Internacional

Las librerías independientes afrontan un 23 de abril lleno de incertidumbre

139 Vistas
  • Somos el país con más librerías feministas del mundo: Alba Varela Lasheras
  • Libreramente” una librería “del pueblo y para el pueblo: Enya Díez

Lucía Cortés

SemMéxico/AmecoPress, Madrid, 23 abril 2020.- Este 2020 la fiesta de los libros viene marcada por las persianas bajadas de las librerías. El cese parcial de la actividad económica decretado por el Gobierno central ha puesto en peligro la continuidad de muchas empresas del sector. Hablamos con algunas librerías independientes para saber cómo están pasando estos días alejadas de su clientela.

El 23 de abril siempre es el escenario perfecto para visibilizar el mundo de los libros. Las editoriales, los y las autoras, las librerías, las distribuidoras… todas aprovechan la fecha para ponerse sus mejores galas y aumentar ventas y exposición pública. Pero este año, como tantas otras cosas, no van a ser igual. Desde AmecoPress nos hemos querido fijar en cómo están pasando las librerías independientes, esas pequeñitas que hacen barrio y comunidad, este Día del Libro de confinamiento.

En España tenemos la inmensa fortuna de contar con un nutrido plantel de librerías feministas en nuestras ciudades. Dice Alba Varela Lasheras, de la Librería Mujeres de Madrid, que “seguramente somos el país con más librerías feministas del mundo”. Ellas, en la calle San Cristóbal, son las decanas. Alba nos cuenta cómo tiene lidiar con la crianza monomarental de su pequeño con el ritmo de la librería. Cuando le preguntamos por las medidas que pediría al Gobierno para ayudar a las pequeñas librerías a capear la situación lo tiene claro: un Plan Nacional de promoción de la lectura. Que se fomente el hábito lector es la mejor forma de apoyar a las libreras.

Libreramente tiene a Enya Díez al volante. Define su espacio como una librería “del pueblo y para el pueblo” además de feminista. La crisis sanitaria le ha pillado al comienzo de su andadura pues subió por primera vez su persiana de la calle Juntas Generales de Barakaldo (Vizcaya) en septiembre. Se muestra positiva “la gente se está volcando, por lo visto había en el pueblo una necesidad de una librería diferente”. Libreramente está muy presente en las redes sociales donde están organizando una rifa de libros y productos de artistas de la localidad. “Las respuestas están siendo alucinantes, no me lo esperaba ni en mis mejores sueños” nos ha contado. Coincide en la necesidad del fomento de la lectura desde edades tempranas. Además de ampliar los bonos para la compra en el pequeño comercio que se implantan especialmente en Navidad en muchas ciudades y que animan la actividad económica.

En la librería La Rossa de Valencia Alodia tampoco paran quietas. Desde el 14 de abril han vuelto a hacer envíos a través de mensajería o ellas mismas en Valencia capital. Esta tarde tienen tertulia literaria a través de Jitsi y desde el principio del confinamiento han organizado clubes de lectura online. Para ayudarlas a ellas y a tantas como ellas, Alodia pide que se cumpla la Ley del Libro para evitar la competencia desleal en la que algunas superficies y editoriales hacen descuentos inasumibles. “Es absurdo que estos días el Consum esté vendiendo libros”.

Ahora mismo en las Islas Canarias solo hay una librería feminista, la Librería de Mujeres de Tenerife. Hemos hablado con su responsable, Izaskun, quien habla de la angustia ante la situación que estamos viviendo. “Angustia por la precariedad económica, a quedarte en la cuneta”. Pero no tiran la toalla. Como otras, ellas también se valen de las redes sociales: todos los días a las 13:30 (hora local) hace una lectura en vivo a través de Facebook Live. Empezó con “A viva voz” de Úrsula K. Le Guin y ese es el nombre con el que han bautizado la iniciativa. Para ayudar a la reactivación del sector pide más apoyo público: que se recuperen las cifras de compras institucionales anteriores a 2010 y que se tenga en cuenta en esas operaciones a las más pequeñas y a las especializadas.

Son algunos ejemplos pero no son los únicos: en Santiago de Compostela tienen a Lila de Lilith, en Madrid está Mujeres&Cía, en Barcelona disfrutan de Proleg… Este 23 de abril y todos los días del año son buenos para apoyar a las librerías feministas que aportan tanto en la difusión del pensamiento feminista y del trabajo de las mujeres creadoras.

SEM-Ameco/lc

Comment here

Accesibilidad