Mujeres

Para que se pusiera a barrer, le dieron la regiduría de Ornato

3.663 Vistas
  • Rosita Aguilar, un caso de violencia política en razón de género
  • Un año ocho meses después y dos JDC a su favor no hacen la diferencia, sigue sin asumir su cargo de regidora

Soledad Jarquín Edgar

SemMéxico, Oaxaca, 10 de agosto, 2020.- “Para que se ponga a barrer”, le dijeron a Rosita Aguilar cuando asumió su cargo como regidora de Ornato, una que no existía y que asegura aún no existe porque un año ocho meses después, se le sigue negando la oportunidad de ejercer el cargo.

A diferencia del resto del Cabildo, a Rosa María Aguilar Antonio se le negó tomar protesta el 1 de enero de 2019, tras obtener, por la vía independiente un lugar como regidora, luego de ser derrotada en su intención de reelegirse como presidenta municipal.

Fue el pleno del Tribunal Electoral del Estado de Oaxaca (TEEO) quien resolvió a su favor el 19 de marzo de 2019 (Expediente JDC 15/2019), lo anterior en consideración que se le habían conculcado sus derechos a ser votada, en la vertiente de ejercicio del cargo. Finalmente, y después de muchos trámites, tomó protesta el 1 de junio de 2019, es decir, seis meses después.

El problema fundamental es que jamás la actual presidenta municipal, Araceli García Hernández, de extracción priista, le permitió sumir realmente su cargo, no tiene un lugar de trabajo, no es llamada a las sesiones de Cabildo ni tampoco recibe remuneración alguna por su trabajo.

Cabe señalar que de acuerdo con la entonces magistrada ponente Elizabeth Bautista Velasco, en dicha resolución del Juicio para la Protección de Derechos Político Electorales del Ciudadano (JDC), cuando Rosita Aguilar, todavía no le tomaban la protesta al cargo, ninguno de los actos anteriores era constitutivos de violencia política por razones de género, esto en base al Protocolo para Atender la Violencia Política contra las Mujeres.

Rosa María Aguilar Antonio, quien fuera presidenta municipal de Reforma de Pineda – un municipio de unos dos mil 500 habitantes ubicado en la región del Istmo de Tehuantepec- en el bienio 2017-2018, fue la primera presidenta municipal electa en México por la vía de las candidaturas independientes, lo que ocurrió en 2017, cuando por dos votos ganó a su más cercana contrincante y con una ministración de apenas mil 300 pesos.

Hace unos meses en un evento al que me invitó la RENACEDI expuse mi caso, creo que es de suma importancia hacer visible la violencia política que vivimos las mujeres incluso si viene de otras mujeres. Hago un llamado a todas las autoridades correspondientes para que pueda ejercer mi cargo libre de violencia.#NoALaRegiduriaDeOrnato #MujeresVsMujeresNo #TeApoyamosRositaRegidora #SufragistasDeOaxaca

Posted by Rosita Aguilar Antonio on Monday, August 10, 2020

Durante ese tiempo, Rosita Aguilar, recuerda que hizo una gestión apegada a las demandas de su pueblo, “yo no hice promesas a mi pueblo, yo hice compromisos”, dice en entrevista telefónica con SemMéxico,

Por la falta de espacio para trabajar y la falta de pago de las dietas correspondientes, Rosa María Aguilar inició un nuevo JDC/125/2019. En este último también exigía el cambio de regiduría ya que la munícipe priista Araceli García Hernández, refuerza con los estereotipos de género.

El resultado nuevamente favorece a Rosita Aguilar Antonio y señala que sí hay violencia policía en razón de género, ordena medidas de protección que no se han cumplido y que la presidenta municipal, García Hernández que le pague las dietas que no ha cubierto. El cambio de regiduría, un espacio para el desempeño de sus actividades y que se a convocada a las sesiones de cabildo.

Hasta ahora dice Rosita Aguilar no ha sucedido nada.

Me queda claro que a la presidenta municipal no le importan las resoluciones del TEEO ni que la multen…lo que ella no quiere escuchar en el Cabildo es mi nombre, asienta la regidora electa que no ha desempeñado su encargo.

Aguilar Antonio sostiene que tampoco hay interés de otras instancias de gobierno por resolver el problema, como es el caso del Ejecutivo, donde la oficina responsable de la política interna de Oaxaca, la Secretaría General de Gobierno, a cargo de Héctor Anuar Mafud Mafud, donde desde el primer momento la reconocen como regidora, no les interesa dar un paso más.

Indignada, Rosita Aguilar dice que hace poco pensó en dejarlo todo, pero un grupo de amigas le aconsejaron seguir adelante, hacer visible esta injusticia cometida en su contra por una actora priista.

La expresidenta municipal de Reforma de Pineda, maestra jubilada, reconoce que perdió en su pretensión de ser reelecta en las elecciones de julio de 2017 y acusa que la entonces candidata priista hoy presidenta municipal habría ofrecido entre tres y cuatro mil pesos a cada persona que votara por ella.

Dijo que en su momento hizo la denuncia de lo que ocurrió, pero no pasó nada, excepto que ha sido amenazada de muerte en más de una ocasión, además de los muchos insultos que ha recibido de parte de la presidenta municipal priista.

A Rosita Aguilar le tocó enfrentar el duro reto de hacer todas las gestiones necesarias, tocar puerta tras puerta, organizar a la gente y tras los daños ocasionados por el terremoto del 8 de septiembre de 2017, donde los daños en casas habitación alcanzaron a unas 500 viviendas, de acuerdo con una entrevista que en febrero de 2018 le hizo esta reportera.

“A diferencia de otros municipios, en Reforma de Pineda la gente se organizó desde el primer día para atender la emergencia de las primeras horas y para resolver la alimentación de la gente de ese municipio y de otras poblaciones aledañas que llegaron buscando ayuda”.

En aquella misma entrevista para SemMéxico, Rosita Aguilar adelantó su intención de buscar ser reelecta como munícipe, por la vía independiente, pero esta vez los votos no alcanzaron.

Hoy, cuenta con orgullo que de aquella tragedia salieron librados en su pueblo, al menos 150 viviendas fueron totalmente reconstruidas, se reestablecieron los servicios de agua potable y electricidad, así como el alumbrado público dañado por aquel movimiento telúrico de más de 8 grados de intensidad.

También realizó otras obras importantes de infraestructura, abrió una casa de la cultura e impulsó el deporte, pero hoy, dice ella, lo que más extraña la gente son las despensas que cada mujer, de cualquier edad, recibían y las becas que repartió a los y las estudiantes.

Por eso, asegura Rosita Aguilar no la quiere la actual presidenta municipal, “no quiere ni oír mi nombre, mientras yo hice más de 20 obras en dos años, es claro para la gente que ella no ha hecho nada”.

SEM/sje

Comment here

Accesibilidad