Botella al MarMartha Canseco

Botella al Mar

300 Vistas

Como yo me amo 2ª parte

* Decisiones patriarcales

Martha Canseco González

SemMéxico, 10 de febrero 2020.- La semana pasada, el 6 de febrero para ser exacta fue el Día Internacional contra la Mutilación Genital Femenina, práctica salvaje que se sigue realizando en algunos países de África. Y fíjese usted que incongruencia, porque en el mismo continente, la experiencia de la eyaculación femenina en algunas regiones, es aplaudida y muy reconocida.

La mutilación tiene como objetivo negarles a las mujeres el placer en esa zona de su cuerpo y la promoción de la eyaculación busca mostrar una más de las posibilidades de la sexualidad femenina.

Tal disparidad me lleva a concluir que las razones para una y otra no son religiosas, ni de uso o costumbre, sino que alguien, generalmente hombres, deciden que sí y que no se prohíbe o alienta, así es el patriarcado.

La primera vez que vi en video a un grupo de mujeres jóvenes africanas recostadas en esterillas, literal echándose competencias a ver quién eyaculaba más fuerte y más lejos, ocurrió hace 23 años. Mi pareja, produjo el programa “Taller de Sexualidad” al inicio de esta serie de canal 11, así que he tenido oportunidad de ver imágenes inéditas sobre sexualidad humana.

El año pasado durante un seminario que tome y cuyo tema fue la inteligencia sexual, un capítulo en específico versó precisamente en torno a la eyaculación femenina, pero la estudiamos como un potencial más del placer de las mujeres, es decir desde el punto de vista del feminismo.

Mientras que en occidente la eyaculación femenina incluso se niega, en estas aldeas africanas donde se aúpa, es vista como un atavío más de la feminidad, una joven que eyacula tiene muchas mayores posibilidades de casarse que las demás.

La palabra africana para describirlas significaría en español “las que manchan las paredes”, créanme las que vi en video bien podrían llamarse, “las que manchan los techos” por la cantidad y potencia para expulsar la eyaculación; En tanto que las y los sexólogos occidentales que reconocen la existencia de este fenómeno, aseguran que nosotras podemos expulsar entre 4 a 50 mililitros de líquido, y que en la mayoría de las ocasiones el evento pasa desapercibido o se confunde con escape de orina.

Pero aquí paro un momento con el fin de señalar algo muy importante, en todo el mundo, la base de la sexualidad sigue siendo patriarcal, entonces las africanas no es que sean más libres que nosotras, su enorme posibilidad de eyaculación es apreciada por su situación relacional con un hombre, vamos que el mayor estatus de placer es para el feliz poseedor de ese cuerpo eyaculante, que no para el goce de ellas mismas, amén de que viven otras violencias por su condición de mujer.

Acá en occidente, mientras más “virtuosa” sea la mujer, vulgo mientras menos explore y sepa de su potente placer sexual, más apreciada es por los varones, aunque luego se quejen de esa virtud. “Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón, sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpáis”, dijo Sor Juana Inés de la Cruz.

La sexualidad feminista aboga porque las mujeres reconozcan su enorme potencial de placer y lo gocen, pero para ello es necesario que se apropien de su energía sexual, su cuerpo, su deseo, su placer y su orgasmo.

La eyaculación femenina existe y se produce durante la excitación sexual, que puede ir acompañada de orgasmo o no, se expulsa por la uretra, se debe gracias a las glándulas de Skene y para que ocurra hay que estimular el punto G. En ocasiones el líquido regresa a la vejiga en vez de ir hacia afuera, hay que tomar eso en cuenta.

La eyaculación es incolora e inodora, se sienten como ganas de orinar, déjenlo ir no lo repriman. Miren, una recomendación no sólo para eyacular sino también para facilitar el orgasmo y hacerlo más placentero, desalojar la tripa y la vejiga antes de la relación sexual.

También es importante tener un piso pélvico fuerte, así que unos abdominales y unos ejercicios de Kegel, no le caen mal a nadie. Desde ahora se los digo, el empoderamiento femenino pasa también por el ejercicio, la buena nutrición y los hábitos benéficos.

Relájense no se obliguen a nada que ya bastante tenemos con el orgasmómetro como para que ahora se estresen con el eyaculamómetro. No se lleven ningún pendiente a la cama para que su mente y su cuerpo estén donde deben de estar.

¡A gozar se ha dicho!

botellalmar2017@gmail.com

Comment here

Accesibilidad