AmbigúMartha Elba Torres Martínez

Ambigú

191 Vistas

Ya todos los rebeldes, al ritmo de la BOA

+ Enrique Alfaro y su pésima gestión de conflictos

Por Martha Elba Torres Martínez

SemMéxico. 11 de junio 2020.- De veras que muy mal que haya tenido que suceder la muerte del jovencito Alexander, de Oaxaca, para develar que las violentas protestas por la muerte de Giovanni, de Jalisco, fueron orquestadas contra el gobernador Enrique Alfaro. Pero qué el panfletazo de la BOA permita ampliar la mirada sobre su longitud en el ejercicio legal y legítimo del derecho a disentir.

Vamos por partes.

El martes 9, el jovencito Alexander falleció a causa de los disparos de un policía municipal de Acatlán de Pérez Figueroa, Oaxaca y el hecho trascendió, por el desgarrador video de una madre que pierde a su chiquito. Al siguiente día, miércoles 10, la Fiscalía de Oaxaca ya estaba confirmando del homicidio y la puesta a disposición ante la autoridad competente, del agente involucrado en el hecho.

De acuerdo a testimonios, Alexander, junto con otros tres jóvenes, caminaban por la calle y sin razón aparente, desde una patrulla les dispararon. También resultó herido de gravedad, Carlos, de 15 años. Las razones del ataque tendrán que conocerse.

Acatlán de Pérez Figueroa, como la inmensa mayoría de los municipios de México, es considerado conflictivo por los altos índices de delitos comunes y con actividad del crimen organizado. Igual que Ixtlahuacán de los Membrillos, en Jalisco, donde Giovanni López, de 30 años, murió a causa de los golpes que recibió de policías municipales, el 4 de mayo. Supuestamente había sido detenido por no llevar el cubrebocas.

Del homicidio nos enteramos exactamente un mes después, que la familia difunde el video del momento de la detención, y en el que se escucha claramente la voz de una mujer: “lo vamos a subir a internet” y de un hombre: “si lo matan, ya sabemos”.

De que lo mataron, lo mataron; que el video tardó un mes en ser subido, sí sirvió como acicate a las violentas manifestaciones en Guadalajara y la Ciudad de México, por esa variable extraña siempre presente en todo movimiento con trasfondo político.

De las razones para guardar el video que prueba los últimos minutos con vida de Giovanni, corren dos versiones en medios locales: que los familiares fueron amenazados por el alcalde Eduardo Cervantes Aguilar y que éste les ofreció 200 mil pesos de indemnización, que no aceptaron. La otra, del edil que niega ambas cosas.

El caso, que el gobernador no supo gestionar el conflicto a tiempo. Es ese elemento tan fundamental en el manejo de una crisis: respuesta rápida. Me cae que Enrique Alfaro necesita una Julieta López, como la que trabaja con el michoacano Silvano Aureoles. Es veloz y de resultados. Ahí está como lo ha reposicionado con la estrategia mediática para la pandemia.

Desde luego que Alfaro debió tener conocimiento del caso, porque involucra fuerza pública, así sea municipal. Y no actuó la Fiscalía, que dejó pasar un mes para abrir la carpeta y atraer a toda la corporación -69 elementos- para ser investigada. Tampoco puede ser argumento que el mandatario anda tan ocupado con la pandemia, que un muerto más, ni al caso.

Pues sí, fue el caso. La violenta manifestación frente a sus narices, con destrozos a palacio de Gobierno, dos patrullas incendiadas y el intento de quemar vivo a un policía estatal y al día siguiente, el vandalismo anarquista en la Ciudad de México, por los asesinatos del estadunidense Floyd y Giovanni.

No son muchos, pero ¡cómo provocan daños!: bombas molotov, piedras y hasta botellas rotas lanzadas con tal fuerza, que se convierten en filosas navajas.

¿Qué tuvo que ver Amlo? Claro que no. Pero en política, siempre se tira a la cabeza. Hay que recordar el “¿y yo por qué?” de Vicente Fox en el 2002, sobre el conflicto entre TV Azteca y Canal 40 de CNI?, o los señalamientos precisamente de López Obrador a Peña Nieto por Ayotzinapa. Y no es que sean directamente responsables, pero si la cabeza.

Sobre Felipe Calderón, fue el propio presidente de la Suprema Corte de Justicia, Arturo Saldívar, quien lo acusó de promover linchamientos mediáticos en dos casos extremos: la guardería ABC y Florence Cassez. Lo malo, que el ministro tardó 8 años en denunciarlo, y precisamente cuando el Presidente en turno le puso sus costosos Crockett & Jones en el cuello, con la reducción de sueldos y “limpia” en el Poder Judicial.

El caso que por la muerte de Giovanni, desde el 5 de junio hubo tres elementos detenidos, comenzando por el comisario, un mando medio y un agente; el alcalde Cervantes Aguilar ya presentó versión de los hechos esta semana, y los escarceos con el presidente López Obrador, fue solo eso.

Un dato interesante que aportó la Fiscalía, es que de los 69 elementos de la Policía Municipal de Ixtlahuacán de los Membrillos, 34 habían reprobado el último examen de control y confianza y no fueron retirados. El municipio está considerado bastión del Cártel de “El Mencho”.

                                                                                              ***

Apenas el pasado 7 de marzo, en Calvillo, Aguascalientes y víspera de las manifestaciones feministas, López Obrador reiteró que su gobierno garantiza la libre expresión de las ideas y el derecho a disentir. “Son pilares de la Cuarta Transformación del país”, dijo.

“El cambio de régimen es pacífico y por ello es plural, es decir, todos tienen derecho a manifestar su punto de vista. Por eso, ante un cambio tan profundo como el que impulsa, se debe normalizar que haya oposición, ya que con ello se construirá una verdadera democracia”.

“Por eso no debemos espantarnos, si hay oposición, tiene que haber pluralidad. En las dictaduras sólo hay pensamiento único, no se puede protestar, pero nosotros aspiramos a construir una verdadera democracia, que en libertad podamos transformar a México”. (fuente: https://aristeguinoticias.com/0703/mexico/la-4t-garantiza-la-libre-expresion-de-las-ideas-y-el-derecho-a-disentir-amlo/)

Pues sí que requiere de su dosis diaria de Zukrol, porque convenientemente siempre se le olvida lo que dice, y salió el martes 9 con el documento que le hizo llegar Omar Cervantes, vocero de la Segob, ahora mejor conocido con el alias de “el Pueblo”: la conformación del Bloque Amplio Opositor. O la BOA, canción tan famosa de la Sonora Santanera y con la que medio país se pitorreó.

Primero. El derecho a la libre expresión, la manifestación de las ideas y a disentir, están consagrados en la Constitución General y no son concesión magnánima de Amlo. La posibilidad de que todos participemos en las discusiones públicas, es uno de los bienes más preciados de toda sociedad democrática, nos dice el jurista Mario Carbonell. Es la libertad de expresión lo que permite la creación de la opinión pública, esencial para dar contenido a principios del Estado constitucional. (fuente: file:///C:/Users/Usuario/Downloads/30215-27304-1-PB.pdf)

En palabras llanas, el BOA -si es que existe como en el planfetillo puñetero de Segob- es tan legal como legítimo. Tan reconocidísima la oposición al partido en el poder y al Presidente, que hasta recursos públicos recibe para su existencia.

Por eso no se deben espantar.

Por lo que sí deben de cajetear a alias “el Pueblo”, es de las siglas y su relación con “la Boa”, canción de Carlos Lico y que tan célebre hizo la Santanerísima.

La letra cuenta de un magnifico bailarín de cha cha cha, don Panchito, muy conocido en La Habana, por andar siempre tan bien vestido, que parecía maniquí. El caso que quién sabe por qué aparece la boa y…

A bailar el nuevo ritmo de la boa

Pa’lante y pa’lante con la boa

Este nuevo ritmo ya todos lo saben

Y ya todos dicen qué suave, qué suave

(…)

Ya los locutores, lo saben, lo saben, y los periodistas, ya los ingenieros, todos los del poli, ya todos los pumas, todos los rebeldes, los que están oyendo, los que me faltaron, lo saben, lo saben…

Total, ya todos sabemos que existe la BOA. ¿Qué tan larga es? La vemos en cientos de artículos y ensayos periodísticos, en espacios mediáticos de análisis y opinión, en las redes sociales, en toda discusión social.

Los promotores, según alias “el Pueblo”, son periodistas, empresarios, organizaciones civiles, académicos, partidos, y gobernadores, alcaldes, así como los expresidentes, Vicente Fox y Felipe Calderón y Juan de las pitas. Curioso, no menciona a Peña Nieto.

Pero no. La BOA esta en cada una o uno que disiente con el populismo de la 4T. La lucha político/electoral en México, no es de conservadores contra liberales, es de democracia contra autoritarismo. Y como todo buen autócrata, López Obrador ve por todos lados, conspiración.

Comment here

Accesibilidad