COLUMNASLa mitad del cielo

La trampa patriarcal de confrontar a las mujeres

1.381 Vistas
Muriel Salinas Díaz 

SemMéxico. Guadalajara. 11 de febrero de 2021.- Tras las denuncias penales por presunta violación sexual y otros delitos sexuales contra Félix Salgado Macedonio, virtual candidato de MORENA a la gubernatura de Guerrero, y la subsecuente movilización del movimiento feminista local para exigir a este partido político que retire dicha postulación. MORENA optó por hacer oídos sordos y realizar una marcha de mujeres militantes de ese instituto político en apoyo a Félix Salgado Macedonio, con la intención de deslegitimar las exigencias del movimiento feminista. Aunado a lo anterior, recientemente se publicó un pronunciamiento suscrito por mujeres militantes de este partido político refrendando su apoyo a Salgado, arguyendo la presunción de inocencia. Ello a pesar de que mujeres feministas de MORENA publicasen un pronunciamiento exigiendo a su partido no postular a Salgado por estas denuncias de violencia sexual, y de que el movimiento feminista hiciera eco de ello a nivel nacional. 

Ciertamente, un requisito para ser candidato o candidata a cualquier cargo de elección popular es no haber sido sentenciado por cometer violencia sexual o familiar, por ser deudor alimentario o haber cometido violencia política contra las mujeres en razón de género. Y lo que nos devela una vez más el caso de Félix Salgado, es el contexto de impunidad que prevalece en el país respecto de la violencia contra las mujeres. Pese a ello, el aspirante a la gubernatura de Guerrero va viento en popa rumbo a la candidatura, aunque está lejos de poder acreditar otro de los requisitos para ser candidato, que consiste en tener un modo honesto de vivir.

Quienes respaldan al Salgado Macedonio olvidan que, si una de las denuncias prescribió, ha sido por la inacción del Estado, lo que configura una violación a los derechos humanos de las mujeres digna de una denuncia ante la Corte Interamericana de los Derechos Humanos. El tema reside en el actuar de las autoridades judiciales para avanzar en la resolución de las denuncias y procesos de investigación que se encuentran abiertos contra Salgado, las cuales siguen sin avanzar pese a las presiones del movimiento feminista de todo el país.

La estrategia de confrontar a las mujeres para defender a un personaje político impresentable no es nueva. En 2015, las y los opositores de la entonces Presidenta Municipal de Mártir de Cuilapan, Felicitas Muñiz Gómez, organizaron una conferencia de prensa encabezada por sus esposas y algunas regidoras del Ayuntamiento – quienes se hicieron acompañar por un grupo de mujeres indígenas que nunca tomaron la palabra y se mantuvieron de pie detrás de las voceras – para deslegitimar el anuncio que días antes había hecho la Red para el Avance Político de las Mujeres Guerrerenses de que apoyaría a la alcaldesa y encabezaría su defensa ante los tribunales, pues enfrentaba violencia política en razón de género. En esa conferencia de prensa, una de las regidoras acusó una especie de incongruencia feminista de la Red por defender a la alcaldesa, victimizando a las mujeres indígenas ahí presentes, y luego lanzó una amenaza de muerte contra ella ante los medios de comunicación. Finalmente, el TEPJF emitió entonces una sentencia que acreditó violencia política en razón de género contra Muñiz Gómez y vinculó a las autoridades competentes a proceder penal y administrativamente contra las y los perpetradores por los múltiples delitos cometidos.

Divide y vencerás es una frase de dudoso origen que le ha sido atribuida al dictador y emperador romano Julio César. Es una práctica recurrente en la vida política, pero, sobre todo, ha sido una vieja estrategia de sello patriarcal y de uso recurrente para escindir a las mujeres e impedir su articulación política en defensa de sus propios derechos e intereses. Las manifestaciones de mujeres en defensa de Félix Salgado Macedonio orquestadas desde MORENA, pretenden generar en la opinión pública la idea de que se ha generado una fractura en el movimiento feminista, que no existe.

El feminismo es un pensamiento científico, filosófico y político con una tradición de más de tres siglos. El feminismo tiene un origen ilustrado y hoy es un movimiento global de gran alcance que encabeza una amplia agenda que podríamos resumir en lo siguiente: eliminar toda forma de discriminación y violencia hacia las mujeres en todas las esferas de la vida, alcanzar la autonomía y el ejercicio pleno de nuestros derechos sexuales y reproductivos y lograr la democracia paritaria. Cualquier reivindicación que contravenga estos propósitos no puede decirse feminista, aun cuando sean mujeres quienes la encabezan.

La pretensión de confrontar a las militantes de base y líderes locales de MORENA con el movimiento feminista ha sido una errática estrategia para enfrentar esta crisis política de MORENA en Guerrero. No es el movimiento feminista el que está escindido. La fractura es dentro de MORENA y sus aspirantes a la gubernatura, que han usado a las mujeres para dirimir sus diferencias. Así, en medio de esta crisis al interior de este partido político, lo que se intenta con la estrategia de divide y vencerás no solo es imponer a como dé lugar la candidatura de un personaje muy popular, pero impresentable, sino construir la idea de que cuenta con el respaldo de miles de mujeres y de que el movimiento feminista está dividido. Como si no supiéramos que las bases de cualquier partido operan en función de las directrices que determinan sus dirigencias, y en no pocas ocasiones de manera acrítica.

Pero si en ese partido político hay mujeres dispuestas a defender a un presunto violador para que sea su gobernador, es momento de preguntar a MORENA Guerrero qué ha hecho con las prerrogativas que tiene por obligación destinar a la capacitación, promoción y desarrollo del liderazgo político de las mujeres y por qué es la hora que muchas de sus militantes en Guerrero siguen en la incertidumbre respecto de sus aspiraciones, pues prevalece el ocultamiento de información y una discrecional toma de decisiones sobre la selección de sus candidaturas y sobre cómo van a cumplir con la paridad de género.

Y en medio de todo, no podemos perder de vista que las denuncias contra Salgado Macedonio no han sido resueltas por las autoridades competentes. Y en ello reside uno de los temas centrales de la agenda de los derechos humanos de las mujeres guerrerenses, que es el acceso a la justicia y la erradicación de la violencia contra las mujeres. Frente a ello, la dirigencia nacional y estatal de este instituto político ha guardado total silencio, junto con su impresentable aspirante.

Comment here

Accesibilidad