Internacional

Fin a la mutilación genital y el matrimonio infantil, demanda de mujeres africanas en la CSW64

332 Vistas
  • Las mujeres, sobre todo las rurales, reclaman acceso al agua potable, la higiene y la energía.
  • La sede Nueva York, del 9 al 20 de marzo.

Elda Montiel

SemMéxico. 10 de febrero 2020.- Las mujeres africanas reconocen que las prácticas negativas tradicionales y culturales profundamente arraigadas, y las normas sociales negativas que persisten en sus países, siguen poniendo a las mujeres y las niñas en situación de desventaja.

Por ello, en el documento de nueve puntos que presentarán ante la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW) de las Naciones Unidos, en el 64° período de sesiones, está el dar fin a la mutilación genital y el matrimonio infantil, como demanda principal para la eliminación de todas las formas de discriminación y violencia contra las mujeres y niñas para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer.

El objetivo principal de la 64° Asamblea General de la CSW64, a celebrarse en Nueva York el 9 al 20 de marzo de 2020 es la revisión y evaluación de la implementación de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, que celebrara su 25 aniversario.

Las representantes africanas quieren incluir estos nueve puntos en una resolución conmemorativa de la Plataforma de Beijing, que será discutida en la Asamblea General de la ONU en Nueva York, en el mes de septiembre de este año.

“Damos mucha importancia a la eliminación de los estereotipos de género, transformando las normas de género y derogar las leyes discriminatorias”, señalaron.

Recalcaron que la participación económica de las mujeres en el continente es muy baja, debido a que realizan la mayor parte de los trabajos de cuidado, y muchas veces solamente participan en trabajos informales. Además, muchas mujeres siguen sin acceso a la pertenencia de la tierra.

La declaración reconoce varios avances que se han dado en el continente después de la aprobación de la Plataforma de Beijing en 1995, entre ellos la reducción de la tasa de mortalidad materna, y números reducidos de nuevas infecciones de VIH.

La capacidad económica en el continente es fuerte pero desigual y no ha llevado a una reducción acorde de la pobreza. La desigualdad de oportunidades agrava la vulnerabilidad de mujeres y niñas. El análisis de la representación de mujeres africanas mostró muchas semejanzas a los problemas identificados en Latinoamérica y el Caribe.

Entre los puntos que el continente africano quiere promover, se encuentran:

Eliminar todas las leyes, prácticas, estereotipos negativos y normas “que se basan en la cultura” y no están alineadas con las normas internacionales y compromisos constitucionales con los Derechos Humanos, y propone “crear una imagen más positiva de la mujer en los medios y eliminar la cosificación de las mujeres.”

En este punto también se suman esfuerzos para empoderar a las mujeres, combatir estereotipos, crear espacios seguros de trabajo, y lograr una participación política “50/50”, a través de acciones afirmativas.

Proponen invertir en la educación, la capacitación, la ciencia y la tecnología para mujeres y niñas, para promover su acceso al empleo y eliminar la segregación laboral. Fomentar los estudios de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas para niñas de todas las edades, eliminar la brecha salarial, y garantizar el acceso de niñas con discapacidad a la escuela, entre otros.

Otro punto es el de fortalecer y reposicionar los mecanismos de género como impulsores clave para la aplicación de la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing, con capacidad y recursos adecuados para cumplir su mandato. Por lo que se demanda equipar a las instituciones de mujeres con suficientes fondos y personal capacitado para vigilar las políticas públicas de los estados en la materia, y fomentar programas para el adelanto de las mujeres.

Entre los puntos destaca la demanda del acceso de las mujeres, sobre todo las rurales, al agua potable, la higiene y la energía, así como programas de protección social.

También está la implementación de la Resolución 1325 de las Naciones Unidas sobre la mujer, la paz y la seguridad. Menciona la protección de mujeres y niñas ante los efectos diferenciados del desplazamiento, y las necesidades sobre todo en salud y salud reproductiva de las mujeres en situaciones de conflicto.

Invertir en la participación significativa de las mujeres y las niñas en los sectores productivos, en particular la agroindustria y las cadenas de valor agrícolas, para aumentar la riqueza y reducir la pobreza. 

La declaración llama a reformar las leyes que impiden el acceso, control y propiedad de la tierra de las mujeres.

Cerrar las brechas estadísticas y analíticas desagregadas por sexo y sensibles al género para asegurar la planificación, la presupuestario y la supervisión con una perspectiva de género, de las Agendas 2030 y 2063.

Acelerar la aplicación del Objetivo de Desarrollo Sostenible 3 sobre salud y bienestar universales para todos, para reducir la prevalencia de enfermedades en mujeres y niñas, y para mitigar la desproporcionada carga de cuidado que afecta a mujeres.

El 2020 es un año crucial para acelerar la realización de la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas en todo el mundo. En el  2020, la comunidad internacional celebrará el vigésimo quinto aniversario de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer y la adopción de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing (1995). Se celebran igualmente cinco años de Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

SEM/em/IL

Comment here

Accesibilidad