Botella al MarCOLUMNASMartha Canseco

Botella al Mar

361 Vistas

* Juntas por la Transformación de México 1ª parte 

* Como la gota de agua que cae sobre la piedra

Martha Canseco González.

SemMéxico, 25 noviembre 2019.- En agosto pasado participé en el Foro Estatal “Mujeres Trabajando Juntas por la Transformación de México” que organizó el Instituto Nacional de las Mujeres. El Instituto Hidalguense de las Mujeres fue quien me asignó a una mesa que de entrada me pareció ajena, pero que finalmente me dejó perpleja, “Compartir las labores de cuidado”.

Asumí yo que habría de estar en el panel dedicado a reflexionar sobre la violencia de género, ya que he observado ése fenómenos desde hace muchos años y doy talleres de autodefensa feminista con el fin de prevenir las agresiones contra mujeres y niñas.

De entrada, comentar que no es la primera vez que participo en foros que tienen como objetivo diseñar políticas públicas, es como escribir la carta a Santa Claus y a los Reyes Magos, en muchas ocasiones ha quedado así, en una lista de buenos propósitos y no ha pasado a más o de plano los organizadores llegan con la plana hecha.

¡Pero no me canso eh!, como la gota de agua que cae sobre la piedra hasta que la horada voy a seguir insistiendo con el fin de que tengamos un país mejor.

Así que participé como suelo participar. No estoy casada ni tengo hijxs, digo apenas tengo 65 años y muchas cosas por vivir, de ahí que el tema de los cuidados no me hiciera clic, pero pensé mucho en mi mamá y cómo me cuidó, entonces con la mente abierta y ése referente le entré de lleno al análisis.

Me llamó mucho la atención el formato de participación y desarrollo de la mesa, fue muy diferente a lo convencional generalmente muy rígido y acotado, el INMUJERES optó por algo más novedoso, yo diría ecofeminista que imbuyó un ánimo muy pacífico y vibrante de las asistentes.

Iniciamos con una ceremonia cuasi prehispánica, ejercicios de respiración, una muñeca fue el objeto de la palabra, si no estaba en tus manos no debías hablar. Se establecieron reglas muy concretas que permitieron la sana convivencia durante todo el día que estuvimos juntas. Hicimos ejercicios de visualización a futuro que quedaron plasmados en un dibujo. La verdad es que el tiempo se fue volando, pero se cumplieron con todos los objetivos propuestos, todo fluyó armoniosamente.

De lo que me di cuenta durante el análisis del tema, es que los cuidados, nunca antes se habían planteado como una forma más de violencia contra las mujeres, vamos que están tan naturalizados en el rol femenino y tan asumidos por nosotras que se hicieron invisibles por completo.

Así que agradezco haber participado en el análisis de este asunto tan novedoso.

Dice la feminista afroamericana Ángela Davis que, mientras las mujeres no logremos redistribuir entre todas y todos los cuidados en general, no podremos iniciar el camino de nuestra propia libertad. ¡Y tiene toda la razón!

Entre las conclusiones a las que llegamos destacan: Que los trabajos de cuidado generan, en las mujeres, importantes limitaciones de tiempo para otras actividades productivas y educativas que les permitan acceder a mayores niveles de autonomía y desarrollo. Que éstos le generan a las mujeres costos emocionales y de salud que merman su calidad de vida, esto último lo planteamos a través de la pregunta ¿Quién cuida a la que cuida?

Que la situación de las mujeres cuidadoras que además tienen un empleo remunerado se agrava por la carencia de acceso a servicios de guarderías infantiles, que esta situación se traduce en dobles y triples jornadas de trabajo para las empleadas, funcionarias, profesionistas, comerciantes, empresarias y académicas, entre otras.

Que la escasa disponibilidad de tiempo, recursos económicos y la posibilidad de tomar decisiones de quienes cuidan, las alejan de otras actividades como la cultura, el deporte y el esparcimiento. Como bien señala el INEGI, en todas las edades las mujeres dedican menos horas a la semana a la cultura, esparcimiento o convivencia en comparación con los hombres y que esto se recrudece en las edades reproductivas en que las mujeres dedican más horas al cuidado de hijas e hijos.

Sobre las propuestas que se expresaron con el fin de poner un alto a esta situación que afecta a la mayoría de las mujeres, lo que se analizó en otras mesas y del desarrollo que tuvo el Foro Nacional Proigualdad que se llevó a cabo el miércoles pasado, hablaré en otras entregas.

Nos leemos la próxima semana.

botellalmar2017@gmail.com

Comment here

Accesibilidad