Botella al MarMartha Canseco

Botella al Mar

268 Vistas

Viva la vida

Martha Canseco González

SemMéxico, 29 de junio, 2020.- No sé ustedes, pero será que estamos más al pendiente de la cantidad de personas que están falleciendo, sea de coronavirus u otra circunstancia, o es mi percepción que está muriendo demasiada gente. En la comunidad donde vivo, no somos más de 500 personas, hace dos semanas las campanas de la iglesia repicaron seis días seguidos, sólo hombres, por cierto, ninguno de ellos víctima de COVID, llevo viviendo siete años aquí y nunca había sucedido algo así.

Me da la sensación como que ante la nueva realidad que nos está imponiendo la pandemia y que implicará para muchos, nuevos comienzos, se están rindiendo antes de empezar. ¿Qué estará pasando por la cabeza de la gente?

Les platico que, ante este ineludible sentimiento de vulnerabilidad, de fragilidad, porque como nunca, estoy cierta de que puedo morir en cualquier momento si me afecta el virus, y es que somos tan mortales que no me había dado cuenta.

Así que estoy tratando de vivir al máximo. Los sentidos se me han exacerbado, la comida que prepara mi pareja y la que yo preparo, me hace llorar de felicidad, como el último alimento que prueba la condenada a muerte, he dicho ¡qué feliz soy! El vino y el mezcal me calientan el cuerpo. Claro por supuesto reconozco que tengo el privilegio de poderme quedar en casa desde donde estoy trabajando, hay una red de amigas ofertando sus productos. Por primera vez estoy haciendo truques con ellas.

La música invade no sólo mis oídos sino mi cerebro también, acabo de descubrir la tecnología 8D, muchas y muchos dirán, ¡como apenas!, pero denme chance ahí la llevo poco a poco!

Por supuesto de los demás placeres del cuerpo y mis energías también estoy disfrutando, y ahora estoy haciendo cosas que quizá antes me hubiera tardado más tiempo en hacerlas.

Me llegó por mensajería el succionador de clítoris Satysfayer Pro 2, sin lugar a dudas el marketing supera al producto. Me comuniqué con mi amiga y terapeuta sexual Brisa Armenta, cómo nos hemos reído durante esa llamada, pide paciencia.

En el círculo de lectura feminista que empezamos en febrero, el nivel de conexión, confianza e intimidad con mis compañeras está alcanzando otros niveles y eso me llena de mucho orgullo.

Estoy escribiendo dos cuentos a la semana, la mano se me está soltando y Afrodita me gobierna.

Inicié un taller de reflexología sexual, el cupo se llenó de inmediato y estoy haciendo mi mejor esfuerzo para llevar a buen puerto a estas mujeres que han confiado en mí, no se si lo hubiera hecho en otra ocasión, pero la verdad es que también me entró una urgencia de compartir lo que sé, me dio una sensación como si estuviera a punto de irme a dormir con el estómago lleno, tengo que soltarlo.

Como verán no me estoy preparando para morir, me estoy preparando para vivir. Siempre he pensado que voy a vivir muchos años, hay muchas cosas por hacer y por experimentar, digo ¡apenas tengo 66 años! Y es por mera curiosidad periodística, quiero ver hasta dónde es capaz de llegar esta humanidad.

En ese sentido me resulta inconcebible cómo el sistema patriarcal y su hijo putativo el neoliberalismo, están haciendo todo para torcer las circunstancias a su favor, porque lo que nos ha traído esta pandemia es revelar y poner el foco en las cosas y las personas verdaderamente esenciales, todo lo demás sale sobrando.

Patético ver los anuncios de Coca-Cola y Bimbo, los primeros imponiendo su marca sobre los sentimientos más humanos, los segundos comparando a su personal con el personal de salud, y no es que menosprecie el trabajo de esas personas, pero que mejor que dejen de envenenar a las y los mexicanos, con tanta azúcar, grasas e ingredientes sintéticos.

Sí, nos esperan tiempos difíciles, por supuesto hay que seguir haciendo todo lo necesario para sobrevivir a esta pandemia, empezar a idear otras maneras de mover la economía, que de hecho ya se están dando. Consumir menos, fundamental cuidar el planeta, elaborar estrategias de seguridad personal que impliquen a toda la familia, no perder la confianza en una misma. Todos estos temas los he platicado con varias amigas a quienes no me canso de decirles que las quiero, así también se lo reitero constantemente a mi familia.

Otra manera de vivir se está imponiendo.

botellalmar2017@gmail.com

Comment here

Accesibilidad