Elecciones 2020-2021

La paridad en Yucatán simulación, se viola la Constitución y hay complicidad entre funcionarios: María Eugenia Núñez Zapata

125 Vistas
  • El colectivo Amisy ejemplifica hechos de violencia política contra las mujeres y tiene desencuentros con autoridades electorales
  • Yucatán histórico parece deshacerse en las manos de los hombres, mujeres artistas contra violentador que se presenta  en acto cultural de la capital

Libertad López

SemMéxico, Cd. de México, 12 de enero, 2021.- En Yucatán la  meta de la paridad es torcida por autoridades electorales, partidos y  está lejana, a juzgar por los hechos y las estadísticas. Y lo que es peor  es que se simula cuando se analizan  los procedimientos relacionados con la aplicación de los mandatos legales, de acuerdo con Agenda de las Mujeres por la Igualdad Sustantiva en Yucatán (Amisy).

En declaración pública  María Eugenia Núñez Zapata, coordinadora del colectivo, afirma que “Aplausos y discursos hay muchos, pero nada de acciones. Hay mucha simulación y poca efectividad”.

El colectivo  ha llevado como bandera la igualdad en la asignación de candidaturas no solo en número de postulaciones sino en municipios que tengan elevada representación poblacional. Ello para conseguir  la igualdad sustantiva.

Las demandas de  Amisy, y  de otras asociaciones, informa ha tenido desencuentros con el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (Iepac) y dejó al descubierto incumplimientos del Congreso local en la difusión de leyes que aprueba, existe una  aparente falta de interés del Tribunal Electoral del Estado de Yucatán (TEEY) y muchas resistencias en municipios del interior del Estado donde ciertos grupos ven amenazados sus intereses.

“Hay una cadena de complicidades”, indica la maestra Núñez Zapata al relatar una serie de sucesos en torno a la tarea  por la igualdad de género.

Ejemplifica  una serie de  expresiones, más grotescas del bloqueo a la participación de la mujer es la violencia política. Un ejemplo reciente, detalla, es lo que sucedió  en  Kantunil, donde falleció la alcaldesa Raymunda Che Pech y arbitrariamente el Cabildo nombró a un varón para sustituirla, pasando por alto un mandato constitucional.

“Se puso por encima de la Constitución a una ley del Ayuntamiento, que no deja de ser una ley secundaria”, indica la coordinadora de Amisy. “Levantamos la voz, lo denunciamos, pero nadie nos hizo caso. Nada pasó”.

Otras manifestaciones, que son  violencia política contra las mujeres  se vive en Kanasín y San Felipe. En el primer municipio, la síndica Flor de Liz Xóchitl Delgado Caballero ha denunciado públicamente y ante el TEEY al alcalde William Pérez Cabrera por una serie de arbitrariedades, como ocultarle información, rebajarle el sueldo y denigrar su investidura.

Una tibia resolución del Tribunal obligó a la funcionaria a exponer su caso a la sala regional Xalapa del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Esa instancia resolvió a su favor, pero a la fecha no se conoce un acatamiento del TEEY a las disposiciones.

“Los magistrados no han aplicado nada de lo que dicta Xalapa”, enfatiza María Eugenia Núñez. “Obviamente, hay encubrimiento. ¿Y todo para qué? Para que el alcalde agresor de Kanasín se pueda reelegir. ¡Es una cadena de complicidades y hay que decirlo!”

También hay violencia política y simulación  en el municipio de  San Felipe. Ese puerto del Oriente maya,  tiene una alcaldesa, Juana Baltazar Santos, pero quien lleva las riendas de la administración municipal es el síndico, Felipe Marrufo López.

En ese municipio Juana Baltazar estuvo al frente de la planilla porque allí “tocaba mujer” en las elecciones de 2018. “Así le llaman: toca mujer, y si es así, pues que sea mi esposa o mi cuñada porque finalmente el hombre ejerce el poder”, relata la entrevistada.

Algo importante y de lo que se ha hecho escasa difusión, explica la representante de Amisy, es que la igualdad de género tiene que ser de observación obligatoria en todos los ámbitos de la administración pública, y esto abarca a los cabildos, porque así los establecen reformas constitucionales de 2019. “No es que quieran o no quieran: la mitad tiene que ser para mujeres. Esto ya es ley”, recalca.

Los fríos números muestran el débil acceso que han tenido las mujeres a las alcaldías.

De acuerdo con datos de Amisy, en las elecciones municipales de 2007 resultaron triunfadoras siete mujeres, que quedaron al frente de municipios que representaban apenas el 7.3 por ciento  de la población yucateca.

En 2010 fueron electas 12, que elevaron a 51.27 por ciento  el porcentaje de representación de la población de Yucatán. Este aumento se debió al triunfo de Angélica Araujo en Mérida, que concentra a casi la mitad de los habitantes del Estado.

En 2012 fueron 19 mujeres las ganadoras, en municipios que representan  el 9.18 por ciento de la población. En 2015 el número se desplomó a ocho electas,  en poblaciones con el 5.38 por ciento de la población  yucatecas, y en 2018 se dio un salto con 29  ganadoras.

Ocultan información:

El colectivo Amisy señala que hay  escasa difusión  a las  reformas legales. Sucede en todos los niveles. Afirma que la paridad es de observación obligatoria en todos los ámbitos de la administración pública, y esto incluye  los cabildos, porque así lo establecen la reforma constitucional de 2019, subraya María Eugenia Núñez Zapata, coordinadora de la agrupación.

No hay de otra. “No es que quieran o no quieran: la mitad tiene que ser para mujeres. Esto ya es ley”, insiste.

Contexto

En Mérida únicamente tres mujeres han estado al frente del Ayuntamiento, en cuatro administraciones municipales: Ana Rosa Payán Cervera —en dos períodos diferentes—, Angélica Araujo Lara y María Fritz Sierra, esta última en forma interina. Otros 36 municipios, la tercera parte del Estado, nunca han tenido alcaldesas.

Las  cifras muestran  cómo a pesar de avances legales, hay obstáculos para la  participación de las mujeres en espacios públicos. Vacíos legales, interpretación discrecional de las leyes, intereses políticos y cotos de poder amenazados  que al final levantan  un muro frente a la paridad de género en materia electoral.

La  igualdad y la paridad  de género  garantizada constitucionalmente, no solo en la esfera electoral sino en la administración de los tres poderes de gobierno, en los tres niveles de la administración pública, a partir de junio de 2019. Parece que no se cumple, como sería deseable.

“Las mexicanas van avanzando, pero aún se requieren cambios estructurales para que las mujeres tengan una participación paritaria real y efectiva, es decir, no solo implica que las mujeres sean el 50% de quienes toman las decisiones, sino que lo hagan sin ningún tipo de discriminación, ni violencia”, manifestó en su momento el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres).

Rechazo a los hombres violentos o violentadores en Mérida

Artistas y colectivos exigen no dar espacios a agresores sexuales ello luego de que se diera a conocer que Ricardo Tatto formaría parte de un evento cultural del Ayuntamiento de Mérida, más de 130 mujeres artistas y colectivas feministas pidieron a las autoridades no dar espacio a agresores; exigieron una restricción en la que no se otorguen estímulos económicos ni simbólicos a personas con denuncias de acoso o violencia sexual. 

De igual manera, agregaron, garantizar que los espacios para crear y compartir actividades artísticas sean espacios libres de violencia y seguros para las mujeres y el público en general. 

“Las mujeres en las artes hemos tejido redes desde hace varios años para visibilizar y atender las profundas desigualdades y violencias que nuestros colegas ejercen dentro y fuera de los espacios artísticos”, señalaron las firmantes de un documento.

Este 11 de enero, en las redes sociales de Cultura del Ayuntamiento de Mérida se indicó que Ricardo Tatto formaría parte del evento: Narrativas contemporáneas de Mérida, como parte de las actividades del Mérida Fest, lo que causó indignación de varias usuarias y usuarios, pues esta persona ha sido acusada y denunciada en varias ocasiones por violencia de género. La publicación fue borrada de la página. 

No obstante, mujeres dedicadas a la cultura y organizaciones feministas redactaron una carta que fue dirigida a la Dirección de Cultura del Ayuntamiento de Mérida donde criticaron que se incluya a Ricardo, quien “en numerosas ocasiones ha sido denunciado por sus múltiples y serias agresiones hacia mujeres demostrándose así que es un agresor sexual sistemático, que sigue sin responder al ámbito de la Justicia pública o civil, que inmute el goce de sus privilegios. Es algo que como sociedad no vamos a ignorar”. 

María Eugenia Núñez y Gina Villagómez Valdés cuando interpusieron un recurso de impugnación ante el Tribunal Electoral del Estado.

Además, pidieron utilizar los espacios de creación y promoción de las artes, como un medio para lograr construir una cultura de la paz y no violencia; con ello buscan reducir la brecha de desigualdad y violencia de género entre la sociedad yucateca. Así como retirar el video de Ricardo Tatto de todas las plataformas donde ha sido publicada.

También señalaron que es urgente crear un protocolo de prevención y atención a la violencia de género, discriminación y violencia sexual en los espacios culturales del estado, para que la comunidad artística, así como las autoridades del medio tengan las herramientas para saber las maneras de actuar ante situaciones vulnerables dentro de la comunidad artística. 

“Los lugares que hemos podido recuperar para expresar y trabajar nuestro arte desde nuestras miradas ha tenido que ser a través de la lucha contra esta misma violencia, sin embargo, las instituciones dedicadas a la cultura siguen brindando espacio a los agresores”, manifestaron. 

El pasado 18 de agosto del 2020, tras numerosas quejas por la participación de Ricardo E. Tatto en un foro de literatura y periodismo, éste fue retirado de la actividad virtual a realizarse hoy miércoles. Al ser señalado por la Agrupación Contingenta Siempreviva como “agresor de mujeres», «consideramos que mantener su presencia en la mesa sería un acto de violencia”, señalaron los organizadores en un comunicado.

Comment here

Accesibilidad