La OpiniónLa Opinión

López Obrador y los feminicidios

302 Vistas

El presidente se empeña en imponer su teoría política abstracta sobre un asunto de perfiles muy concretos

Por: El País/Editorial

SemMéxico/El País. Ciudad de México. 18 de febrero 2020.- La violencia de género en México es un problema de tal magnitud que necesita una estrategia integral con carácter urgente. Un promedio de diez mujeres muertas al día y un 90% de casos impunes son unas cifras tan espeluznantes que el Gobierno debe reaccionar de inmediato con medidas efectivas que atajen esta sangría. Pero el presidente del Gobierno se limita a expresar “con toda el alma” su “deseo de que se reduzca la violencia y que no se agreda a las mujeres”. El clamor de los ciudadanos pidiendo al Gobierno que actúe es abrumador. Frente a ello, todo lo que ha ofrecido en las últimas conferencias matutinas el presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido un catálogo de ignorancia sobre la violencia de género, un asunto harto estudiado y donde es fácil fijarse en la experiencia de otros países más avanzados en esta materia.

El presidente se empeña en imponer su teoría política abstracta sobre un asunto de perfiles muy concretos. La condescendencia con la que ha respondido a las graves preguntas sobre feminicidios formuladas por las periodistas develan a un mandatario que no acaba de comprender el espinoso asunto que tiene entre manos. Se molesta cuando se le recuerda que en México no hay una fiscalía especializada en machismo criminal, que la investigación de los casos no se aborda con perspectiva de género, que la protección de las víctimas es insuficiente cuando no nula y que el trabajo constante de su Gobierno, ese problema que dice atender “cada día”, no ha logrado la más mínima reducción en esa sangrienta estadística.

Especialmente frívolas suenan las palabras de López Obrador cuando se mete en el barro partidista para argumentar que los feminicidios tienen que ver con el clima de violencia general y este, con el pasado que gobernaron sus adversarios políticos. O con la corrupción. O con los valores. O con la pobreza. Y acto seguido, afirma sin complejos que México, uno de los países que cuenta más cadáveres, “está en un momento estelar de su vida pública”. No dejan de sorprender, asimismo, las repetidas menciones al gamberrismo y las pintadas a algunas estatuas que un puñado de mujeres ejerce en las manifestaciones, algo que ocurre incluso en países que no se desayunan con un rosario de crímenes. Insistir sobre ello en cada conferencia es desenfocar el problema. Olvida López Obrador que en su pasado de lucha en la calle, del que se enorgullece a menudo, se recurrió a cierta rudeza para que ahora se inquiete por unos esprays de colores.

No han sido pocas las veces que le han pedido que concentre su respuesta en la violencia contra las mujeres, pero el presidente prefiere, un día con otro, enmarcar este asunto junto a otros problemas de su Administración. Parece desconocer que la violencia de género debe disponer de una estrategia inequívoca, como recomiendan los expertos, y que debe abordarse de forma integral y transversal, aunque con políticas propias. Ante la insistencia de las feministas para que envíe un mensaje especial contra los crímenes machistas, el mandatario recitó un sonrojante decálogo improvisado en una de sus mañaneras, en ocasiones rayano en lo patético.

Las feministas que lo rodean saben que hay mucho que trabajar en este Gobierno, en las formas y en el fondo. Mientras tanto, ¿quién confiaría en un dirigente que hiciera ostentación de tal ignorancia en otras materias como la que manifiesta en feminismo y violencia de género? Pero eso se arregla con una semana de cursillo intensivo. “No tengo problemas de conciencia”, repite López Obrador. En efecto, no es un problema de conciencia, sino de formación y conocimientos.

Comment here

Accesibilidad