AmbigúMartha Elba Torres Martínez

Ambigú

202 Vistas

G-20; la poca estatura de Estadista

Por Martha Elba Torres Martínez

SemMéxico. 26 de marzo 2020.- Para los que todavía creen que el Covid 19 es un cuento chino, producto de mentes perversas de la plutocracia global, o castigo divino para los ricos, en un hecho histórico, sin precedentes para la humanidad desde las guerras de la primera mitad del siglo XX, ayer, gracias a la tecnología digital, pudo reunirse el G-20 para tomar decisiones coordinadas y cooperativas a fin de enfrentar la desgracia que vivimos a nivel mundial.

Pero unos poquitos datos para entender el estado de la cuestión, de lo inédito que sucedió este jueves y que nos da esperanzas de que el presidente de México finalmente entienda que no puede conducir el país como si fuera su chingado rancho.

El G-20 lo integran Australia, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Corea del Sur, Turquía, el Reino Unido y Estados Unidos, la Unión Europea, Argentina, Brasil y México, que representaban a finales del primer milenio, el 85 por ciento de la economía global.

El Grupo se creó por la crisis financiera del momento y para apoyar las economías emergentes, como el caso de los últimos tres países mencionados. Y sí, fue el neoliberal Ernesto Zedillo, el primer presidente que le tocó asistir. Transitaron los siguientes cada vez que se reunía, y ahora, correspondió a López Obrador, sin salir de su búnker en Palacio Nacional. Cabe mencionar que son organismos consultores del bloque, el FMI, la Organización Mundial de Comercio, la del Trabajo y ahora la de salud, entre otros.

El caso, que reitero es una impresión personal, le faltó a López Obrador estatura de Estadista. Dejemos de lado que tuvo que traducirse al inglés su intervención porque ni como presidente le ha interesado aprender el idioma considerado universal; su discurso pareció más dirigido a las y los connacionales, que a los dirigentes de superpotencias mundiales que curiosamente son lo que son, por sus economías tan liberales en materia arancelaria, monopolios, petróleo y especulación en los mercados.

No tengo ni idea cómo tomaron los líderes de China, Estados Unidos, Rusia, Japón y Arabia Saudita que se dejen de esas cosas y hagan tregua económica. Qué tal que en una de esas le hagan caso por las circunstancias que atravesamos.

Aquí la parte que creo que tiene más que ver con México, que con el mundo:

-La crisis de salud pública no se resuelve solo en los hospitales, “sino en nuestros hogares”. Y vino toda una apología sobre la familia, en la que las mujeres deben estar al cuidado de los viejitos y enfermos, como dijo el pasado martes 24.

-Dar preferencia a los pobres, apoyar a las microempresas familiares y a quienes viven de la economía informal.

Leía el más reciente informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que corresponde a 2018, sobre la economía informal en el mundo: más de 61 por ciento de trabajadoras y trabajadores, unas 2 mil millones de personas, que se ganan la vida en ese sector.

Dice la OIT que la mayoría de quienes trabajan en la informalidad, se encuentran en países emergentes y en desarrollo; la mayor parte carece de protección social, derechos laborales y condiciones de trabajo decorosas.

En México, en el primer año de gobierno lopezobradorista y de acuerdo con el INEGI, la informalidad laboral creció a 56.3 por ciento, en relación con 2018 que se situó en 55.9 por ciento. Si bien, es un pequeño repunte, cuando se relaciona con el índice de desempleo que fue de 3.6 por ciento, ya puede darnos una idea de que la política asistencialista, es eso: política, pero no ofrece desarrollo si no se vincula con aspectos importantes como es la educación y la calificación.

Entonces, Amlo, ante las potencias mundiales, se dio un tiro en el pie porque la economía mexicana no ofrece más que informalidad y detentes para detener al coronavirus.

No me juzguen odiosa, pero frente a los 25 mil millones de pesos en créditos que destinará el gobierno de López Obrador para apoyar precisamente a las microempresas, y los esfuerzos adicionales que realizan gobernadores, como Silvano Aureoles con el fondo de mil millones de pesos para apalancar la economía local popular y Enrique Alfaro, de Jalisco, con la compra de pruebas rápidas que aplicará 600 al día, el Congreso de Estados Unidos da una pinche bofetada a los mexicanos.

A principios de marzo -el día 4 para ser exacta- la Cámara de Representantes aprobó 8,300 mdd para encontrar la vacuna -Reino Unido destino 230 millones de euros-, bono extra a los empleados de salud -por la chinga que se están poniendo- y para reforzar los programas de prevención.

Acaba de autorizar la licencia por enfermedad remunerada por dos semanas, hasta por la cantidad de 511 dólares al día, y los empleadores que no puedan pagar serán exentos de impuestos o pagarán vacaciones adelantadas. Habrá pruebas gratuitas de coronavirus para todas las y los estadunidenses, cupones de alimentos y fondos adicionales para el Medicaid.

Aun así, el impacto de la pandemia al “coloso del norte” ha sido brutal. Un total de 3.28 millones de trabajadores habían presentado hasta ayer, solicitudes de ayudas por desempleo.

Y sale López Obrador con que la familia amorosa y Claudia Sheinbaum con puñeteros 10 millones de pesos para la atención de infectados en los hospitales públicos de la Ciudad de México…

                                                                              ***

Como sea, en palabras del rey Salman, de Arabia Saudita, lo urgente es encontrar la vacuna y el G-20 acordó inyectar a la economía mundial, 5 mil millones de dólares para resolver los impactos sanitarios, sociales y económicos de la pandemia que a nivel global toca ya los 500 mil infectados con más de 21 mil muertes, y 3 mil millones de personas confinadas en sus casas.

No quiero ser alarmista, pero me emputa leer tantas estupideces en las redes, cuando en la cresta de la ola de infectados, como en Europa, los médicos tengan que decidir a quiénes salvarles la vida, ante tantos infectados. Un reporte de la AFP, reproduce el dramático caso de una pediatra, Sara Chinchilla, que trabaja en Móstoles, cerca de Madrid, y que se ve obligada a elegir quien puede acceder a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

La verdad es que no hay ventiladores respiratorios suficientes en el mundo y muchos seguirán muriendo. Pero no sé dónde tiene la cabeza López Obrador, que no lo entiende.

Al cierre de esta entrega, Reino Unido ya sufría crisis hospitalaria por falta de personal y ventiladores; en India los mil 300 habitantes ya fueron ordenados al confinamiento total y Rusia suspendió vuelos internacionales, mientras cerraba cafés, tiendas y parques en Moscú, de acuerdo a los informes de la prensa internacional.

Las cosas están de la chingada, y lo que más conviene a López Obrador es que por primera vez cierre la boca. Porque como dijo ante el G-20: que trabajen y hablen los expertos. Para ridículos y tumbazos mediáticos, ya estamos hartos.

¿Qué es eso de que el 19 de abril “podremos de salir de la gravedad”? cuando el propio Hugo López-Gatell estima que será en junio cuando se dé el mayor contagio y para octubre, ahí se revisará…

Comment here

Accesibilidad