AmbigúMartha Elba Torres Martínez

Ambigú

162 Vistas

Niegan a niña de 13 años, NOM 046 en Michoacán

+ Ahora resulta que Gatell no sabe ni contar muertos

Por Martha Elba Torres Martínez

SemMéxico. 18 de junio 2020.- A pesar que desde 2011 el entonces gobernador Leonel Godoy mandató la aplicación en Michoacán de la NOM 046-SSA2-2005, y en agosto de 2019, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó su ejecución en todos los hospitales públicos del país, a una niña de 13 años de edad, se le negó el derecho de interrumpir el embarazo, producto de una violación.

Son las incongruencias en el ejercicio público: mientras el gobernador Silvano Aureoles expresa su respaldo y respeto absoluto a los derechos de las niñas, niños y adolescentes, en los hechos, siguen siendo vulnerados, particularmente en tragedias como la que sufre esta menor.

Esta semana, la psicóloga Circe López Riofrío, de la asociación civil “Humanas Sin Violencia” pidió al gobernador su intervención, para que los mecanismos de protección a los derechos de las niñas y adolescentes, no se sigan perdiendo en el marasmo de la apatía de una burocracia insensible e indolente que simplemente le importa un bledo lo que les pase.

Han de decir, con tantos muertos por Covid y balas del crimen organizado, pues qué importa que una menor más, resulte embarazada por violación. Con que se atrape al agresor y se le vincule a proceso, con eso basta. ¡Pues no! Existe la NOM 046 y valientes activistas que siguen luchando por el respeto y los derechos de las mujeres. Qué lástima que la 4T haya cooptado a tantas feministas postradas ante el “¡lo que usted mande, señor presidente!”.

De acuerdo a la narración de Circe, la víctima de violación es una niña de 13 años, estudiante de secundaria en condición social de pobreza y alta vulnerabilidad, y sin acceso a servicios de salud.

Si bien la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos de Violencia Familiar y de Género actuó con profesionalismo, no así en la parte del peritaje. Ahí comenzó a descomponerse las cosas, y aun cuando se buscó al Fiscal General, Adrián López Solís, éste no atiende asuntos menores.

A través del Hospital de la Mujer se realizó la petición a la Secretaría de Salud, para realización de la interrupción del embarazo, conforme lo que indica la NOM-046-SSA2-2005 sobre violencia familiar, sexual y contra las mujeres.

La petición fue entregada de manera presencial por la madre y la víctima y se les informó que se presentaría ante el “Consejo” -quién sabe cuál-, pero la respuesta no llegó. Explica López Riofrío que es procedimiento no es legal, en cuanto la Norma reconoce el carácter de emergencia, por los riesgos que implica para la menor el avance de la gestación. “Esto es una tortura y violencia institucional. Y lo que observamos es un total desconocimiento de la ley, además de una falta de profesionalismo en la atención”, dijo.

En el caso del Sistema DIF Michoacán, al que se le dio aviso por instrucción del Juez de Control, la atención fue deprimente y de violencia institucional. En la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes, peor. La atención psicológica a la niña, que supondríamos, debe ser gratuita, pues resulta que tiene un costo, y solo para explicarle sobre el proceso de adopción. Es decir, no salvaguardar los derechos que establece la Norma, sino inducirla a que desista de la interrupción del embarazo.

 Un dato que hace notar la activista, es que las personas que atendieron a la madre y la menor nunca se identificaron con nombre y cargo, lo que dificulta proceder en cuanto a una queja contra las o los servidores públicos por la mala atención y falta de profesionalismo.

Finalmente, “Humanas Sin Violencia” gestionó apoyos y trámites en la Ciudad de México para que la pequeña fuera atendida y pudiera interrumpir el embarazo y así salvaguardar su vida y su integridad.

Aquí hay un problema que Silvano Aureoles debe atender de inmediato, porque no es posible que siga defendiendo los derechos de las niñas y adolescentes en el discurso, y en los hechos, las instancias responsables de aplicar la NOM 046 hagan todo lo posible por sabotearla.

Y Silvano no puede decir que no está enterado del tema, porque en cuanta oportunidad tengo, le recuerdo la aplicación de la NOM 046…

                                                                                              ***

Ya vamos para cuatro meses con la pandemia y ahora resulta que las cifras sobre los muertos que todas las tardes nos receta Hugo López Gatell, no son las correctas y las defunciones pueden alcanzar niveles insospechados, lo que demuestra el rotundo fracaso de la estrategia sanitaria federal.

Desde finales de marzo, investigaciones periodísticas advirtieron que una gran cantidad de fallecimientos se reportaban como neumonías atípicas y por tanto, no se sumaban al recuento oficial de López Gatell. La razón, es que si no quiere gastar el Presidente en pruebas para los vivos, menos desperdiciará en cadáveres para confirmar la causa real de deceso.

Entonces, hace semanas, comenzaron a incorporar al reporte vespertino, las muertes “sospechosas”: al 17 de junio, 1,846, más las 19,080 de defunciones confirmadas. Esto ya nos puede dar una idea, que son en realidad cerca de 21 mil las víctimas fatales del Covid. Los nuevos casos de contagio, en un solo día, ya son casi 5 mil.

En este contexto, no hay sistema de salud que aguante y entonces, como pasó en otros países, veremos a los muertos en las calles.

A estas alturas, queda claro que los López de Palacio Nacional, nada más mienten. Ahora toca al director de Epidemiología, José Luis Alomía, refrescar tantito el ambiente, y lo dijo en el seminario virtual de ayer en materia: no se detiene la pandemia y se cambiará la metodología de vigilancia.

Ahora se mirarán los casos leves. Si, aquellos que, confirmados como portadores, se les encerraba en sus casas. Sí, con sus familias y que quién sabe hasta dónde cuidaban de no contagiar. O los de plano asintomáticos, que nunca se dieron cuenta que traen el virus y andan como si nada.

Insisto, esto no demuestra más que la ineficiencia total del Gobierno Federal en el manejo de la pandemia.

No se si López Obrador sigue en la idea de que pasará a la historia como el gran transformador de México, pero los muertos por Covid y por el crimen organizado, indudablemente marcarán su mandato. Como los millones de desempleados y más pobres que dejará la crisis económica más grave de los últimos cien años…

                                                                              ***

Ya hasta pienso que el 1 de diciembre de 2018, en el zócalo capitalino, más que “limpias” le echaron encima la maldición. Todo le sale de la cachetada. Pero es su mala cabeza.

En la víspera de que México se integrara por quinta vez, al Consejo de Seguridad de la ONU -y que tampoco es la gran cosa, porque es miembro no permanente-, ejecutan en su casa en Colima, al juez federal Uriel Villegas Ortiz y a su esposa. El Presidente, por petición de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, lo declaró crimen de Estado, pero a las 72 horas ni una noticia sobre el avance de las investigaciones.

Un dato interesante, es que el juzgador no había recibido ningún tipo de amenaza. ¿Fue a caso un mensaje? Porque los asesinos supuestamente iban a comprar una camioneta, pero ni se la llevaron.

La responsabilidad principal del Consejo es el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales. El terrorismo y el crimen organizado son elementos que alteran esos valores. En México no tenemos ni una ni la otra.

Y le va tan mal a Amlo, que en su arrogancia, llamó a los opositores a que den la cara. ¡Zaz! Tiro por viaje esta semana: en Veracruz, Puebla, Hidalgo y Tlaxcala los reclamos y vituperios. Exige respeto a la investidura cuando él mismo trae de trapeador la Banda Presidencial.

Y otra. El lunes pasado, López Obrador dijo que estaría dispuesto a vender gasolina y a Venezuela, sobre el veto impuesto por Estados Unidos. Y más tardó en decirlo, que el propio Santiago Nieto, de la UIF, recordarle de las investigaciones desde 2019, de la DEA y del Departamento del Tesoro sobre la red de lavado de dinero y evasión fiscal, con las despensas de mala calidad y a sobreprecios, que salían de México rumbo a ese país. Otra arista de la red, es el tráfico con petróleo venezolano por parte de dos empresas mexicanas, a cambio de maíz.

Qué le hace, son los negocios de la 4T…

Comment here

Accesibilidad