CulturaCultura

El Museo del Prado se vuelve feminista en 2020

105 Vistas
  • El papel de las mujeres y el menosprecio histórico de las artistas será uno de los eje de la programación anual. Otra muestra busca alejarse del discurso eurocéntrico que dominó la historia del arte.

Redacción El Clarín

SemMéxico/ El Clarín. 13 de enero 2020.- El Museo del Prado, en Madrid, vuelve la mirada sobre su colección permanente en 2020 con una programación que apuesta por nuevas narrativas sobre el papel de la mujer en la historia del arte y el arte colonial, con una gran exposición junto a la National Gallery, Pasiones mitológicas.

Con la resaca de las celebraciones del Bicentenario y la vista puesta en su próximo gran proyecto, el Salón de Reinos, el Prado cree que 2020 es el momento de «poner el foco» en su colección permanente, la «columna vertebral» del museo, señaló este viernes el director del museo, Miguel Falomir.

El Museo del Prado y un cuadro de Rubens.
El Museo del Prado y un cuadro de Rubens.

Mujer, arte colonial y mitología 

Producciones periodísticas de calidad sobre temas sorprendentes y de amplio interés social.

Entre las propuestas más destacadas para 2020, el Prado mantiene su compromiso con el enfoque de género en Invitadas, una exposición «muy ambiciosa» que llegará en marzo, y para la que el museo ha hecho un «trabajo extraordinario» de revisión de sus fondos, según su director.

La muestra quiere mostrar en el papel de la mujer en el sistema español del arte en el siglo XIX y primeros años del XX, y ofrecerá un mapa básico sobre el papel subsidiario que el sistema concedió a las artistas.

​Hasta ahora, entre las más de 1.700 obras en exposición y de los casi 5.000 pintores del catálogo completo del museo, los muros del Prado sólo atesoran a 33 pintoras.

La gran pinacoteca madrileña arranca el año con ​dos propuestas que buscan alejarse del discurso machista y eurocéntrico que dominó la historia del arte hasta el momento.

Las nuevas narrativas por las que el Prado apuesta en 2020 se convierte en «nuevas geografías» con Tornaviaje. Arte Iberoamericano en España, una exposición que pretende visibilizar el rico patrimonio artístico procedente de América que llegó a España en los siglos XVI, XVII y XVIII.

Frente a la tradicional visión «eurocéntrica», todo ese arte formaba parte del paisaje visual de la época, defendió Falomir sobre esta muestra que se inaugurará en noviembre.

Cifras. La institución quiere seguir atrayendo nuevos públicos, después del récord de 3,2 millones de visitantes que dejó el bicentenario.

En paralelo a estas nueva narrativas, el Prado firma junto con la National Gallery y la National Galleries de Edimburgo, Pasiones mitológicas, una gran exposición que mostrará, entre otras excepcionales obras, las seis pinturas mitológicas basadas en la poesía clásica griega, pintadas por Tiziano para Felipe II, por primera vez juntas desde el siglo XVII.

Con Invitadas, el Prado aspira a ir más allá de la visibilización de artistas borradas o diluidas a finales del siglo XIX y principios del XX.

La programación expositiva de la pinacoteca se completa con una muestra dedicada a William Blake en torno a La Divina Comedia, al legado de la profesora Carmen Sánchez García, las dedicadas a Annibale Carrac, y al enigmático Marinus van Reymerswale, la primera que se le dedica en el mundo.

Reformas para 2020 

El museo incorporará varias reformas a su colección permanente durante los próximos meses: El Prado 200, la renovación de la Sala del Bosco con «una reforma integral» de los soportes de las obras, la reforma de varias galerías, y una nueva ordenación de la colección de pintura europea del siglo XVIII.

La más importante es la dedicada a su propia historia, el Prado 200, que ya se anunció durante el Bicentenario, y que se ubicara en las antiguas salas del Tesoro del Delfín. 

Esta propuesta es similar a la emprendida por otros museos europeos y se trata de una exposición dedicada a la historia la pinacoteca que mostrará al público la historia de su construcción y la evolución de su imagen.

Hasta ahora, entre las más de 1.700 obras en exposición y de los casi 5.000 pintores del catálogo completo del museo, los muros del Prado sólo atesoran a 33 pintoras: la idea es darles visibilidad.

El Prado también ha decidido acometer una serie de modificaciones en varias galerías: en la Galería Jónica, que va desde la Puerta de Murillo a la de Velázquez, se instalarán una serie de esculturas griegas, romanas y egipcias (hay cinco ejemplares), y en dos galerías del piso bajo se instalará una zona de descanso y una área de educación.

«El museo es un tanto inhóspito», según reconoció Falomir, que confió en que los visitantes encuentren en esta zona un área de descanso.

Las meninas. Óleo sobre lienzo pintado en 1656 por Diego Velázquez. Es una de las piezas más famosas del museo.
Las meninas. Óleo sobre lienzo pintado en 1656 por Diego Velázquez. Es una de las piezas más famosas del museo.

La reordenación de la colección de pintura del siglo XVIII, que recuperará la sala 23, una de las promesas de Falomir cuando fue nombrado director.

El objetivo es aplicar nuevos criterios utilizados ya en las salas de Goya y pintura española, para incorporar ejemplos de autores de otros países que trabajaban en España.

«El objetivo es diluir la ordenación por escuelas regionales, algo que es lícito pero es una idea muy decimonónica, que en ocasiones traiciona lo que fue la realidad histórica».

Comment here

Accesibilidad