CoordenadaLupita Ramos Ponce

Coordenada

119 Vistas

Giovanni y los Derechos Humanos en Jalisco

Lupita Ramos Ponce  

SemMéxico. Jalisco. 05 de junio 2020.- Giovanni un hombre de 30 años, fue entregado muerto el pasado 5 mayo después de haber estado bajo la custodia de la policía de Ixtlahuacán de los Membrillos, Jalisco. En un video que circula en redes sociales se aprecia que el joven se resiste a ser detenido, mientras que las personas que se encuentran a su alrededor cuestionan los motivos incluyendo el tema del uso del cubrebocas.

A casi un mes de los hechos, las autoridades de Jalisco no habían aclarado la causa de la detención ni su muerte. Apenas ayer y después de que la familia de Giovanni denunciara públicamente los hechos, es que el fiscal en rueda de prensa señaló que: “La Fiscalía Estatal inició desde el pasado 5 de mayo una capeta de investigación por la muerte de Alejandro Giovanni, quien horas antes fue detenido por presentar conducta violenta, según consta en los informes de elementos de la Policía Municipal de Ixtlahuacán de los Membrillos. De acuerdo a los datos que se encuentran dentro de la carpeta de investigación, los elementos de la policía municipal que realizaron la detención de Giovanni no consta en sus informes que el motivo de la detención esté relacionada con el uso de cubrebocas, como se ha dicho a través de la redes sociales”.

El gobernador del Estado, Enrique Alfaro utilizó sus redes sociales para decir que: “Los hechos ocurridos hace un mes, en Ixtlahuacán de los Membrillos, se están investigando a fondo por la Fiscalía de Jalisco. Si los policías municipales son culpables de cometer un exceso en el uso de la fuerza, serán castigados con todo el peso de la ley”.

La familia de Giovanni dio a conocer los hechos que habían permanecido ocultos, en medios señalan que: “Giovanni sí fue detenido por no usar cubrebocas; llegaron los policías a hacer una redada de levantar gente que no trajera cubrebocas. Íbamos a ir a cenar y llegaron y nos agredieron. A mi hermano lo agarraron como diez policías, a mí también, pero yo me alcancé a zafar y a él lo estaban golpeando, torturando, ahorcando ahí. Yo en ese momento empecé a grabar. Le dijo a mi tía que confiara en él para que al otro día saliera. Mi tía fue a la hora que se le pidió y cuando llega allá le dicen que, pues que no, que el muchacho estaba grave y que se les había pasado la mano. Que se fuera al Hospital Civil de aquí de Guadalajara, pero no había nadie ahí”. Posteriormente les entregaron el cuerpo de Giovanni al que aseguran murió por “traumatismo craneoencefálico”.

La narrativa gubernamental que se construye alrededor del asesinato de Giovanni es distractora y cínica. Estamos hablando de un ciudadano que fue interceptado por la policía municipal, es detenido de manera violenta y al día siguiente le dicen a sus familiares que lo busquen en el hospital, en donde la familia lo encuentra ya muerto. El discurso gubernamental de “serán castigados con todo el peso de la ley” debe llegar más arriba que los propios policías.

Yo pregunto: ¿Quién le dio el control absoluto a la policía de Jalisco del espacio público, del espacio social, del espacio comunitario? ¿Quién les dijo que el uso de cubrebocas de la población era obligatorio y que habría tolerancia cero a quien incumpliera ese mandato? ¿En qué se fundamentó el gobierno del Estado para emitir un decreto hace algunas semanas en donde establece la restricción de derechos? ¿Quién capacitó a los policías para resguardar la seguridad en situación de pandemia? Evidentemente, la ejecución extrajudicial de Giovanni es una grave violación a los derechos humanos que no termina con la destitución y encarcelamiento de los policías que intervinieron en su detención y ejecución; la responsabilidad social, política y jurídica de este crimen tiene muchas cabezas que tienen que responder ante una autoridad jurisdiccional y ante el organismo protector de los derechos humanos.

Y no, Giovanni no murió, Giovanni fue asesinado, Giovanni fue ejecutado por autoridades en ejercicio de sus funciones y a eso se le llama ejecución extrajudicial.

lupitaramosponce@gmail.com

@lupitaramosp

Comment here

Accesibilidad