AmbigúMartha Elba Torres Martínez

Ambigú

227 Vistas

Domado por COVID-19, invierte en salud o en caprichos

+ Enero-marzo: de 0.8% la inversión física en salud; sector energético, 48.7%

Por Martha Elba Torres Martínez

SemMéxico. 14 de mayo 2020.- En uno de esos videos raros que acostumbra, el Presidente López Obrador dijo el domingo 26 de abril, que ya se había “domado la epidemia”. Pero fue al revés. El virus llegó en avión a mediados de febrero, y se queda para siempre. En dos meses y medio, ha matado a cerca de 5 mil personas sin contar las “neumonías atípicas”. Difícil de creer, pero ya se da un entre con el crimen organizado que entre marzo y abril cobró la vida de 5 mil 077.

En lo económico, también le bajó lo gallito de la esperanza, con los más de 750 mil empleos formales perdidos nada más durante el confinamiento. “Si las empresas tienen que quebrar, que quiebren… son ellos los que deben asumir los costos y no el pueblo”, dijo Amlo el 7 de mayo.

Y el reporte de la ONU sobre la “Situación y Perspectivas de la Economía Mundial”, solo confirmó las expectativas del de Hacienda, Arturo Herrera: la contracción será de 3.9 por ciento, si bien nos va. Malo, que no se equivoque el FMI, con el decrecimiento estimado en 7 por ciento.

No sé si tenga sentido para el Presidente los vaticinios de la ONU, pero la producción económica mundial caerá casi 8.5 billones de dólares los próximos dos años, anulando casi todos los avances logrados en los últimos cuatro. En México, en 2019, el crecimiento fue cero. Que no se nos olvide.

Así que Covid impone la “nueva” realidad.

Este lunes 18, en convivencia enfermiza, México comienza a reactivar la economía y recuperar la actividad social y escolar, de manera gradual. En primerísimo lugar, los sectores que le dictaron desde Estados Unidos: automotriz y autopartes, minería y la construcción. El resto del sector laboral y educativo, de acuerdo al semáforo difundido esta semana, pero también sujeto a los diagnósticos más precisos sobre la pandemia y su estela de destrucción, que tienen las autoridades estatales y municipales. Qué bueno que no se va a pelear.

Hoy nuevamente se reúnen los gobernadores de Coahuila, Nuevo león, Tamaulipas, Durango y Michoacán para revisar sus curvas de contagios y con base en ello. Tomar decisiones. Porque ya lo prevén, con el desconfinamiento, aun en las entidades no autorizadas por el semáforo, la gente buscará la manera de resocializar. Somos entes sociales y no podemos negar nuestra naturaleza.

Por ello, es muy importante que razonemos, que reactivarnos no significa bajar la guardia. Hay que seguir con las medidas suficientes para evitar contagios: continuar con el cubrebocas y gel, guardar distancia y saludar sin besito en la mejilla o abrazos y sobre todo, cuidar la higiene en el hogar.

Por su parte, el Presidente, si ya tomó consciencia de que Covid lo amansó, tendrá que tomar otra dolorosa decisión, como ya lo hizo con el retorno del Ejército y la Marina a las tareas de seguridad pública, y es, invertir en salud o en sus obras.

No hay para las dos cosas…

                                                                              ***

La semana pasada, leí una nota de Elizabeth Albarrán en El Economista, muy reveladora: en el primer trimestre del año, los recursos que se destinarían para construir nuevos hospitales y la compra y mantenimiento de equipo médico, registraron una caída de 63.7% en términos reales; así, el gasto en inversión física del sector salud, fue de 1,300.4 millones de pesos.

Esta cantidad representó apenas 0.8% del gasto total de inversión física del sector público, mientras que el sector energético absorbió 48.7%, con un total de 74,860.2 millones de pesos, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Es decir, cuando López Obrador ve lo que está pasado desde diciembre pasado en China, y los primeros dos meses de este año, en Europa, decide inyectarle a Pemex, en lugar de a la salud.

Y es importante ponerlo en la mesa, porque el 8 de mayo, ante las críticas razonables de los ex secretarios de Salud José Narro y Julio Frenk, sobre lo confuso de las estadísticas sobre la pandemia, el Presidente reacciona con otros de sus arranques, y los acusa de haber dejado un “cementerio de hospitales y centros de salud”. De hecho, quedaron al menos 307 inconclusos, precisó Hugo López Gatell.

Efectivamente. Y entre ellos, porque me consta, se encuentran los nuevos hospitales Civil e Infantil en Ciudad Salud, en el municipio de Charo, donde ya operan los de especialidades del ISSSTE e IMSS. Las obras iniciaron en 2013 y para 2018, ya registraban un avance de 70 por ciento. La pregunta es ¿por qué la Federación no le metió en 2019 para concluirlos y echarlos a andar?

El estado, con recursos muy limitados y como pudo, ya invirtió 70 millones de pesos en vialidades internas, suministro de energía eléctrica, agua potable, telefonía, drenaje y transporte, pero falta todavía infraestructura y equipamiento.

Entonces, que quede claro: quien quiso dejar esos nosocomios inconclusos, fue el mismo Amlo. ¿Qué le costaba terminarlos y poner la placa con su nombre? Eso es lo que menos importa, ante el beneficio de hospitales dignos para 4.2 millones de personas.

Sigo con la nota de Albarrán, porque recoge impresiones del economista y profesor de la Universidad Iberoamericana de Puebla, Enrique Cárdenas, quien establece que las disminuciones en la inversión física en salud, es lo que ha dificultado más, las capacidades del gobierno para atender y enfrentar la emergencia sanitaria.

Y precisamente por eso, los hospitales improvisados en el Centro Banamex, los CRITs y hasta el autódromo “Hermanos Rodríguez”, así como recurrir a los privados para atender los contagios.

Entonces, que nos explique ¿por qué insiste en invertir en el barril sin fondo que es Pemex, que en los primeros tres meses del año, ya perdió 562,251 millones de pesos, y no le mete a infraestructura en salud, en medicamentos, en buenos salarios para el personal de este sector?

Así las cosas, tendrá que tomar la mejor decisión en beneficio del pueblo que tanto le importa: sigue de necio con lo que serán sus elefantes blancos, la refinería Dos Bocas, el Tren Maya y el aeropuerto de Santa Lucía, o prefiere ser recordado como el Presidente que defendió la vida de las y los mexicanos, frente al nuevo naturalizado mexicano…

                                                                              ***

LA COMIDILLA

Que todo mundo se pregunta si a las y los 25 diputados que a finales de 2019 defraudaron a la Constitución, les sobrará algo del millón de dólares por piocha, que dicen, recibieron por ampliar el periodo de 2 a 5 años, del gobernador de Baja California, Jaime Bonilla. Esta semana la Suprema Corte de Justicia de la Nación tiró por grosera y absurda, la maquinación.

¿Y cómo queda la ex ministra Olga Sánchez? Es imperdonable un periodista con memoria corta. Todavía se encuentra en redes aquel video indiscreto que grabó a la titular de Segob en sus oficinas, celebrando la cochinada con Bonilla y sus secuaces.

Sánchez Cordero, Manuel Bartlett, Ana Gabriela Guevara y ahora Sanjuana Martínez, son apenas la punta del iceberg de la corrupción y la podredumbre en el gobierno de la 4T.

Y sí, que están transformando el país. Como advertimos: para mal…

Comment here

Accesibilidad