Botella al MarMartha Canseco

Botella al Mar

310 Vistas

Todos los días son 8 de marzo

Martha Canseco González

SemMéxico, 15 de junio, 2020.- Con motivo de la pandemia el pasado 16 de abril, la filósofa y feminista española Amelia Valcárcel escribió para el diario El País, un artículo sobre el miedo, ahí dijo: “Nos avisa Montaigne de que el miedo trastorna el juicio, vuelve insensata a la persona más prudente y llega incluso a provocar alucinaciones. Cuando el miedo se ha vuelto la emoción prevalente como en las grandes pestes, las guerras de religión, las hambrunas y los desastres, se han buscado además chivos expiatorios. La dinámica es conocida: Se instala el rumor, crece, se embala, adviene el miedo, se pierde el camino y comienza la búsqueda del responsable que ha de pagar por todo” (hasta aquí la cita).

Cuando el miedo, una emoción natural, se aprovecha para sacar raja política es de una bajeza monumental. Eso está pasando en México con la oposición y también en España donde el Partido Popular y Vox trataron de matar dos pájaros de un tiro, como bien lo dice Pepa Bueno. Iniciaron una causa judicial contra el delegado del gobierno del PSOE en Madrid, José Manuel Franco, por el manejo de la pandemia y por haber permitido la marcha del 8 de marzo, donde aseguran miles de personas se contagiaron por culpa de las feministas.

La semana pasada, la jueza Carmen Rodríguez Medel, archivó el caso bajo el argumento de que es imposible determinar que Franco tenía, a principios de marzo, toda la información sobre el comportamiento de la pandemia y que era fundamental la sana distancia, igualmente señaló, que la marcha de mujeres no fue la única concentración de personas de esos días, siguió habiendo fiestas, reuniones, la gente viajó en el transporte público, los hipermercados funcionaban con normalidad.

En este marco resalta la respuesta que dio la Ministra de Igualdad de España Irene Montero en el Congreso a una diputada de oposición que insistió en culpar a la marcha feminista, le dijo más o menos así: “Le decía que yo y usted también acudimos a la movilización del 8 de marzo, porque los derechos que usted y yo gozamos son consecuencia de la movilización y de la lucha de las mujeres. Que gracias a las movilizaciones como la del 8 de marzo tenemos el divorcio, el aborto.

Es más señoría, durante esta crisis, curiosamente, todos los días, todos los días, han sido 8 de marzo porque han sido las mujeres las que han estado al frente en las profesiones que se han revelado esenciales, desde las sanitarias, las de limpieza, las trabajadoras del hogar y han sido las mujeres las que han llevado sobre sus hombros la sobrecarga de cuidados que ha implicado esta crisis en las familias. Ustedes criminalizan el 8 de marzo diciendo que las movilizaciones feministas traen muerte, yo le diría señoría que las movilizaciones feministas lo que traen son supervivientes de la violencia machista, supervivientes del suelo pegajoso y aquí va a estar este gobierno para seguir defendiendo el feminismo. Vigilen, ahora que están muy ocupados con el 8 de marzo, a la señora Ayuso que ha prohibido trasladar a los ancianos a los hospitales, vigilen”.

¡Como quisiera que hubiera una Irene Montero en este país!

Y mientras eso ocurre en España, recordar que acá en México, el empresario Óscar David Hernández Carranza quién se liga a sí mismo con la COPARMEX, intentó vía judicial, detener las conferencias de prensa del Doctor Hugo López Gatell, una jueza desecho la solicitud señalando que la información que a diario da el Doctor es de interés nacional.

Lo escribí en este mismo espacio hace meses cuando las redes se inundaron de insultos y comentarios machistas en torno a la marcha y el paro de mujeres del 8 y 9 de marzo en todo el país. En ese momento nos repudiaron por salir a las calles a exigir un alto a la violencia machista y el respeto a nuestros más elementales derechos, pero que seguro se iban a quedar calladitos ante el papel de las mujeres en la emergencia sanitaria.

Así ha sido, lo que más le repatea al machismo mexicano es tener que aceptar y reconocer que nos necesitan, que al igual que en el resto del mundo, han sido las mujeres de México a quienes la carga de trabajo se les ha cuadruplicado o más.

Y que lo que ya no se vale para nosotras, ¡es dar todo a cambio de nada!

¡No queremos monumentos! solo sirven para que les caguen las palomas encima, lo que queremos es el respeto total a nuestros derechos humanos y que de una vez y para siempre dejen de violentarnos.

En México también, durante esta pandemia, ¡todos los días han sido 8 de marzo!

botellalmar2017@gmail.com

Comment here

Accesibilidad