La OpiniónLa Opinión

La comunicación de la rebelión

220 Vistas

# UnDiaSinNosotras

Por Mina Moreno

“Los hombres temen que las mujeres se rían de ellos. Las mujeres temen que los hombres las asesinen.”

Margaret Atwood

SemMéxico. 24 de febrero 2020.- A lo largo de este 2020 la sociedad mexicana ha sido mudo testigo de la bestialidad y brutalidad humana, dos casos son emblemáticos de ello, llevan por nombre Ingrid y Fátima, fueron la gota que derramaron el vaso, antes de ellas, el feminicidio de la activista Isabel Cabanillas y miles más.

La propuesta de un Paro Nacional sin mujeres en México para realizarse el 9 de marzo, es creada por un colectivo denominado “Brujas del Mar”.

Es producto, del hartazgo ante la indiferencia y ligereza temible del oficialismo, sobre el tema de los feminicidios.

Es la respuesta, a frases como: “ya se habló suficiente del feminicidio”, “el neoliberalismo es responsable de los femenicidios”, “los criminales también son humanos”, “por manifestaciones feministas no voy a renunciar a mis convicciones de moralizar la vida pública del país”.

La idea del nueve nadie se mueve, nace para responder a todas esas frases, a toda la indiferencia, negligencia y omisiones, de los entes del estado, a través de un acto de ausencia de las mujeres, por que somos nosotras quienes conformamos más del cincuenta por ciento de la población en México.

Ni una mujer en las calles, ni una mujer en los trabajos, ni una niña en las escuelas, ni una joven en las universidades, ni una mujer comprando, una invitación que sólo mujeres podían lanzar, no es cuestión de partidos, de artistas, de famosos, de políticos, ni contra el titular del ejecutivo, es un acto de desobediencia civil femenina, si no nos ven, sentirán nuestra ausencia y nuestra importancia en la sociedad.

Es un grito desesperado de ser contempladas en la agenda nacional, en la política nacional del oficialismo, porque señores nos están matando y ustedes no hacen nada.

El nueve ninguna se mueve, es un llamado a la fraternidad humana de las mujeres, desafío al cielo teñido de guinda, de rojo y de división, culto desnaturalizado del dios de la indiferencia que lleva a muchos de sus fieles seguidores a sostener que por whatsapp, por twitter, por facebook, por videos, que el paro nacional está organizando por la derecha, que es sólo un marketing engañabobas, que es un golpe contra el Presidente Andrés Manuel López Obrador, que las mujeres también son asesinas.

Un día sin nosotras, es un acto de desobediencia civil organizado por mujeres para mujeres por los actos de absoluta violencia e impunidad.

Por tantas mujeres, adolescentes y niñas asesinadas, violadas, golpeadas, descuartizadas, desolladas, decapitadas, mutiladas, agredidas sexualmente, cuyo rostro se quiere borrar e ignorar.

Casos como el de Fátima Varinia Quintana, ocurrido en el 2015 en Lerma, en el Estado de México, narrado con tristeza por su propia madre Lorena Gutiérrez:
“Fue violada bestialmente, la apuñalaron más de 90 veces, le abrieron el pecho más de 30 centímetros, le cercenaron la entrepierna, le rompieron sus tobillos, fracturaron sus manos” esta otra Fátima tenía 12 años.

La violencia contra la mujer se define como cualquier acción o conducta que cause muerte, daño o sufrimiento, físico, sexual o psicólogo de la mujer, tanto en el ámbito público como privado, así se encuentra definido en la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer, también conocida como la Convención de Belém Do Para, que fue ratificada por México en 1998, en su artículo 4 establece:

“Artículo 4. Toda mujer tiene derecho al reconocimiento, goce, ejercicio y protección de todos los derechos humanos y a las libertades consagradas por los instrumentos regionales e internacionales sobre derechos humanos. 

Estos derechos comprenden, entre otros:

 a. el derecho a que se respete su vida;

 b. el derecho a que se respete su integridad física, psíquica y moral;

 c. el derecho a la libertad y a la seguridad personales;

 d. el derecho a no ser sometida a torturas;

 e. el derecho a que se respete la dignidad inherente a su persona y que se proteja a su familia;

 f. el derecho a igualdad de protección ante la ley y de la ley;

 g. el derecho a un recurso sencillo y rápido ante los tribunales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos;

 h. el derecho a libertad de asociación;

 i. el derecho a la libertad de profesar la religión y las creencias propias dentro de la ley, y

 j. el derecho a tener igualdad de acceso a las funciones públicas de su país y a participar en los asuntos públicos, incluyendo la toma de decisiones.”

El 16 de noviembre de 2009 la Corte Interamericana resolvió el caso Campo Algodonero vs México, condenando entre otras cosas al Estado a remover todos los obstáculos de derecho o de hecho que impidan
la debida investigación de los hechos y el desarrollo de los respectivos
procesos judiciales, y usar todos los medios disponibles para hacer que
las investigaciones y procesos judiciales sean expeditos a fin de evitar la
repetición de hechos iguales o análogos a los del presente caso.

Como consecuencia de ello, en el 2012 se integra en el Código Penal Federal el delito de feminicidio, figura jurídica que no existía hasta antes del caso Campo Algodonero.

¿Cómo cambiar la misoginia de un país?

¿Cómo concientizar a una sociedad indiferente?

Un hecho es real cada día 10 mujeres son víctimas de feminicidio, cada día quienes nos dedicamos a la defensa de los derechos de las mujeres recibimos llamadas y gritos de auxilio que documentan realidades, sí nos están matando y no estamos contempladas como prioridad en la Agenda Nacional.

La comunicación de la rebelión femenina en México, se realiza a través de un acto de desobediencia civil, que ya rompió fronteras.

Los estudiosos de los derechos humanos sabemos que un sólo caso puede cambiar la legislación de un país, Campo Algodonero lo logró, hoy el feminicidio existe como una figura jurídica y obligó al estado mexicano a tomar medidas y establecer protocolos para erradicar la violencia.

Por eso, el nueve ninguna se mueve es el grito de las mujeres para recordarle al oficialismo disculpe usted, pero merecemos estar contempladas en la agenda nacional.

#UnDiaSinNosotras
#UnDiaSinMujeres

guillermina0204@gmail.com

Comment here

Accesibilidad