy inferior a los promedios de países como Estados Unidos, España, Francia o México. En la RFA sólo el 3 por ciento de los niños tiene acceso a una guardería y desde que los socialcristianos dominan la escena política existe una campaña permanente para que las mujeres se regresen a casa. Aparentemente esto es así porque el crecimiento poblacional está estancado.

En la RDA, las mujeres empezaron a organizarse cuando sintieron que debían lograr nuevas reivindicaciones. Se opusieron a la educación sexista y durante algún tiempo consiguieron logros. Una mujer podía estar en casa con un niño recién nacido hasta 3 años sin ´perder su lugar de trabajo. Las cosas se agudizaron cuando empezó a crecer el número de divorcios. Se considera que la ruptura de las parejas en la RDA fue la más cuantiosa de todo el mundo socialista. Actualmente una de cada 3 mujeres está sola con sus hijos y entre los padres el 5 por ciento son solteros.

Tras la movilización de los grupos inconformes nació en septiembre la Liga de Mujeres Autónomas, en crítica permanente a la Liga de Mujeres Democráticas, apéndice del partido de Estado, que no había logrado la lucha por la verdadera emancipación, informó Petra.

El movimiento feminista en la RDA durante una primera etapa, se dedicó mucho tiempo al puro análisis y a establecer contacto con los grupos que en la RFA durante los años 70 lograron captar a millones de militantes. En el este alemán los primeros encuentros fueron reprimidos por la Stasi, se prohibieron sus reuniones que sólo buscaban darle al cuidado de los niños un signo más independiente y menos estatal. Más libre, subraya la dirigente y menos estalinista.

Frente a la represión oficial el único espacio que lograron fue el de la Iglesia protestante, ese “fue nuestro techo” mucho tiempo como lo fue para otros muchos grupos de oposición: para intelectuales, pobladores, jóvenes y trabajadores.

En la Liga se recuerda que mucho tiempo las mujeres no se plantearon una labor política. Pero en el sur, en Eufurt la cosa prendió y ahí se empezaron a desarrollar actividades explícitamente políticas. Cuando surgió la mesa redonda, dice a su vez Tatjana Bohnn, “ya estábamos preparadas”.

Las manifestaciones en contra del régimen estuvieron, en los meses de mayor agitación, protagonizadas por miles y miles de mujeres. Se empezaron a fundar grupos en todo el país; se descubrió que había mujeres maltratadas; que el abandono de los hombres crecía y que había graves problemas por la doble jornada de trabajo que las mujeres desarrollaban.

La organización política se fundó en febrero, hicieron una alianza con el Partido Verde del Este para participar en la lista electoral para la Asamblea y la organización oficial de mujeres quedó marginada. Sin embargo, un error de esa alianza, las obligó a romperla, porque, dijo Petra, “ningún partido está realmente interesado en nuestra problemática”. 

Los rápidos acontecimientos, han mostrado “nuestra fuerza reducida”. Sin embargo, ahora, en todas las ciudades, donde hay reuniones semanales, congresos, asambleas que se multiplican, las mujeres hacen la resistencia. El derecho al aborto tiene 30 años y se quiere limitar como en la RFA, donde la llamada “indicación social” para hacer un aborto limita sus posibilidades.

Sí las mujeres participaron por miles en las marchas por los cambios, ¿por qué ganó la derecha?

Las respuestas, dijo Petra, son esquizofrénicas. La campaña de los socialcristianos incluyó el reparto de plátanos y otras frutas que durante años no se consumieron en la RDA. Las mujeres, los trabajadores, los jóvenes cuando votaron no se dieron cuenta de que sus derechos se iban a limitar en un futuro cercano. Aunque también hay que saber que los partidos de derecha, la alianza que ganó en las elecciones, tuvo 20 millones de marcos como regalo del gobierno de la RFA para sus campañas y “nosotros no teníamos casi nada”

Hoy los carteles se distribuyen; crece la resistencia. Las mujeres se forman en grandes colas para protestar por su despido de fábricas y comercios.

Para las mujeres de la RFA ha sido todo un descubrimiento las ventajas que existían que todavía tienen bases jurídicas-, y ahora quieren lo mismo. Por eso, como no se calculó nunca el tema del trabajo de las mujeres y el de las guarderías se debate en los medios de comunicación cotidianamente. Los dirigentes sindicales de la DGB, en charlas y entrevistas manifestaron su gran preocupación porque nunca habían considerado la especificidad laboral de las mujeres. Los empresarios claman por la desaparición del ejemplo y crece, en la RDA, la campaña por la vuelta al hogar.

Comment here

Accesibilidad