Enriqueta Burelo MelgarPor la Cuarta

Por la Cuarta

161 Vistas

Diálogos en Arriaga entre Araceli Burguete y Enriqueta Burelo

Enriqueta Burelo Melgar

SemMéxico. 08 de abril 2020.- Desde que nos conocimos con Araceli Burguete  Cal y Mayor en el parvulario del Colegio Sor Juana Inés de la Cruz en Arriaga, Chiapas, mi amistad ha crecido en términos intelectuales, en mi caso periodista curiosa, sin mucho método científico, y Araceli una investigadora de polendas que te sitúa en el marco teórico, historia del arte y también en el marco de la puerta de algún barecito donde nos hemos libado, ella chelas, yo vino o un whiskito.

Araceli es una estudiosa de la situación indígena en nuestro estado, hoy ya le agregó un elemento más a sus estudios, el feminismo y la lucha por la paridad, porque las chiapanecas asuman los espacios de toma de decisiones, espacios de poder, que ha sido mi lucha desde que tengo uso de razón.

Dada la pandemia recurrimos a una llamada telefónica para este dialogo, que trajo a mi memoria, Diálogos en el Infierno entre Montesquieu y Maquiavelo de Maurice Joly, y sobre todo dadas las temperaturas en nuestro pueblo natal Arriaga, un infierno local en todo sentido, la situación política, la ilegalidad en los nombramientos de las autoridades, el asesinato de Sinar Corzo, han hecho de una tierra con altivez de león como la retrataba en un poema. El político, militar y poeta Cesar Lara, un infierno, como dice el dicho “pueblo chico, infierno grande”

En el dialogo sostenido vía telefónica, abordamos en primer lugar por qué a pesar de las leyes que consagran la paridad, no hemos logrado en Chiapas, la igualdad sustantiva, es más ha surgido un nuevo problema, la suplantación de  facultades, lo cual ya está considerado como un delito, y en muchos municipios de Chiapas vemos a funcionarios y funcionarias del Gobierno Estatal al lado no de quien detenta legalmente el poder, o sea la presidenta, sino de quien la suplanta y no pasa nada es una cadena de complicidades u omisiones.

El Tribunal Electoral Federal ha hecho su trabajo está la Sala Xalapa, mientras que a nivel local nadie se hace cargo totalmente del tema el IEPC, la Fiscalía Electoral o el Congreso Local. La Fiscalía dice que somos apáticas, que no denunciamos, de las 33 presidentas municipales a 25  le usurpan su cargo, los esposos, padres o algún pariente, ellas resultan beneficiadas con este acto y se convierten en cómplices. Mientras tanto 8 presidentas municipales que si gobiernan, han sido golpeadas en los medios de comunicación y en las redes, son víctimas de violencia política, son los costos del ejercicio del poder contra viento y marea.

En el 2015 se decía no hay mujeres que quieran participar y dicho por las propias mujeres o dirigentes de partidos, sin embargo, tuvimos a 800 mujeres entre sindicas y regidoras, más todas las que compitieron y no llegaron, en la siguiente elección 1600 mujeres, entonces porque dicen que no hay mujeres, el primer espacio que obstaculiza la participación de las mujeres son los partidos políticos.

Mientras tanto Oaxaca, los avances han sido al inicio lentos, pero posteriormente se ha metido el pie al acelerador,  las diputadas tuvieron todo en contra, un discurso establecido: usos y costumbres, hace seis años no aceptación social de la paridad, sin embargo a pesar de toda la oposición han avanzado rápido, existe un Instituto Electoral que trabaja todo el año en formación y capacitación, las personas que tienen que ver con el tema se ocupan todo el año, hay elecciones cada año o dos, se vigila el principio de paridad y el principio de progresividad de los derechos políticos de las mujeres. En suma, el principio de progresividad significa por una parte, que el Estado se encuentra obligado a establecer los mecanismos necesarios para la satisfacción y goce de los derechos de los seres humanos y por otra, señala que no se pueden suprimir o reducir los derechos vigentes.

Por otra parte, es importante señalar que las diputadas oaxaqueñas apoyadas por sus compañeros de diversos partidos lograron despenalizar el aborto durante las primeras 12 semanas de gestación, convirtiéndose en la segunda entidad junto a la Ciudad de México en avalar una reforma de esta índole, lo cual nos da una visión de la capacidad de cabildeo  y de gestión de las diputadas oaxaqueñas.

A nivel nacional surgió otra discusión, Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores, dio a conocer el Plan de Contingencia en el tema del COVID 19, cuando le tocaba o al  Presidente o a la Secretaria de Gobernación asumir esta postura, durante la actual administración, la Secretaria de Relaciones Exteriores ha asumido funciones que le corresponderían a la Secretaria de Gobernación, es entonces que nos preguntamos: primero, es por el hecho de ser mujer, dos, por cuestión de quienes es más competente, que razones existen para que esto suceda, a ella no le interesa salir en la foto, me pregunto o es cuestión de vulnerabilidad por edad, son temas que salen a relucir cuando se habla de paridad.

Retornando a Chiapas, las leyes no han sido suficientes y a ello se agrega las condiciones sociodemográficas de este estado, que junto con Guerrero y Oaxaca, la desigualdad social es un indicador, la violencia política hacia las mujeres se da en un marco de dominación patriarcal que permea el acceso al poder, asimismo la sociedad en general no acepta a las mujeres.

La solvencia económica de las candidatas es otro obstáculo a los prestamistas no les interesa negociar con mujeres, eso cruza todo el estado, con sus variantes en los municipios indígenas.

Lo que cabe en Chiapas son las alianzas entre mujeres, creo que ya estamos desterrando el famoso dicho de “juntas ni difuntas”, se están construyendo grupos de mujeres de diversos partidos para hacer un frente común y enfrentar unidas la violencia política hacia las mujeres, estas alianzas deben extenderse hacías las organizaciones de mujeres interesadas en la política.

Hoy que las mujeres gracias a la paridad, pero también a nuestra inteligencia, trabajo político, alianzas tenemos posibilidades reales de conquistar el poder, surgen títulos como Maquiavelo para Mujeres, donde Harriet Rubin se inventa a una princesa, y en lugar de seguir a pie juntillas los preceptos del autor de El Príncipe, enseña a las mujeres cómo pueden aprovechar sus armas específicas como una nueva estrategia de poder. Las mujeres han sido educadas para evitar el conflicto, apaciguar, cuidar y alimentar a los demás, y Rubin nos demuestra cómo pueden codificar estas mismas capacidades prototípicas –la sensibilidad, la profundidad emocional, la capacidad de sacrificio, la abnegación y la generosidad– para actuar en beneficio propio. Para relacionarse con el compañero emocional, con el jefe o con la propia madre; para diseñar estrategias sociales, familiares o económicas; para conseguir lo deseado o evitar lo aborrecible.

Y así como este título que hoy nos parece desfasado, habrá que reelerlo, es importante señalar que los frenos psicológicos, sociales, económicos son todavía un obstáculo para que las mujeres escalen el poder, hay un cosa cierta las 33 presidentas y las 22 diputadas locales, así como las Secretarias de Estado en los tres niveles de gobierno, significan un ejemplo y amplían  el espacio de posibilidades para las mujeres en Chiapas.

Ya que nos inspiramos para el título en Diálogos en el Infierno entre Montesquieu y Maquiavelo, retornaremos dos frases o pensamientos de cada político  y que las mujeres podemos aprovechar y darle un vuelco feminista, una de ellas y súper valida en nuestras luchas es: “No estoy interesado en preservar el status quo, quiero derrocarlo” y la otra “Un cambio siempre deja el camino abierto para el establecimiento de otros”, en eso andamos, ambas del autor de El Príncipe.

Por lo que respecta a Charles-Louis de Secondat, Señor de la Brède y Barón de Montesquieu, autor de El espíritu de las leyes, publicado en 1748, tuvo una enorme influencia en cómo deberían funcionar los gobiernos, evitando las definiciones clásicas del mismo. También estableció la idea de una separación de poderes (legislativo, ejecutivo y judicial) para propagar más efectivamente la libertad. El trabajo influyó definitivamente en la Declaración de los Derechos del Hombre de Francia (Declaración de los derechos del hombre y las ciudades) y en la Constitución de los Estados Unidos. De este pensador retomamos dos frases, a mí parecer poderosas: “Para que no se pueda abusar del poder, es preciso que el poder detenga al poder” y “Los países no están cultivados en razón de su fertilidad, sino en razón de su libertad”

Concluyendo. la conciencia común que han ido tejiendo las mujeres sobre la necesidad de “hermanarse” con otras mujeres confiere al término “sororidad” ese eco positivo, también históricamente detectable, de irse poniendo del lado de la “otra” (y no del “otro”, del “hermano”) para cuestionar y modificar su puesto de relegación diseñado por el dominio patriarcal. Estas afirmaciones precedentes nos dirigen al tema nuclear del artículo: la paridad, la igualdad sustantiva, las alianzas entre mujeres.

Quizá valga la pena concluir este primer dialogo recordando que también la poesía de algunas mujeres ha recogido esa noción de “sororidad”, como es el caso de Adrienne Rich:

 “En este mundo, es de suma importancia/ contar con un apoyo/ que no pueda ser minado: / así escribió/ una mujer, algo valiente y algo buena/ que luchó contra aquello que apenas comprendía. / Pocos hombres en torno podrían o harían más; / por ello se la calificó de arpía, de puta y de fiera”.

Comment here

Accesibilidad