Redes

Se apaga la vida de Jaime Montejo, fundador de Brigada Callejera

610 Vistas
  • Elvira Madrid se recupera en casa de enfermedad respiratoria, llueven mensajes de solidaridad.

Redacción La Coperacha
SemMéxico/La Coperacha. Ciudad de México // 05 de mayo de 2020.- Este día a las 03 de la madrugada la vida de Jaime Montejo se apagó. Hospitalizado con síntomas de Covid-19 en el Hospital General de México, Jaime venía recuperándose con oxígeno hasta ayer. Brigada Callejera dio a conocer el deceso.

Elvira Madrid, en tanto, se recupera en su domicilio y le llueven mensajes de solidaridad. “Tenemos que hacer que Elvira se aferre a la vida”,  escribió Brigada Callejera, organización fundada por Jaime y Elvira hace más de dos décadas en momentos de lucha contra otros virus como el VIH y la desinformación.

El primer reporte médico fue de neumonía aguda. La Torre Quirúrgica del Hospital General lo recibió luego de un periplo de tres días en más de ocho hospitales de la Ciudad de México.

“La lucha de toda su vida desde Colombia hasta México fue de insurgencia, fue de revolucionar, fue como su madera y su tenacidad para crear cambios”, describió a Jaime Montejo la Brigada Callejera en un mensaje por redes sociales.

Las últimas acciones de Jaime y de la Brigada Callejera fueron organizar de manera autogestiva ayuda (despensas y un comedor comunitario) para miles de trabajadoras sexuales que comenzaron a quedarse en situación de calle y sin ingresos económicos por la emergencia sanitaria.

Adherentes a la Sexta, denunciaron juntos, incontables veces, los abusos de policías, de autoridades y de redes de padrotes y madrotas que explotaban a las trabajadoras sexuales en varias ciudades del país.

Contribuyeron a organizar colectivamente a mujeres y trans. De ese esfuerzo nacieron  cooperativas de trabajo sexual como Ángeles en Busca de la Libertad, así como Mujer Libertad Sociedad Cooperativa, ésta la primera de Latinoamérica.   

En 2014, junto con el bufete de abogados Tierra y Libertad y la Red Mexicana de Trabajo Sexual, lograron el reconocimiento del trabajo sexual en la Ciudad de México como actividad lícita.

Los encuentros anuales de la Red Mexicana de Trabajo Sexual comenzaba en catarsis y lluvia de denuncias y concluían en una comilona festiva, no faltaban los chilaquiles verdes.

La antropóloga Marta Lamas expresaba de Jaime y Elvira su respeto y agradecimiento por abrirle la oportunidad de investigar y conocer al sector de la calle.

Implementaron en 2006 un proyecto de mercadeo social a partir de la fábrica de condones El Encanto, con su venta generan ingresos para las clínicas de atención para trabajadoras sexuales del país y para personas migrantes, así como centros comunitarios en CDMX y Tapachula, Chiapas.

El ambiente de abusos en el entorno del trabajo sexual en La Merced, en Tlalpan, en Metro Revolución, en la Zona Galáctica, se contraponía con el festivo de las mujeres y trans que hacían la calle. La Cumbia de la Brigada Callejera, compuesta por Joel Castro dio cuenta de ello.

Comment here

Accesibilidad