Redes

“Mujeres y también hombres mueren por el machismo, conducta que se puede desaprender”

456 Vistas
  • La presidenta del Consejo Social del Instituto Nacional de las Mujeres señaló que en tiempos de COVID-19 está más visibilizada la violencia y los feminicidios.

Jorge Manzo / La Voz de Michoacán

SemMéxico/La Voz de Michoacán. Morelia, Michoacán. 24 de junio 2020.- “Las mujeres estamos muriendo por el machismo, y los hombres también por el machismo”, reflexionó la maestra Gretel Eunice Castorena Escalera, quien reprochó que “hay un montón de hombres muertos, pero también mujeres muertas y la causa es la misma: el machismo; y que tiene que ver con esta actitud aprendida, que yo siempre he dicho que se puede desaprender. Las personas no nacemos ni hembristas ni machistas, sino que son circunstancias que vamos aprendiendo”.

Cara a Cara con La Voz de Michoacán, advirtió que las mujeres están muriendo al interior de sus casas, en un lugar en donde se supone que tendrían que estar seguras, pero que no lo es, pues incluso se cohabita con sus agresores. “Los hombres mueren en la calle por rencillas, por arma de fuego, de una manera indiscriminada y por gente que a lo mejor ni conocen”.

Bajo esta lógica, ¿los hombres son malos por esencia y naturaleza?

“Creo que no. Los hombres no nacen malos. Sin embargo, dependiendo de lugar donde ellos se desenvuelvan es que se van cubriendo de esta dinámica que hace que el mundo gira alrededor de los hombres, porque además así han sido construidos. Es decir, no es culpa de alguien en específica”.

Castorena, comunicóloga, conferencista, y experta en temas de equidad de género, retomó dichos que ha escuchado en la tierra caliente de Michoacán, en donde “hombres y mujeres crían a las hijas y a los hijos con unas palabrotas y con golpes; es una forma muy arcaica de sacar un problema que no es culpa de la mamá o del papá sino del contexto y del entorno”.

La consejera cree que llegar a los golpes y a la violencia es la forma demás rápida de solucionar un conflicto, pero también la forma más tonta de poder hacerlo, “te falta inteligencia, hace falta ese diálogo que tendría que existir en todos los niveles y que no existe en función de que se nos termina el discurso para poder entrar en conciencia. Sí es un trabajo que tendríamos que hacer en familia y el entorno educativo”.

La michoacana encabeza el Consejo Social del Instituto Nacional de las Mujeres, órgano de gobierno que vincula a la institución con la sociedad civil en el país. Ella afirma que nacer en un cuerpo de hombre no es lo mismo que nacer en un cuerpo de mujer y eso se tendría que poner en la mesa de la reflexión.

“Siglo XXI, todavía existen algunos papás que dicen “Ah”, “porque va a sufrir”, “va a menstruar”, “se va a casar”, “podría tener violencia”; a diferencia de decir “mi hijo, el heredero universal” y hay gente que sigue pensando así. Se trata de que caminemos de una forma mucho más equilibrada y en apego a los derechos humanos, que tardíamente se entendió que los derechos humanos también son para las mujeres”.

En medio de la contingencia sanitaria por el coronavirus, la especialista alertó que de esta cuarentena saldrán muchos divorcios, sin embargo, no “estamos preparadas ni preparados para tener clases virtuales, yo lo hablo a propósito de la misma Universidad Michoacana, que cuenta con estudiantes que viven al interior del estado y no cuentan con los elementos. Habrá que reinventarnos y repensar en función de cómo estamos viviendo esta contingencia de manera conjunta”.

En estos tiempos, está más visibilizada la violencia y feminicidios.

“Es lo único que ha sucedido, se ha visibilizado, se ha puesto en la mesa de reflexión este grado tan alto de violencia que tenemos hoy en día en el mundo y en este caso en el país y en Michoacán con 14 municipios con alerta. Se ha visibilizado, sí. Pero me parece que ha sido lo único. Falta que el estado ponga más ímpetu en poder tener los elementos para no solamente visibilizarlos sino para saber cómo se está trabajando con esas nuevas masculinidades para que no se convierta en un problema social que hoy en día vivimos. Yo veo muchas campañas que van dirigidas a las mismas mujeres, incluso que dicen que denuncien”.

Se sigue creyendo que, si vas al MP, te sale peor y te revictimizan…

“Exactamente. El estado está funcionado o no está funcionando o no les está diciendo a ellos que no peguen o que canalicen esa violencia hacia otra vertiente. Me parece que desde el cuerpo de los hombres se tendría que estar repensando cómo es que esa violencia que yo traigo, cómo la desaprendo y cómo interactúo con mis pares para decir “No me estés mandando esos chistes” (SIC), ese meme que hace vulnerable a las mujeres o los travestis o gays o lesbianas. No le veo la gracia, tienes que ser más fino en tu dosis de humor”.

Castorena reconoció que la Alerta por Violencia de Género no ha funcionado en la entidad, e insistió que lo único que ha hecho es visibilizar el problema, “pero no se tienen que dejar de hacer, para que en algún momento caigamos en cuenta desde el Gobierno Federal que no es sensible al tema, los gobiernos estatales, tenemos un gobernador que sí es sensible pero que no se ha resuelto de manera igual hacia los municipios y que tampoco les ha terminado de caer el 20 que este es un problema social”.

Deploró que haya ayuntamientos que cuenten con áreas para atender a mujeres, pero que sólo sea un banquito, una computadora y una persona que las está atendiendo, y en esas condiciones es imposible pensar que se podrá solucionar el problema de la violencia general, puesto que se requiere un cambio cultural, y que implicará mucho tiempo.

Esto no debe quedar solo en un papel, y que el victimario regrese y la mate.

“Y que se lleve entre las patas a otras personas de la familia. Sí se tiene que seguir visibilizando el tema, me parece que no existe otra fórmula; y trabajar con ellos de una forma equitativa en un estado como Michoacán, me parece que es un gran reto. Hace meses estuve en Sinaloa, es un estado que yo no conocía; estás hablando de Culiacán, sorprendentemente me espero que es un municipio muy prospero que está acostumbrado a vivir con una violencia que a mí me gustaría que no llegáramos a ese nivel en Michoacán”.

“En Michoacán sí tenemos la sangre caliente, los purépechas fueron un grupo de personas que nos antecedieron que no se dejaron conquistar y finalmente estamos con la casta bien puesta. Creo que no es imposible. Se tiene que poder, pero tenemos que empezar por algo. Hasta la fecha no conozco un solo municipio que, en el centro, en las plazas públicas, donde venden fayuca, no dejen de vender esposas, pistolitas, metralletas (de juguete), esos elementos que siguen siendo la apología del delito y que lo seguimos consumiendo de forma indiscriminada”.

Gretel Castorena puso sobre la mesa repensarnos con una agenda de género “que este país no tiene”. Reprochó que se tenga a un presidente que le hace falta sensibilidad en estos temas y “que lo he escuchado o leído que cree que el Movimiento Feminista lo está atacando en su investidura como presidente cuando evidentemente no es así”.

¿Qué retos tienes?

“A veces me siento un poco frustrada en el sentido de que no hemos podido comunicar de manera puntual de qué va este movimiento y todavía hay una falta de sensibilidad y de empatía para poder conocer de lleno el feminismo. El reto es llevar mensajes de una forma muy clara y sencilla hacia un gobierno que hoy en día nos rige y que no está sensible al tema y que eso nos va costar un montón de trabajo”.

La entrevistada expone que desde la sociedad civil se tiene que seguir empujando la participación a través de contralorías sociales, de levantar la voz “de no quedarnos calladas” e incidir en la política pública para no dar un solo paso atrás. “Si no vamos a dar un paso adelante, por lo menos no dar un paso atrás, que me parece que este gobierno, creemos que está sin tocarse el corazón para tomar decisiones de dar pasos en retroceso por derechos ya ganados”.

¿Como cuáles?

“Cortar el apoyo a los mismos refugios que él ya había dicho que no y que se estuvo empujando para que fuera un sí, pero si fuera por él quizá no hubiese cambiado de opinión. El caso de los refugios es muy claro y el de las estancias infantiles que nuevamente pega en imposibilitar a las mujeres de tener un lugar seguro para poder alimentar a sus hijos cuando no tienes un lugar seguro. Este es un tema que no se ha solucionado. Era un tema que ya se había ganado en otros gobiernos. Se recortó también el programa de mujeres jefas de familia. Se recortó también el programa para apoyar a huérfanos o huérfanas por parte de la mamá por causa de un feminicidio o por narcotráfico o por enfermedad”.

La presidenta del Consejo Social de Inmujeres también habló de la manera en que se han desarrollado las movilizaciones más emblemáticas para el feminismo en el país durante los últimos meses y que han tenido su dosis de vandalismo.

¿Por qué vandalizar?

“Puedo decir que respeto mucho la decisión de las mujeres que están cansadas, que están hartas de que el sistema las tenga de una manera tan oprimida. Hemos tenido desde el feminismo, foros, conferencias, conferencias de prensa, comunicados, incidido en la educación pública, hemos estado en plazas públicas y no ha sucedido nada y resulta que salimos a la calle y se vandaliza y es la única forma de llamar a la atención”.

Puso un claro ejemplo: “si a mi hija de 18 años la violaran o la mataran, yo no rayo, yo tumbo o muerdo o hago (SIC) para recordar que el sistema no me está dando las condiciones. Es empatía, me parece que hace falta eso, que de una manera mucho más intensa podamos entender a la otra, a la otra que a lo mejor no me presenta pero que tengo que respetar”.

Son consideradas el sexo débil

“Me parece que está mal fundamentado, que tenemos las mismas capacidades, me parece que podemos hacer de manera equitativa las cosas, tenemos que llegar a un mundo muchísimo más justo, tenemos que caminar de la mano y dejar de lado todos esos tabúes y recuentos de la historia que nos ha invisibilizado y no nos ha permitido decir la aportación de las mujeres y que finalmente hoy estamos escribiendo una nueva historia”.

“En esta contingencia, yo me preguntaría quién está escribiendo la historia del COVID, porque si la siguen escribiendo los hombres, lo más seguro es que las mujeres sigan invisibilizadas. Esta pandemia puede ser doble o triple. Ya veníamos diciendo desde hace muchos meses cómo el incremento de feminicidios en este país se iba incrementando de una manera considerable, ya habíamos dicho que había 10 muertes por feminicidios en el país diarios y cuando vienen la pandemia por COVID es “Un muerto, escandalo” (SIC). A ver, tendríamos que hacer una comparación en función de número de muertas y muertos, por supuesto que esta pandemia nos lleva a recontar de alguna manera cómo están muriendo los hombres y las mujeres por esta enfermedad”.

Tienes lo pies en la tierra para tomar decisiones

“Se requiere de un montón de paciencia, en función de que lo temas de las mujeres son muy polémicos, son temas que cuestan un montón de trabajo y hay que dar pasos sólidos. Creo que mi generación estamos recibiendo a un grupo de mujeres que han trabajo desde hace un montón de tiempo en esto temas y que estamos recibiendo la estafeta con un montón de responsabilidad y también vemos cómo esas nuevas generaciones que son nuestras hijas o en algunos casos nuestras nietas, están empujando el tema”.

“Hoy en día esa coyuntura de repensar en un feminismo que abone por todas, es fundamental. Rompimos estereotipos. Hay mujeres muy adultas, hay mujeres de mediana edad y mujeres muy jóvenes que están entrando en esta nueva dinámica en el mundo”, expuso.

Imaginaste llegar a donde estás ahora el máximo órgano de gobierno del Inmujeres.

“Fíjate que no. Yo tenía mucha inquietud en estos temas, intenté hacer un trabajo de licenciatura con tema feminista y no pude porque yo escuchaba y veía a las grandes de la Universidad Michoacana, a la doctora Rubí de María, que para mí ha sido una mujer referente en estos temas y la escuchaba y decía “Por supuesto que me falta un montón”. Cuando decido volver a estudiar la maestría, la volvía a escuchar y otra vez decía “No”. Finalmente tomé la decisión, estoy capitalizando el resultado de todas esas mujeres que desde hace 200 años han estado empujando estos temas para que, por ejemplo, podamos decidir con quién nos casamos, que todavía te puedes dar cuenta que hay muchos lugares en donde ya está establecido con quién te tienes que casar. Hoy en día, podemos divorciarnos, que es una maravilla, finalmente tomar esas decisiones es fundamental”.

Una comunicóloga en el Inmujeres

Gretel Castorena es la persona que representa a Michoacán en el Consejo Social del Instituto Nacional de las Mujeres. Ella es integrante especialista del Observatorio de Participación Política de las Mujeres en Michoacán. Es comunicóloga, con maestría, y además tiene diversos diplomados enfocados al tema de la equidad de género.

Es catedrática de las escuelas de Lenguas y Literaturas Hispánicas y de Salud Públicas. En su labor ha logrado vincular a los profesionales de estas áreas con la tarea que se desarrolla en los medios de comunicación, pero también en prepararlos para saber dar los mensajes adecuados a sus respectivos targets.

Ha sido coordinadora de Comunicación Social en las delegaciones federales de las secretarías de Desarrollo Social y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano. Fue asesora de la Secretaría de Gobierno, y además se desempeñó como columnista de varios medios de comunicación, entre ellos, Capital Michoacán.

Fue subdirectora de noticias y eventos especiales del Sistema Michoacano de Radio y Televisión y jefa de información de la Corresponsalía de Televisa Michoacán.

Comment here

Accesibilidad