Mujeres

Vulnerar la laicidad es atentar contra los derechos de las mujeres

462 Vistas

* Beatriz Cosío denuncia la violación a la Constitución en el gobierno federal

* Se usa un programa oficial para aleccionar a los jóvenes, denuncia

Sara Lovera

SemMéxico, Cd. de México, 8 de febrero 2020.- En los hechos este gobierno vulnera al Estado laico y eso significa que peligran todos los derechos de las mujeres, afirmó María Beatriz Cosío Nava, feminista y militante de la izquierda democrática, tras llamar a las mujeres a agitar e insistir ante todos los poderes para fortalecer una laicidad institucional.

Luego argumentó sobre la importante relación de la laicidad con el feminismo y la autonomía de las mujeres, por lo que dijo que defender la laicidad es central para la lucha feminista, porque en esa definición se construyen los derechos de las mujeres o se les condenan.

Hoy en nuestro país las iglesias apuestan a convertir la fe en política, y la religión se convierte en instrumento del cambio electoral, que en la práctica ya abrió espacios a las iglesias evangélicas para adoctrinar a los jóvenes del programa Construyendo el Futuro, se habla desde los podios oficiales sobre una “crisis de valores” ¿religiosos?  Y se conspira a favor de prohibiciones para las mujeres, eso no es propio de un Gobierno de una Estado laico.

En una documentada presentación, Cosío Nava participó en el Foro sobre los derechos de las mujeres en el 2020, que celebra el 4º aniversario del nacimiento de la agrupación Las Constituyentes Feministas CDMX, foro que abordó los temas fundamentales que han puesto en evidencia a la política de género de este gobierno, mientras que no se protegen ni la vida, ni los derechos sexuales y reproductivos de las mexicanas.

Fustigó que se haya utilizado a los sitios de culto para repartir la Cartilla Moral del gobierno de Andrés López Obrador, una cartilla que promueve la obediencia de las mujeres a roles y estereotipos de género como la subordinación, la humildad y la discriminación, y advirtió que se pretende modificar la Ley de Asociaciones Religiosas y de Culto Público, promovida por la senadora María Soledad Liévano, que aunque por ahora está descartada, hay que estar atentas y vigilar su camino.

Dijo sin miramientos que la legitimación de los gobiernos no depende tan solo de las urnas, sino de resolver y tomar decisiones con base en el interés general: “gobierna bien quien tiene capacidad de responder políticamente a los conflictos, de servir a los intereses de la ciudadanía. No puede hacer todo con tal de ganar y luego hacer lo que sea con tal de mantenerse en el poder”, aludiendo evidentemente al estilo de gobernar del presidente López Obrador.

Además, un Estado laico o una postura a favor de la  laicidad no se reduce a una actuación neutral, constituye derechos y deberes del Estado, como abrir espacios para la libre decisión y el derecho a interrumpir un embarazo, por ejemplo.

Se refirió a la amenaza de López Obrador de llevar a consulta la Interrupción Legal del Embarazo y otros asuntos, como los matrimonios igualitarios. No se consultan los derechos humanos, sostuvo.

Beatriz Cosío Nava dijo sin ambages: “Confieso que soy intolerante ante las actitudes por parte de políticos y políticas en función de sus cargos institucionales que juran ante la biblia y el crucifijo, que encomiendan su estado a la virgen, que asisten oficialmente a liturgias, qué todo se lo piden a Dios en público”, por ello hoy nos corresponde a las feministas hacer mucha pedagogía política y social, agitar e insistir ante el poder legislativo y ejecutivo en la necesidad de avanzar en una saludable laicidad institucional.

La militante, vehemente, llamó a una deliberación parlamentaria para que se analice el problema, luego de reiterar una y otra vez que las religiones son uno de los elementos principales de discriminación y opresión de la mujer. Hoy es más vigente que nunca conseguir en la práctica la separación de la iglesia/Estado. Hizo notar que la negativa para liberalizar el aborto tiene que ver la influencia religiosa en el Estado y no practicar la laicidad viola la Constitución.

Cosío Nava es conocida por la enjundia que mostró para defender el derecho de las mujeres a dirigir sus organizaciones políticas por lo que pidió a las legisladoras, a los partidos políticos su apoyo y trabajo legislativo para salvar nuestra tradición laica, luego de advertir que en este gobierno se abrieron las puertas a grupos evangélicos para aleccionar a los jóvenes a los que el gobierno ha organizado a través de darles becas.

Asimismo, llamó a las feministas a aportar por una educación pública, laica y de calidad, así dice el artículo 3º. Constitucional, por lo que los planes y programas de estudio tendrían que incluir la perspectiva de género así como una orientación integral en educación sexual y reproductiva.

El fondo

Cosío sostuvo sus dichos en el análisis histórico del papel de las religiones en la opresión femenina. Por ello la laicidad tiene una incidencia importante en la autonomía de las mujeres, frente a la imposición de los dogmas e la religión, asegura esa laicidad un espacio público, legal, plural en dónde caben las diferentes concepciones.

La laicidad es una garantía para los derechos de las mujeres, toda vez que las fuerzas religiosas conservadoras han sido un fuete obstáculo a la autonomía sexual y reproductiva. Luego advirtió que hoy en México las iglesias se manifiestan con fuerza, tienen espacios, intervienen en las acciones del gobierno, curules del PES  en la cámara, etcétera

Muy importante, dijo ahí, en un salón de la Cámara de Diputados y frente a varias legisladoras, garantizar la aprobación de normas jurídicas separadas de todo dogma religioso, tanto como separar el delito del pecado, porque las normas civiles que valen y aplican para todas las personas y las normas religiosas que sólo valen para quienes siendo creyentes de adhieren a ellas voluntariamente. Es decir, hay que evitar los discursos religiosos en la política y asentarlo en las leyes.

En tono pedagógico dijo con claridad, como para saberlo y no olvidarlo: Las libertades laicas son: la libertad de conciencia, la libertad de información, la libertad de actuar, y el Estado tiene que ser garante de esas libertades laicas. La libertad religiosa es sólo una de ellas.

SEM/sl/sj

Comment here

Accesibilidad