AmbigúMartha Elba Torres Martínez

Ambigú

151 Vistas

¿Hay o no, malestar social?

+ La teoría de la conspiración

+ Implementa Michoacán acciones de protección

Por Martha Elba Torres Martínez

SemMéxico. 20 de febrero 2020.- El caso de Fátima -guardadas las proporciones-, me recordó el de los pequeños Yamilet, de 4 años, y José Luis, de 6, originarios de la tenencia Morelos del municipio de Morelia y asesinados en junio de 2012.

El suceso causó conmoción en el país e internacionalmente, porque desde su desaparición días antes, fue relacionada con la existencia de supuestas bandas dedicadas al robo de niños con el objetivo de extraer sus órganos y venderlos, y en un contexto social, económico y político dominado el grupo criminal de los templarios.

El homicida resultó un joven de 15 años, ampliamente conocido en la tenencia por ser todo un problema: drogadicto y violento hasta con sus propios familiares. Lo describían como un sociópata en potencia, pues disfrutaba desde los 10 u 11 años de edad, matar perros y gatos y desollar lagartijas vivas. Cuando lo detuvieron, confesó que los mató porque se le “ocurrió”.

El chavo, que tenía algún parentesco con “Chepe”, fue puesto a disposición de la autoridad Especializada en Justicia Integral para Adolescentes y se dijo que recibiría tratamiento psiquiátrico. Lo que realmente sucedió, es que en su calidad de inimputable, fue liberado y quedaría en manos de la familia de los inocentes hacer justicia.

Nunca más se supo de él. Algunos medios recordaron por algunos años la fecha de los asesinatos y las autoridades judiciales dieron carpetazo. Los estudios habían determinado que era imposible su readaptación.

Esto viene a cuento, porque esa errática idea de López Obrador del periodismo desmemoriado que “nunca” criticó el mal desempeño de los gobiernos del pasado y que ahora siente que se ensaña con él. Nada más falso que un billete de tres pesos. Basta un chapuzón con palabras clave en el buscador y chorrean miles de historias cargadas de profusa subjetividad contra Salinas de Gortari, Fox, Felipe Calderón y Peña Nieto.

Varios analistas han remarcado la poca empatía mostrada por el Presidente con el fenómeno social del feminicidio, que es tan real que vino a definirle una opinión pública tan adversa, que finalmente tuvo que tomar decisiones en serio, como la reunión en la Secretaría de Gobernación de este viernes de distintas dependencias para delinear nuevas acciones en materia de derechos humanos de las mujeres y niñas.

Aquí el tema, es que López Obrador no se ayuda a si mismo con su lenguaje: que no distraiga el tema de los feminicidios -caso Ingrid y las manifestaciones frente a la puerta “Mariana”- la famosa rifa y el caso Fátima, producto del neoliberalismo; o el nada más no quemen las puertas o negar que haya malestar social. La gente esta contenta. ¿Con qué?

Y regresamos a lo mismo, sobre con quién realmente busca comunicarse desde las mañaneras y en las plazas que visita. ¿Con sus votantes o con todas y todos los gobernados de este país? En promedio, cuatro millones de usuarios siguen sus conferencias y eventos, pero son públicos distintos y no necesariamente simpatizantes. La tecnología ha borrado desde hace mucho las fronteras territoriales de la comunicación. Ahí tenemos el hashtag «cacas» que se convirtió en metadato global en el asistente de voz de Google. Eso calienta. Pero tampoco son palabras de un Jefe de Estado. Ni Jefe de una nación, que pregunte ¿votaste por mi?, pues entonces nada qué reclamar.

El caso, que todos los días se matan mujeres, niñas y niños y es una realidad irrefutable. Pero a López Obrador siempre le pasan otros datos en sus reuniones diarias con el gabinete de seguridad, donde por cierto, surgió la teoría de la conspiración, el compló: la oleada feminicida es provocada por sus opositores, incluidos los medios de comunicación.

No entiende que sus verdaderos enemigos no están fuera, sino dentro. Están en su propio equipo que le mienten: hay medicamentos en hospitales e institutos, cuando no es así; que el huachicoleo se acabó, cuando Pemex acaba de reportar el robo, tan solo entre junio y octubre de 2019, de 13.9 millones de barriles de crudo refinado como la gasolina, el gas y otros derivados. Proceso le documenta, con pruebas, que Ana Guevara se está chingándose la lana de la Conade, y resulta que es información dolosa.

Y para acabarla de rematar, su partido Morena no le ayuda. La ex novia del macuarro de Fernando Noroña lo exhibe tal como es: patán y corrupto; la Yacult Polevnsky pide a feministas ser más creativas en sus manifestaciones con las coreografías en lugar de pintarrajear y el disparo en las cifras de asesinatos de mujeres es falso. Lo que pasa es que se maquillaban las cifras.

Pues entonces que le reclame al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) que reportó en 2019 un total de 1,006 feminicidios, mientras que en 2018 se registraron 912 casos, lo que significa un aumento del 10.3%.

Quienes dicen que lo conocen, aseguran que Amlo es un hombre bueno, con las mejores intenciones. No lo dudo en absoluto. Quiere hacer las cosas bien y pasar a la historia como el mejor Presidente -después del general Cárdenas del Río, claro-, que pueda dar este país. Pero es necio e ideático. Nada le resulta y la culpa es de los conservadores que quieren regresar al poder.

Si al menos abriera la posibilidad de considerar que en algo, muy pequeño, la crítica periodística puede tener razón, otros serían los contextos para todas y todos.

Hoy, solo esperamos los resultados de la reunión en Segob. Se adelantó que se impulsarán tres ejes de acción: mayor capacitación a las personas servidoras públicas sobre violencia de género, inclusión del feminismo en la educación básica, así como la realización de una campaña de concientización.

En la reunión estarán presentes las y los titulares del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), Consejo Nacional para Prevenir y Erradicar la Discriminación (Conapred), Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna), Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

Así como del Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol), Comisión Nacional de Búsqueda (CNB), Comisión Intersecretarial para Prevenir Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos.

Todos estos organismos, curiosamente, han estado muy callados. Hasta que la opinión pública se les vino encima…

                                                                                              ***

Pero mientras a nivel federal siguen en el vericueto de que el tema de los asesinatos de mujeres, niñas y niños se ha politizado para golpear al Presidente, en Michoacán, el gobernador Silvano Aureoles en lo suyo, y aun cuando la entidad no se encuentra en los primeros lugares en cuanto a feminicidios.

Esta semana se anunció un protocolo especial de vigilancia en las escuelas, para las y los menores que no sean recogidos por sus mamás y/o papás, en los tiempos establecidos y garantizar que lleguen a sus hogares con bien y siempre, acompañados de personas debidamente autorizadas. Trabajan en conjunto la Secretaría de Educación del Estado y los DIFs estatal y municipales.

Y lo más interesante, se platicará con los padres de familia, porque se trata de resolver de fondo, así que si se reporta reincidencia en la conducta de abandono, intervendrá el Estado. Siempre lo he dicho, el problema no es moral, sino ético, hacer lo correcto.

Como parte del protocolo, se dará una tolerancia de 30 minutos en las escuelas para que padres y madres de familia recojan a sus hijos, si esto no ocurre y no se logra comunicación con los tutores, los propios maestros deberán llevar al niño, niña o adolescente a las instalaciones del Sistema DIF Municipal y allí deberán pasar sus papás o la persona autorizada a recogerlo.

Tampoco habrá pretexto por parte de los ayuntamientos en cuanto a los recursos, pues existen lineamientos que ha establecido el Gobierno Federal a través del Sistema DIF Nacional en temas de alimentación, asistencia social, y el estatal implementará nuevos programas en la estrategia para atender a menores de edad en situación de alta marginación. 

Y si aún así, salen mamá o papá que tienen que trabajar para darles de tragar a los chamacos, el programa marca “Palabra de Mujer” será reforzado para llegar a 300 mil beneficiarias con servicios integrales remarcando la atención a la violencia y el empoderamiento. Esto es interesante, porque las mujeres que emprenden su negocito, no le sueltan con tanta facilidad el producto de su esfuerzo a los maridos o pareja, huevones.

En otro frente, también se refuerza el programa para hombres policías en “nuevas masculinidades” para la aplicación de protocolos de actuación con perspectiva de género, no solo en su trabajo, sino al interior de sus propias familias donde se vive violencia.

Aureoles Conejo dio la razón a las mujeres y las protestas: “están enojadas, porque el Estado ha actuado lento para brindar justicia real a los casos de violencia de género”. El fiscal General de Justicia del Estado, Adrián López Solís, dio a conocer que en lo que va del año, se han registrado 39 asesinatos de mujeres, pero aun no tipificado alguno como feminicidio. En 2019, de los 159 homicidios de mujeres en el estado, sólo 12 casos fueron catalogados como feminicidios y una decena ya fueron judicializado

Comment here

Accesibilidad