Mujeres

La justicia para las mujeres no está pensada no con la cabeza de arriba

122 Vistas
  • Martha Figueroa: la 4T un Estado Cristiano
  • Los discursos institucionales confrontan la realidad, de ahí la “digna rabia”

Soledad Jarquín Edgar

SemMéxico, Cd. de México, 3 diciembre 2019.- Yo al igual que la señora quiero quemar todo el sistema, pero si me revisas no traigo un pinche cerillo.

Es Martha Figueroa Mier, la abogada feminista, quien habla de su “digna rabia” y la de otras mujeres resultado de la justicia patriarcal, pensada “no con la cabeza de arriba sino con la de abajo”.

Hace 30 años, Figueroa Mier fundó, con otras habitantes de San Cristóbal de las Casas, el Centro de Derechos de la Mujer (COLEM), y es una de las más reconocidas defensoras de derechos humanos de las mujeres, entre ellas las zapatistas, antes, incluso, del levantamiento armado.

En entrevista para SemMéxico, habla por qué la justicia sigue siendo negada a las mujeres, por qué los gobiernos siguen negando crímenes violentos como feminicidios, con ejemplos concretos se refiere a las fallas del sistema de impartición de justicia, cuestiona a la 4T que se hace de la vista gorda y de cómo medios públicos son utilizados para el predicamento de pastores y obispos evangélicos o cristianos, así como las plazas públicas, “por lo que el oaxaqueño Benito Juárez se ha de estar revolcando en su tumba fría”.

Treinta años son nada para Martha Figueroa que tiene claro el panorama judicial, en una sociedad mexicana y, en específico, chiapaneca, donde la violencia sigue aumentando y la falta de justicia está presente en la vida de las mujeres. Nos matan a nosotras, pero también a nuestras hijas, dice, la abogada quien asegura que la justicia es un asunto de derechos humanos, sin embargo, ésta es producto de un sistema patriarcal muy androcéntrico, donde los hombres son los únicos humanos. Por eso, las abogadas feministas pensamos que el Derechos tiene que ser una herramienta de cambio.

Cuando las mujeres, madres, hijas y hermanas se indignan, y se realizan actos que el sistema patriarcal llama vandálicos y en se cuestiona porque violentan las paredes de la universidad, los monumentos o los vidrios del Congreso, vienen las críticas, destinan horas reclamando, cuando ellos deberían manifestarse por cada muerte violenta de una mujer, por cada una de las 36 niñas violadas cada día.

Pero eso es resultado de la falta de respuesta, a la falta de justicia que obedece al machismo, a la lógica patriarcal, neoliberal y capitalista donde las mujeres sólo somos cosas de su propiedad, sin calidad humana, por eso el único derecho que nos reconocen es el derecho obligatorio a reproducirnos, por eso reclaman contra el aborto, contra las lesbianas y toda la comunidad LGTB.

Frente a eso no nos queda más que seguir en la rebeldía, en esta digna rebeldía y hacer estos actos que llaman violentos y vandálicos que son meros actos, nunca justificados por estos señores.

Explicó que en Chiapas en el último año han ocurrido 141 hechos de violencia contra mujeres que les costaron la vida, 99 son muertes violentas que deberían investigarse como feminicidios, aunque el gobierno solo reconoce una mínima parte.

La también integrante del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio sostiene que el pasado 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, “nos recetaron un discurso de no a la impunidad, que no se permitirá la violencia, como señalaron los medios y la foto que seguía a ese encabezado era la de una mujer que supuestamente mató a su marido, es decir, aquí se conmemoró el 25 de noviembre encerrando a una mujer por supuesta violencia familiar, por homicidio agravado por parentesco”.

Figueroa Mier añade, por otra parte, que las niñas están desprotegidas, “porque estos jueces piensan con la cabeza de abajo y no con la de arriba, y se la pasan en derrames cerebrales a tal grado que tenemos sentencias que liberan a un feminicida y dicen –por el asesinato de una señora y una niña- que sólo el caso de la señora es feminicidio porque ella es mujer, la otra occisa es una niña y el tipo penal no dice niña, dice mujer.  De ese tamaño es la justicia y de ese microscópico tamaño es el pensamiento machista de los jueces en Chiapas, tanto estatales como federales”.

Nos encontramos –en Chiapas y en todo el país- con el caso de Mariana Lima, donde todos los asesinatos violentos o feminicidios, son considerados suicidios, accidentes, broncoaspiraciones. “Desde Sonora a Chiapas parecen un copy paste, nada más les cambian el nombre de las víctimas, casi nunca hay un agresor o es un militar, un policía quien las mata, gente capacitada por el Estado, de los que hoy, hay miles por todo el país, y en Chiapas es terrible, porque aquí hay una deuda con la gente”.

La abogada feminista es contundente cuando afirma que en este país vale más el dinero, valen más las empresas que la vida de las mujeres. “Eso está en blanco y negro”.

Luego explica que, por ejemplo, que la máxima pena por asesinar a una mujer es de 65 años, por lo que el bien jurídico de la vida de las mujeres está por debajo del bien jurídico patrimonial, “porque si tú la privas de la vida, de la libertad, a una persona por dinero, son más de cien años de cárcel.

Por ello se indigna ante el caso de Gina, la mujer encarcelada en noviembre pasado por el asesinato de su pareja, “ella ni siquiera metió la mano a la bolsa de dinero”. Y acusa que la mala práctica de un abogado con dinero y padrinos en el sistema, presenta un “testigo” que ni estuvo ni supo, sobre una supuesta deuda civil que ella no firmó ni conoció. Es un delito patrimonial y ahí sí se mueven.

En Chiapas, afirma, el mayor éxito de la Fiscalía (General del Estado) es recuperar predios y no la detención de feminicidas.

Por ello, reitera, “siguen pensando con los testículos”, por eso los gobiernos no reconocen el feminicidio y siguen señalando que son homicidios. Para los gobiernos los únicos humanos son los hombres, las mujeres somos subhumanas, objetos no sujetos, objetos de tutela en el discurso y en la Ley del Estado y de los hombres.

Citó como otro ejemplo, el hecho de que la Ley agraria siga reconociendo derechos al jefe de familia y derechos hereditarios al hijo, así en masculino.

Las 4T y el Estado Cristiano

Por otra parte, Figueroa Mier sostuvo que la Cuarta Transformación (4T) privilegia al “Estado Cristiano” y no al Estado Laico, “tanto que mitotean a Juárez en la 4T, el oaxaqueño se ha de estar revolcando en la tumba fría porque habla de la austeridad, pero no del Estado Laico, que cuesta hoy muchas vidas”.

Señaló que, en Tuxtla Gutiérrez, la capital chiapaneca, cada tarde noche un pastor de la iglesia cristiana Jesús es el Camino, emplea la plaza pública, frente al Palacio de Gobierno para predicar, “utilizando la luz que yo pago con mis impuestos, eso es desvío de recursos”, además, apuntó, estas mismas iglesias tienen espacios en el Sistema Chiapaneco de Radio, Televisión y Cinematografía, por lo que reiteró que el sistema político es defensora del Estado Cristiano.

Y es que, el pasado viernes la marcha con la que finalizó el II Congreso Feminista en Chiapas tuvo que atravesar entre el escenario cristiano de la iglesia Jesús es el Camino y las personas que lo escuchaban. Las mujeres cruzaron con mantas exigiendo justicia para sus hijas o madres y con pañuelos de la Marea Verde en puños y cuellos, porque la asamblea cristiana se realiza entre vallas metálicas a mitad del parque. Sin que esto fuera motivo para que el pastor detuviera su perorata.

Comment here

Accesibilidad