AmbigúMartha Elba Torres Martínez

Ambigú

218 Vistas

¿Vacunados ya, Amlo y López Gatell?

+ Olga Sánchez, también inmune

+ Ya no se contagian presidentes ni primeros ministros

Por Martha Elba Torres Martínez

SemMéxico. 04 de junio 2020.- La decisión de López Obrador de salir de gira por el sureste del país esta semana, sin duda causó preocupación. Exponerse a un contagio en pleno pico de la pandemia, a sus 66 años y con antecedentes de salud serios -dos infartos-, pasó de considerarse un acto de locura, a sembrar sospechosismo sobre las razones que lo tienen tan seguro, de no enfermar y hasta morir.

Del tingo al tango, rodeado de decenas de personas de logística federal y estatal de las plazas que visita, Tabasco inundado de coronavirus. Y él, tan despreocupado. Esto ya no indica otra cosa, que trae un “detente” mucho más efectivo en lo terrenal, que su trébol de 4 hojas y el Sagrado Corazón de Jesús.

La literatura científica accesible en Internet habla de 120 tipos de vacuna para el coronavirus que han experimentado los laboratorios de las superpotencias desde que inició la pandemia. China anunció desde marzo resultados exitosos y hasta Trump recriminó al buró comunista de no compartirla con el mundo, pero ya tiene la suya y por eso ya le vale Wilson contagiarse.

A lo que voy es que puede ya existir la vacuna, pero desde luego, no para todos.

El Presidente y Hugo López Gatell no usan cubrebocas porque no temen al contagio. Tampoco la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, que aseguró estar “blindada” con unas gotas “mágicas” a base de cítricos y que mata el virus. Es más, son tan buenas, tan buenas, que con ellas se curaron los gobernadores de Hidalgo, Querétaro y Tabasco.

¡Uta! Me cae que entonces el mundo esta bien pendejo. Casi 400 mil decesos a nivel global, en México más de 100 mil contagios y 12 mil han muerto de forma horrenda, cuando existen gotitas “mágicas” que se chingan al Covid.

Pues entonces ¡no tienen madre! Tanta muerte, enfermedad, la economía destrozada y millones sin empleo ni ingresos, y los cacas grandes de la cuarta, inmunes, porque ya se vacunaron.

Hoy el Covid asesina más que el crimen organizado. De enero a abril, 11,729 frente a 11,535, de acuerdo a los más recientes datos.

Pero no es para alarmarse ni apanicarse, dijo en la víspera López Obrador desde Palenque, Chiapas. Ahora no mentir, no robar y no traicionar es el nuevo antídoto contra el microorganismo. Los más mil fallecidos en un día, fue solo un ajuste en las cifras. El caso que Gatell cada día sube el estimado de vidas que se perderán: hasta ayer, 35 mil.

Líderes como el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, la vicepresidenta de España, Carmen Calvo, Alberto de Mónaco y el ministro de Salud de Israel, Yaakov Litzman, junto con otras celebridades, resultaron infectados entre marzo y abril. Superaron el mal y ya no se ha vuelto a saber de un caso que involucre a figuras de esa talla.

Yo no me trago las gotitas “mágicas” curaCovid que dice Sánchez Cordero. En todo caso, habrían resultado más efectivas y menos costosas que los miles de millones de pesos gastados en equipos e insumos médicos, a menos que sea -como se percibe- el gran negocio de los políticos de la cuarta.

¿Por qué la titular de Segob le cuelga el milagro de no contagiarse a las gotas que escuchó en un publirreportaje? Porque tampoco es estúpida, para revelar que lo más granado de la cuarta ya pudieron tener acceso a una vacuna, mientras la población muere.

Y es una conjetura, resultado de ver al Presidente y a sus colaboradores, así como a López Gatell, tan seguros de que no se van a enfermar. No puedo probar mi argumentación, pero tampoco Amlo puede demostrar que no es así. ¿Alguien puede dudar que en Palacio Nacional tenga un sala de terapia intensiva muy bien equipada?

Por eso, tan campante en su primera semana de regreso a las giras por el interior del país, pero tampoco con los resultados esperados.

La pandemia sigue arrinconando su discurso propagandístico. La información sobre sus obras insignia se perdió en el torrente del Covid y todo lo que arrastra a su paso. Gatell se sigue desinflando, la danza de millones y millones de créditos también chocan con la realidad: robos, asaltos, plantones frente a Palacio Nacional y toma de casetas de peaje para sacar dinero porque no tienen para comer. ¿Entonces? ¿No que muy protegidos los de abajo?…

                                                                              ***

Y ahí tenemos a López Gatell con sus versiones confusas y encontradas sobre la evolución de la pandemia.

Lo escuchaba y recordé la columna de Carlos Loret de Mola, del martes 2 de junio en El Universal.

“¡¿Cuándo le vas a dejar de mentir al presidente?!, estalló con voz firme la jefa de Gobierno, la morenista Claudia Sheinbaum contra el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, en una reunión privada hace cosa de un mes, según me confiaron dos personas que estaban presentes y me corroboró una tercera fuente con acceso al contenido del encuentro”.

No lo dudo, porque los periodistas nos nutrimos de trascendidos siempre que la fuente sea confiable y verificable, y dos: la Sheimbaum ya no da una, el costo político que pagará su partido en la capital del país será muy alto.

Otro párrafo de Carlos Loret: “Estas enormes diferencias entre las cifras de muertos real y oficial, se han ido documentando contundentemente por la prensa nacional e internacional. (..)  Ya está claro que en la vida real hay muchas más muertes de las que reporta en su conferencia de prensa diaria de Palacio Nacional. Cada vez son más especialistas -desde médicos hasta matemáticos- que, usando los datos del propio subsecretario, exhiben que lo que dicen López-Gatell y López Obrador sencillamente no es verdad, y que el número de muertos es el triple y el número de contagiados es 25 veces mayor”.

Esto lo retomo, por una pregunta de un médico que me dejó atónita: ¿sabes de alguna vez que se haya parado López Gatell en una sala de terapia intensa? ¿Tiene siquiera una puta idea por lo que pasamos nosotros? ¿del miedo, el agotamiento, el estrés, trauma que está desarrollando el personal de salud?

Desde luego nunca los prepararon para enfrentar una pandemia como ésta y menos los acompañan las autoridades. Cuando muere un o una colega por contagio, el golpe emocional es demoledor. Pero no se van en masa, porque pierden sus plazas que tanto trabajo y esfuerzo les costó.

Igual tiene que ver con los amparos que médicos, enfermeras y pasantes han promovido ante tribunales, porque los obligan a trabajar en recintos a pesar de sufrir padecimientos que los colocan en mayor vulnerabilidad de contagio y muerte.

El especialista con que platiqué me lo confirmó. Mucho personal del ISSSTE, con apoyo del sindicato o de jefes, han conseguido incapacitarse, pero el trabajo se complica para los que quedan en la “primera línea”. Jornadas extenuantes, mal comidos, les da miedo hasta zurrar, prohibido enfermarse, los equipos de protección siempre son insuficientes.

Todos los reportajes que se han transmitido en los noticieros de Ciro Gómez Leyva son tan reales como los mismos muertos. Todo el personal de salud odia a Gatell y le mienta la madre al Presidente.

Como veo las cosas, ya ni los programas sociales le alcanzará a la cuarta, para retener la mayoría absoluta en el Congreso de la Unión…

                                                                              ***

A propósito, muy interesante la respuesta de Ricardo Monreal a las manifestaciones en vehículos #FueraAmlo, del sábado 30 de mayo en más de 70 ciudades del país. Propuso a las bancadas opositoras, “si lo desean”, hacer los cambios constitucionales para adelantar la revocación de mandato al 2021, y se decida junto con la nueva conformación de la Cámara de Diputados.

“Si hay seguridad de que van a ganar la Cámara de Diputados, mucho mejor ganarían la revocación de mandato para que el Presidente de la República concluya su encargo. Les aseguro que lo va a respetar, con el dolor de su corazón”, dijo el ex priísta y ex perredista.

López Obrador y Morena siguen perdiendo membresía. Eso está probado hasta por las encuestas cuchareadas. Lo que tampoco me creo, es que haya sido una balandronada de Monreal. Lo que sí, es el otro significado de adelantar la revocación.

En Morena hay mucha gente pensante, realmente preocupada por tanto dislates presidenciales y la falta de capacidad para conducir el país, de su primitivismo político, que todo lo vea blanco o negro y nunca tonalidades. ¿Por qué no se expresan? Por miedo a perder las canonjías, los privilegios que acompañan siempre al poder.

Entonces, ¿por qué dijo lo que dijo Monreal? Porque toda prospectiva política contempla los escenarios catastróficos. Y surgió del propio imaginario crítico colectivo: que se vaya Amlo, pero entonces ¿quién?

Un moreno con la capacidad para tratar de componer el pinche desmadre en que esta el país; con la habilidad de reconciliar, terminar con los chairos y fifis, con lo de conservadores y corruptos y el pueblo “sabio” pero mascota al que hay que darle sus croquetas; reconocer el valor de los trabajadores pero también de los invierten. Darle su lugar a las mujeres como población mayoritaria.

Es un hecho que en 2018 se votó por un fiasco. Muchos clasemedieros que hoy echan espuma por la boca contribuyeron a eso. Ricardo Anaya y Pepe Meade pudieron ser mejores como presidente. Y en una de esas, qué tal que alguno pueda repetir en 2024, ya no al amparo de un partido, sino de todo un movimiento de “resistencia” al modelo chavista que Andrés Manuel pretende imponer.

Por Morena, yo no veo más que dos: a Ricardo y a Marcelo. ¿Quién, en un escenario catastrófico de revocación, se ubicaría en el 2021 o 2022, y quién en el 2024? Las cosas se van a poner de a peso…

Comment here

Accesibilidad