Redes

Trabajador de la CNDH denuncia despido injustificado

267 Vistas

Redacción La Jornada

SemMéxico/La Jornada. Ciudad de México. 15 de junio 2020.- Tras 19 años y ocho meses de labor en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y trascender a cuatro ombudsperson, Lázaro Serranía Álvarez, colaborador del área de comunicación social, denunció públicamente que la actual administración del organismo “ha violado flagrantemente mis derechos humanos laborales”, debido a que no se le depositó la última quincena, por lo que exigió una explicación.

Un par de horas después que se hiciera pública esa denuncia, la directora general de Comunicación Social del organismo Alejandra Ezeta, informó en el grupo de whatsapp de la fuente que se trata de un cese y que ella asume la responsabilidad del mismo. Sin embargo, pasadas las siete de la noche, la CNDH emitió un comunicado donde desmintió a su propia jefa de prensa y aseveró que no existe tal el despido ni falta de pago, sino que el colaborador “se ha negado a pasar a recoger su cheque (quincenal) en el área de Recursos Humanos”.

Serranía fue informado de su despido hasta el mediodía de ayer, tras comenzar a averiguar por qué no se le depositó su salario de la quincena de junio (el pasado día 10). Afirmó que en el transcurso de los últimos días, le cancelaron su correo electrónico institucional y “prohibieron” a sus compañeros dirigirle la palabra.

En su denuncia señaló que la propia Ezeta le comentó vía telefónica que el despido “fue decisión del licenciado (Francisco) Estrada”, quien es el secretario ejecutivo de la CNDH, y a quien fuentes al interior de la Comisión consultadas sobre este caso se refirieron como “el cerebro y la mano ejecutora” de la actual presidenta Rosario Piedra Ibarra.

 “No entiendo por qué al medio día me dijo que era responsabilidad del licenciado Estrada y horas después, en el chat de la fuente, ella asume la responsabilidad de mi despido”, indicó Serranía Álvarez en entrevista.

En su denuncia reclamó que si se trata de un recorte de personal más, “lo entendería, pero hasta para eso hay formas y la principal es enterar al trabajador de una decisión de despido, son las mínimas atenciones de respeto a los preceptos de la Ley Federal del Trabajo y a sus derechos humanos, (lo que precisamente no se da) en la casa de los derechos humanos”.

De acuerdo con fuentes del organismo, éste es apenas uno de varios casos de “despidos injustificados”, pues desde que Piedra Ibarra asumió la presidencia el noviembre pasado, hay al menos 300 personas separadas de sus empleos, “a algunos se les obligó a firmar su renuncia con sólo tres meses de sueldo como compensación y a otros se les despidió sin previo aviso ni indemnización”, acusaron.

Al respecto, funcionarios de la CNDH señalaron que se trata de ajustes para la reestructuración de la dependencia, aunque no confirmaron el número de empleados cesados ni si se les dio o no el finiquito correspondiente.

Agregó: “Así como muchos de mis compañeros, estoy siendo víctima de flagrante violación de mis derechos humanos laborales, precisamente por mi patrón, la CNDH”, acusó el ex colaborador, también en el chat para periodistas de la fuente.

 “No sé si es un castigo, no veo la causa, o una medida disciplinaria fuera de norma, no sé por qué; no he sabido nada del tema, pero necesito mi salario, ahora sí por emergencia, ya que desde hace tres semanas tengo dificultad para respirar; no se me ha diagnosticado Covid-19, pero tampoco se me ha descartado”; apuntó además que en el ISSSTE no se le ha querido atender.

 “Considero que se está cometiendo una injusticia ya que, durante los casi 20 años que llevo laborando en la CNDH siempre he tenido un comportamiento ético, profesional e institucional, bajo las órdenes de cuatro ombudsperson nacionales y 11 directores generales de comunicación, a quienes he servido fiel y disciplinadamente desde el año 2001, y nunca tuve problema alguno (…) No sé si la presidenta Piedra Ibarra sabe de estos actos anticonstitucionales contra los empleados de la CNDH. Yo creo que no, porque no lo permitiría”, enfatizó Serranía Álvarez.

En punto de las siete de la noche, el organismo emitió un comunicado en el que contradijo a su propia directora de comunicación social. Bajo el título “La CNDH desmiente el cese de labores de uno de sus colaboradores”, en el documento se afirmó que no hay tal despido ni falta de pago de la quincena de Lázaro Serranía.

 “Por el momento, no existe constancia de cese y se han respetado en todo momento sus derechos laborales. El señor Serranía Álvarez se ha negado a pasar a recoger su cheque en el área de Recursos Humanos de la CNDH, el cual corresponde a la primera quincena de junio, a pesar de que se le notificó con tiempo y de que la ley permite que los salarios de los trabajadores se realicen a través de depósitos o cheques. La CNDH refrenda su compromiso de respetar y promover los derechos humanos, en este caso, en particular, los derechos laborales de sus trabajadores”, apuntó en el comunicado.

SEM/LaJornada

Comment here

Accesibilidad