Congreso

Sánchez Cordero evasiva y con respuestas sorprendentes en el Senado

501 Vistas
  • Cuestionamientos reiterados sobre la violencia contra las mujeres y el feminicidio
  • México sin gobernanza y con austericidio: dice Paredes Rangel

Entre más se violenta a las mujeres, más se levantan y la CONAPRED no será una sucursal del Instituto de Pueblos Indígenas, afirmó la ministra en retiro

Sara Lovera

SemMéxico, Cd. de México, 24 de septiembre, 2020.- Olga Sánchez Cordero compareció este 23 de septiembre ante la Comisión de Gobernación del Senado de la República, para lo que se conoce como glosa del 2º. Informe de gobierno. Tuvo dos intervenciones generales y escuchó preguntas y posicionamientos políticos de 15 legisladoras y legisladores. En la mesa directiva solamente mujeres y en las intervenciones la mayoría, también mujeres.

La Secretaria de Gobernación dijo dos cosas, al menos singulares o sorprendentes: Una que cuanto más sufren violencia las mujeres “más se levantan”  como algo positivo y que el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), no se convertirá en una sucursal o la segunda del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), en referencia a que no se ha nombrado al o la titular y que se presentó una terna sólo de mujeres de los pueblos originarios y  adelantó que el gobierno enviará una iniciativa para reformar la ley de la institución.

La responsable de la gobernanza en México reiteradamente abordó el problema de la libertad de expresión, que dijo que en este gobierno es completamente respetada. Se quedó callada cuando Emilio Álvarez Icaza le argumentó y dijo que a este gobierno no le importan las víctimas, incluyendo a las del feminicidio.

En sus dos presentaciones preparadas por escrito, la encargada de la política interior del país y de la gobernabilidad, no pronunció más que en una ocasión la palabra mujer, aunque desde el comienzo se refirió a la avalancha feminista del 8 de marzo. No dijo nada de la toma de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y se concretó a informar de las mesas de diálogo en curso.

En cambio en respuesta a los cuestionamientos y alocuciones de las y los senadores, sí habló de violencia contra las mujeres y afirmó su empatía con el movimiento altisonante de las jóvenes y las madres víctimas indirectas del feminicidio. Se comprometió a hacer sus mayores esfuerzos y a buscar soluciones mediante el diálogo permanente, dijo que por convicción es empática con las demandas de las mujeres. Y, sorprendentemente, afirmó que ha sufrido acciones misóginas en su persona, dentro de la administración y los medios de comunicación. 

Fue una sesión presencial presidida por la senadora priista  Claudia Ruiz Massieu Salinas, duró  cuatro horas, en la cual el 90 por ciento de los y las senadoras pidieron que explicara qué sé está haciendo para enfrentar la violencia contra las mujeres y el feminicidio, incluso de quienes son adherentes absolutos al proyecto de la 4T. 

La ministra en retiro,  evadió responder con datos, programas o acciones precisas; si habló en cambio de sus atribuciones que tiene  en materia de Derechos Humanos,  especialmente de las nuevas luces para llegar a la verdad en casos como Ayotzinapa que está cumpliendo  seis años; también de los casos donde el gobierno ha pedido disculpas, se confundió sobre la violación a tres mujeres tzeltales en Altamirano y dijo otro municipio, incluso afirmó no acordarse si eran víctimas las tres hermanas y su madre, o solamente las tres hermanas como fue. Refirió en varias ocasiones como ya es una costumbre que “se trabaja todos los días” y dijo, también, varias veces, que ella es feminista y empática con la situación de las mujeres.

Los posicionamientos y los cuestionamientos, fueron de las alabanzas por parte de representantes de Morena, Partido del Trabajo, Partido Encuentro Social y de duros cuestionamientos sobre gobernabilidad, derechos humanos, federalismo y violencia contra las mujeres de los partidos  Movimiento Ciudadano, Revolucionario Institucional  y Acción Nacional. Generales y tibias de parte del Partido de la Revolución Democrática en voz de Miguel Ángel Mancera.

Pero fue la senadora priista Beatriz Paredes Rangel del PRI,  quien  le dijo a Olga Sánchez Cordero que no hay gobernabilidad en este país; puso a fuego el tema de la libertad de expresión preguntándose si vale lo mismo la palabra del presidente que de un ciudadano común, cuando desautoriza y hostiga a los periodistas; habló del austericidio que ha quitado presupuesto para las mujeres, extrañada porque en el gobierno de López Obrador,  hay como nunca más feministas que en administraciones anteriores. 

La versión estenográfica de las palabras de la ex gobernadora y ex dirigente nacional del PRI, sin embargo, no fue difundida por el Senado. Se escuchó y vio vehemente e incisiva, dejó, así dijo Sánchez Cordero, reflexiones muy profundas para analizar y la titular de SEGOB varias veces la felicitó y dijo ser su amiga de años.

Sánchez Cordero, ante cuestionamientos sobre la política de migración, ocupó mucho tiempo en hablar de los niños y las niñas que migran a México con rumbo a Estados Unidos sin acompañantes, refirió, algo otra vez sorprendente, que hay criaturas migrantes sin compañía hasta de un mes de nacimiento.

Por eso afirmó que el Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna) será fortalecido, y anunció que ayer tuvo una reunión con UNICEF, tema que también tocó   la senadora Beatriz Paredes Rangel, sobre las y los niños migrantes, sus familias y dijo que esto contradice la tradición nacional migratoria.  

Otro tema recurrente, tocado por las y los legisladores, es el de los permisos para abrir casinos. Lugares donde, se puntualizó, también son fuentes de violencia contra las mujeres. Le pidieron una acción rápida, de vigilancia, porque hay sospechas de que en Gobernación hay corrupción en el otorgamiento de esos permisos.

Respuestas de llamar la atención, para no expresar nada en forma concreta, por parte de la Secretaria que coordina al gabinete, que debe mantener una relación fundamental con los gobiernos de los estados, fue señalar, usando tiempo, “qué todos los temas tan interesantes”. Verónica Delgadillo del MC no habló del tema, sino del tremendo fenómeno de la violencia de género.

Eso le dijo a Emilio Álvarez Icaza, ex presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y en una segunda intervención de “respuestas” ocupó todo su tiempo a explicar que si hay casos y acciones sobre justicia transicional. El Senador no estuvo de acuerdo, afirmó que hay 320 personas asesinadas en masacres en 20 entidades del país y dijo que  el presupuesto disminuyó, este gobierno y, casualmente, hay mucho más para las fuerzas armadas. 

Lamentó que no se reconozca que en las masacres y las violaciones a derechos humanos y feminicidios las fuerzas armadas están involucradas, sin que ello haya cambiado en el actual régimen. Para él es claro que a este gobierno no le importan las víctimas.

Olga Sánchez Cordero, puso como ejemplos: Acteal buscando el conocimiento, verdad, justicia y reparación; Pasta de Conchos, y Ayotzinapa. De las nuevas, con este gobierno, como Chihuahua, Huesca Morelos, Puebla y Tlaxcala, no respondió. 

La comparecencia terminó con buenos términos. Es trascendente porque estas comparecencias complementan el informe oficial de segundo año y deben permitir ahondar la información de la marcha de la administración pública. Lo ahí sucedido fue relatado por los medios, inmediatamente, sólo y principalmente sobre las nuevas luces en la investigación de Ayotzinapa y la discusión sobre el federalismo y la gobernabilidad republicana.

Comment here

Accesibilidad