Impunidad/Violenciaviolencia

A 10 años del surgimiento del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad Javier Sicilia llamó al movimiento feminista a convocar a una nueva rebelión de victimas

162 Vistas
  • «Todo sigue igual, sea con Felipe Calderón, Peña Nieto o AMLO» dijo
  • El dolor por Morelos y por el país, en tiempos de revisión de la condición femenina

Estrella Pedroza 

SemMéxico, Cuernavaca, Morelos, 29 de marzo, 2021.- A 10 años del surgimiento del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJYD)  con el que se reclama  justicia para las víctimas de la violencia y la inseguridad que se vive en México; «todo sigue igual… sin importar  si es PAN, PRI o Morena», sostuvo Javier Sicilia, escritor y poeta; tras llamar  al movimiento feminista a convocar a  nueva rebelión de victimas que exija una justicia transicional. 

«Ningún partido ha hecho esa limpieza y la pregunta, en víspera de las elecciones de junio, sigue siendo tan vigente como hace 10 años: “¿Por qué cartel y por qué poder fáctico tendremos que votar?”. Llámese PRI, PAN, PRD, PT, Verde,  PES, MC, Morena… Llámese Felipe Calderón, Enrique Peña Nieto o Andrés Manuel López Obrador, todos, gobiernos y partidos, han estado del lado de los victimarios y nunca de las víctimas», reprochó. 

Lo anterior, durante un acto conmemorativo  frente al Memorial de Víctimas, colocado desde el marzo del 2012 en la entrada principal del Palacio de Gobierno (sede oficial del Poder Ejecutivo),  tras el multi homicidio en el que una de las víctimas fue su hijo Juan Francisco Sicilia.   

Agregó: «Unos y otros, en complicidad con grupos criminales y poderes fácticos en turno, han convertido al país en una inmensa fosa clandestina, llena de destazados, mujeres violadas,  redes de trata, niñas, niños y adolescentes masacrados; unos y otros han privilegiado  las redes de macrocriminalidad que tienen vejada y secuestrada a la nación».

El líder del MPJyD destacó que  «en estas condiciones la democracia es sólo un simulacro y las urnas, que nos aguardan el 6 de junio, un símbolo del horror y de la sangre que legitima a delincuentes como Salgado Macedonio en Guerrero o Ricardo Gallardo en San Luis Potosí, por nombrar sólo a los más representativos de esta realidad».

Y recordó que hace 10 años, cuando   el MPJD apareció, había 40 mil asesinados (mujeres y hombres), 10 mil desaparecidos (mujeres y hombres) y un montón de fosas clandestinas todavía sin descubrir. Hoy hay más de 300 mil asesinados, más de 84 mil desaparecidos, más de 4 mil fosas clandestinas y más de 39 mil cuerpos en los Semefos sin identificar.

 «Sólo en los dos años y tres meses del gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha habido más de 70 mil asesinados. Según datos de Causa en Común, en los tres primeros meses de 2021 ha habido 865 actos atroces, que involucran a 963 víctimas. De ellos, 158 son actos de tortura, 114 de descuartizamiento y destrucción de cuerpos, 86 masacres, 72 asesinatos de niñas, niños y adolescentes y 115 fosas clandestinas».

Reprochó que «al igual que para Calderón y Peña Nieto, para López Obrador –un hombre que cabe perfectamente en el mismo saco al cual dice no pertenecer–, las víctimas no existen. Son seres siniestros que representan el pasado y hay que ignorar, despreciar, criminalizar, desaparecer en las fosas del olvido, en nombre de una transformación intoxicada de muerte y odio».

 Para Javier Sicilia, «la única diferencia de este gobierno, autodenominado  la Cuarta Transformación, con los gobiernos anteriores «es que con Andrés Manuel ya no hay pretexto para no verlo. Su ascenso al poder nació de la última esperanza de un pueblo sometido al crimen y al saqueo de las partidocracias, las organizaciones criminales y los poderes fácticos, una esperanza que él mismo se ha encargado de traicionar».

Acompañado de colectivos de víctimas de Morelos y de la familia LeBarón (entre ellos, Julián y Adrián), el poeta urgió a » descapturar al Estado de las redes de macrocriminalidad; urge aplicar una política de Estado basada en la Justicia Transicional (…)  Ella no vendrá del Estado ni de los paridos ni de los gobiernos. Quien la prometió, la sepultó en las fosas y las urnas de la ignominia». 

La transformación genuina y legítima «vendrá, como no han dejado de repetir los zapatistas, de abajo, de las márgenes, de las resistencias, de la unidad de una nación rota. A 10 años del MPJD, a 27  del levantamiento zapatista, a unos días del 8M, urge una nueva rebelión de todas las víctimas».

El activista destacó que ahora la batuta está en el movimiento feminista:

 «Quizás el movimiento feminista, que ha tomado la  punta de lanza en la resistencia, pueda convocarla. Quizá pueda congregar a varios pilares de la dignidad que resistimos ante el poder político-criminal: los familiares de víctimas de la guerra que exigimos justicia, los pueblos originarios que defienden la vida y el territorio, las universidades, las organizaciones de derechos humanos, los intelectuales, los artistas, los científicos. Quizá. En todo caso, surge frente a la inhumanidad de un Estado que perdió el rumbo y se ha desmoronado». 

Y cerró con la expresión «seguimos estando hasta la madre».

Los colectivos de víctimas, en voz de Adrián LeBarón llamaron a las y los mexicanos a reflexionar la manera de elegir a sus gobernantes. 

Comment here

Accesibilidad