Congreso

Buscar un modelo que reduzca la brecha de la pobreza, plantea Lorena Villavicencio

154 Vistas

Elda Montiel 

SemMéxico. Cd. de México. 22 de mayo de 2020-. En un país donde 52 millones de mexicanas y mexicanos están en la pobreza y nueve millones en pobreza extrema a lo que se sumarán aquellos que se queden sin empleo formal e informal por contingencia sanitaria del COVID 19, la diputada Lorena Villavicencio de Morena exhortó a las y los diputados de la XLIV Legislatura para llegar a un nuevo Pacto Nacional para alcanzar un estado de Bienestar.

Se pronunció por tomarle la palabra a Alfonso Ramírez Cuéllar, presidente de Morena, para sentarse en la mesa de diálogo para que las y los diputados de todas los partidos junto con otros actores políticos y sociales establezcan un diálogo para alcanzar un estado de Bienestar con el replanteamiento de mecanismos eficaces para identificar y medir la riqueza sin que quede circunscrita únicamente al ámbito de actuación de un organismo autónomo. 

Planteó conseguir un Ingreso Único Vital, como una medida para quienes han perdido su fuente de ingresos a causa de la contingencia sanitaria del COVID-19.

A mediano plazo la Instrumentación de un Ingreso Básico Universal como una medida de aplicación, permanente y general, que le permita a todas y todos los ciudadanos mantenerse en la línea de bienestar. 

Así como el acceso a la salud sin importar si son empleados formales e informales además de mejorar sustancialmente las condiciones de desarrollo y de ejercicios de libertades y derechos de los sectores más desprotegidos. 

Destacó que la misión más importante en este momento es frenar el aumento de la pobreza y atender la ya existente para acabar con la otra gran pandemia del mundo que es la desigualdad.

Tras calificar de oportuna la propuesta de Ramírez Cuellar, la diputada morenista, señaló que nos encontramos en un momento que obliga a reflexionar sobre la necesidad de un nuevo modelo de redistribución de la riqueza, de eliminación de prácticas económicas predatorias y opresivas, donde la abundancia, el estatus y las oportunidades, dejen de verse como fines en sí mismos y donde la competencia no apunte hacia el monopolio y el aumento de la rentabilidad. 

Llegó el momento, dijo, de aspirar a un modelo que propicie una reducción efectiva de la brecha de pobreza y que procure para ello la mejora de servicios tan elementales como un sistema de salud que funcione con calidad de atención universal, así como un sistema educativo que permita la prosperidad.

Precisó que lo anterior cruza necesariamente por una reforma fiscal que atienda el principio de proporcionalidad, ya que el aportar en la medida de las posibilidades debe ser la base sobre la cual todos los ciudadanos debemos contribuir al gasto público y al financiamiento del Estado de Bienestar, esto es, que pague más quien gane más. 

Comment here

Accesibilidad