COLUMNASMujer y PoderNatalia Vidales

Le “cae” Auditoría a AMLO

145 Vistas

MUJER Y PODER

Por: Natalia Vidales

SemMéxico. 24 de febrero 2021.- Hace poco le “cayó” el fisco, en Hermosillo, Sonora,  a una persona de la tercera edad que se sostenía con un pequeño negocio de reparación de llantas en el patio frontal de su casa y que solo trabajaba los fines de semana.

Sin piedad,  Hacienda le fincó un adeudo de 40 millones de pesos imposibles, desde luego de pagar. Para fijar el monto de los impuestos omitidos, un auditor del fisco estuvo en el negocio unas horas un sábado (cuando hay un poco más de trabajo) y calculó los ingresos del negocio en ese tiempo multiplicándolos por ocho diarias los 365 días del año resultando entonces la fantasiosa cantidad apuntada.

En otro evento, también reciente,  a un taquero le ocurrió algo similar, cuando hacienda le fincó una diferencia de impuestos a pagar por 10 millones de pesos que en su vida el pequeño comerciante ha visto juntos. La metodología fue similar a la aplicada en el caso del reparador de llantas: el auditor contó el ingreso de unas horas “pico”  y calculó un total acumulado exorbitante.

En ambos casos los comerciantes intentaron aclarar la situación, pero no hubo “pero” ni defensa que valiera y ante la imposibilidad de pagar el adeudo principal más los accesorios de recargos, actualizaciones, honorarios y multas mejor cerraron sus negocios con todo y la advertencia de ser acusados de defraudadores del fisco.

Y, así, cualquier comerciante, empresario profesionistas que haya sido “visitado” por Hacienda pasa las de caín para hacerle entender al fisco de lo injusto de sus cuentas, permitiéndosele  a lo sumo y como un gran favor que pague “lo que debe” en parcialidades a lo largo de varios años.

Pero, ahora que  la Auditoria Superior de la  Federación ( ASF) detectó irregularidades en el gasto del gobierno de López Obrador (porque también a las autoridades se les fiscaliza) durante su primer año de gestión, el 2019, encontrando irregularidades en la aplicación de 67, 500 millones de pesos en diversas dependencias, así como que la cancelación del aeropuerto de Texcoco ha costado tres tantos de lo previsto inicialmente, el Presidente afirmó que “ese dato está mal, es exagerado” ( como lo dijeron sin que les hicieran caso los comerciantes arriba mencionados); y, entonces sí, la ASF  se retractó  justificando que  habían detectado errores en la metodología de la auditoria y que se rectificaría el monto, que, de cualquier manera y dado los datos “duros” del informe será muy superior al declarado por el gobierno federal.

Al respecto, la senadora del PAN, Xóchitl Gálvez declaró que de no rectificar la ASF corre el riesgo de que AMLO la desaparezca…

Los desvíos, opacidad, gastos no comprobados, ocultamientos  y probable corrupción en el ejercicio de los 67, 500 millones de pesos  ( en una cantidad nunca antes detectada como anómala en gobierno  anterior alguno) ocurrieron principalmente en el sector de comunicaciones y transportes ( 22 mil millones mal ejercidos), pero también se detectaron anomalías en las secretarías que operan la mayor parte de los programas sociales del gobierno de AMLO, como en Agricultura y Desarrollo Rural, por 4 mil 576.0 millones de pesos, y la de Bienestar con 3 mil 392 millones.

 Durante el acto de entrega del informe a la Cámara de Diputados,  el auditor en jefe de la ASF,  David Colmenares,  destacó que el gasto federalizado de 2019 equivale  a 1.9 billones de pesos y agregó que se revisó de manera especial, pues  significan aproximadamente una tercera parte del gasto neto de la Federación ejercido sin control, y discrecional si no es que arbitrariamente; agregándose en el documento que diversos funcionarios les negaron el acceso a la documentación de sus dependencias, les dieron información falsa o, de plano, los ignoraron ( ¿se imagina Usted cómo les hubiera ido al llantero o al taquero de comportarse de esa manera?).

El desorden en el ejercicio  del erario (que no es del gobierno sino de los mexicanos)   era previsible,  dado que AMLO mismo supone a la 4T superior a cualquier revisión, como algo más allá del bien y del mal, como suele decirse, y aquí están las consecuencias apenas en la auditoría de su primer año del sexenio.

A la  presunción de  corrupción ( probablemente cometida a espaldas del Presidente) y que ahora sale a flote en este informe,  habría que añadir el secreto a voces de que cuando el priato el “moche” por la contratación para la obra pública era del 10% del presupuesto; que cuando el PAN aumentó al 20 porque es más caro corromper a los honestos, y que ahora con MORENA es ¡del 30%!, dado que, como se convirtió en delito grave, el riesgo encarece el monto.

Comment here

Accesibilidad