Periodistas

Pandemia agudiza la disparidad laboral

187 Vistas

Maricarmen Hernández / El Sol de Puebla

Desigualdad laboral hacia las mujeres, riesgo de desempleo durante y posterior a la pandemia, violencia económica, así como la vulnerabilidad y acoso que viven dentro del ámbito laboral; fueron parte de los temas que se abordaron durante la tercera sesión del Consejo Editorial con Perspectiva de Género, la cual realizó de manera virtual la Organización Editorial Mexicana (OEM), encabezada por su Directora Editorial, Martha Ramos Sosa.

El jueves pasado, los directores de los 45 periódicos que conforman la OEM, se reunieron junto con los consejeros para abordar seis puntos sustanciales del contexto laboral de las mujeres: pérdida acelerada del trabajo por la pandemia, violencia económica, estereotipos de género que determinan el rol de las mujeres, vulnerabilidad en el ámbito laboral, desigualdad y la fuerza laboral que genera la burocracia.

Mujeres, las más afectadas por desempleo

Teniendo como antecedente la información que recientemente compartió la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sobre el índice de desempleo en México para el 2021, Gabriela Ramírez, consejera y funcionaria del Centro de Información de las Naciones Unidas para México (CINU), abrió el panel para reconocer que la desigualdad laboral entre hombres y mujeres siempre ha existido, sin embargo, la pandemia agudizó el problema y, el siguiente año, se prevé, será aún más delicado.

“La pandemia por Covid-19 ha hecho mucho más evidente las desigualdades que ya existían. Antes de Covid-19, el mundo del trabajo ya estaba plagado de desigualdades”, indicó Ramírez, quien además retomó cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), para destacar que, de acuerdo con el Balance Preliminar de las Economías de la Región, el cierre temporal de actividades económicas y la caída de los ingresos, fue más severo durante el segundo trimestre de 2020.

Indicó que, de un grupo de 14 países, entre los que se encuentra México, se estimó una pérdida de 47 millones de puestos de trabajo durante este periodo. La destrucción de estas plazas laborales les afectó principalmente a ellas, “ya que una mayor proporción de mujeres se retiró del mercado laboral y, es probable, que lo hayan hecho para asumir las tareas de cuidado en los contextos de confinamiento y ante el cierre de establecimientos educativos. El nivel de trabajo que ahora tienen que realizar las mujeres en casa, ha aumentado considerablemente, sacándolas en muchos casos, del trabajo remunerado”, indicó la representante de la CINU.

Gabriela Ramírez refirió que, las cifras de las diversas organizaciones internacionales, evidencian que durante la pandemia las mujeres están perdiendo con mayor celeridad su trabajo y, en un ambiente post-pandemia, será este mismo sector el que tendrá mayor dificultad para reinsertarse.

Destacó que si bien, las pérdidas laborales se registraron en todos los ámbitos, el trabajo doméstico registró las bajas más significativas.

De manera particular puntualizó que, aunque el personal sanitario no se ha visto afectado en la pérdida de plazas, consideró esencial atender sus necesidades psicosociales y de salud tanto física como mental, tomando en cuenta que están en la primera línea de contacto para hacer frente al virus.

A la par, reflexionó sobre el actuar del sector público y privado para promover la conciliación de la vida familiar y laboral de las mujeres durante y posterior a la pandemia.

Sara Lovera, periodista y consejera de la OEM, destacó la importancia de los medios de comunicación para evitar la reproducción de estereotipos que las victimizan y optar por historias que reflejen la contribución de su trabajo.

TRIPLE AMENAZA

Durante su intervención, Mónica Flores, directora de ManpowerGroup, señaló que la mujer ha sido relegada principalmente a actividades operativas y consideró que, a la fecha, enfrentan una triple amenaza en el mundo del empleo formal.

La primera de estas amenazas, dijo, es que, aunque las mujeres representan más de 50 por ciento de la fuerza laboral global, menos de 25 por ciento de ellas ocupan puestos de alta gerencia, pese a tener la capacidad para hacerlo.

Como segunda amenaza, resaltó el hecho de que las mujeres están sobrerrepresentadas en posiciones que serán automatizadas, es decir, que en un futuro cercano podrán ser sustituidas por un software o un robot “porque son actividades operativas, repetitivas, y no necesariamente aportan un valor agregado al proceso productivo de la organización”, indicó Flores.

Como tercera amenaza, mencionó, es la subrepresentación en industrias en crecimiento, lo que indica que en la mayoría de los casos se les asignan sólo plazas laborales consideradas como profesiones femeninas.

“Todo esto nos genera violencia económica (…) que es cualquier comportamiento que atente contra la independencia económica de una mujer, incluyendo privación, retención o sustracción”, explicó.

VULNERABILIDAD LABORAL

Para abordar el tema de la vulnerabilidad en el ámbito laboral, el director de El Sol de Tijuana, Erik Eliud Ávalos Matías, ejemplificó con dos casos en los que, en ambas circunstancias, las mujeres fueron ultimadas mientras laboraban.

“Desgraciadamente el estado de vulnerabilidad en el que se encuentran muchas mujeres dentro de sus propios trabajos ha generado un problema serio en el estado de Baja California: 29 feminicidios en los primeros 10 meses del año”, compartió.

Con este referente, Ávalos, enfatizó que, a pesar de ser casos locales, la problemática de violencia y acoso en todas sus expresiones, es una constante que se replica en todo el país, hecho en el que consideró, los medios de comunicación deben ser enfáticos para presionar a las autoridades correspondientes a fin de dar la atención necesaria para evitar este tipo de actos.

“EL PROBLEMA ES LA DESIGUALDAD”

A decir de Alicia Puyana Mutis, investigadora y profesora de la Facultad Latinoamericana De Ciencias Sociales, (Flacso), otra de las problemáticas que se enfrenta en el mundo laboral es la desigualdad que se vive en el país.

“Más que el desempleo, el problema de México es la desigualdad. Aún en países ricos, los altos niveles de segregación distorsionan el criterio propio de nivel de afluencia. Se debe generar una visión objetiva de afluencia y riqueza ligada a la plenitud de la vida humana, el respeto y los bienes materiales” destacó durante su intervención.

Fue así que, con esta conversación especializada, la directora General Editorial, Martha Ramos se comprometió junto con el equipo que conforma la OEM, a dar seguimiento a estos temas de interés público con el fin de fortalecer y promover el derecho de las mujeres mediante el trabajo periodístico que se realiza en cada una de las casas editoriales del país.

Comment here

Accesibilidad