Mujeres

Miente López Obrador sobre el registro del feminicidio en México y es responsable de la falta de recursos para prevenirlo y atenderlo

484 Vistas
  • Precisiones históricas del Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad, Justicia y Legalidad
  • Argumenta que borra los esfuerzos de la  sociedad civil cuando la clasificación data de  2012

Sara Lovera

SemMéxico, Cd. de México, 30 de marzo, 2021.- En un comunicado de prensa  el Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad, Justicia y Legalidad (ONC), lamentó esta mañana  que el presidente Andrés Manuel López Obrador , asegure que los feminicidios comenzaron a registrarse durante su gobierno.

Explica que el tipo penal del feminicidio se creó en 2012,  cuando se elaboraron las primeras normas que tipificaron delitos que atentan contra la integridad física, psicológica, económica o la libertad de las  mujeres, delitos como el feminicidio y la trata de personas.

Afirmar que este es un logro de su administración implica anular todo el trabajo realizado por la sociedad civil desde marzo de 2011, para tipificar el feminicidio en las 32 entidades federativas.

La organización reclama que este tipo de declaraciones mentirosas implica borrar esas luchas sociales de grupos, mujeres y especialistas. El  presume que es  empático con estas luchas, cuando todo en su administración ha sido ir contra ellas.

Relata la comunicación que durante la mañanera de López Obrador, este martes  30 de marzo, sostuvo que “antes los feminicidios no se consideraban feminicidios sino homicidios”, esta clasificación, dijo, comenzó con su administración, con lo que trató de justificar el aumento de feminicidios en estos dos últimos años.

Esta organización sostiene que el presidente miente cuando refiere que gracias a su administración existen registros oficiales de feminicidio. Al contrario, se cuenta con dichas estadísticas desde el gobierno de Enrique  Peña Nieto como resultado del trabajo colaborativo entre organizaciones de la sociedad civil y el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNP). Dicho esfuerzo conjunto permitió que en enero de 2018 se presentara el Instrumento para el Registro, Clasificación y Reporte de los Delitos y las Víctimas CNSP/38/15.

El SESNP  daba a conocer una nueva metodología de registro de incidencia delictiva con información desde enero de 2015, a partir de la cual se incorporó el feminicidio para clasificar la privación de la vida a una mujer desde la  perspectiva de género acorde con los lineamientos para el registro y clasificación de los presuntos delitos de feminicidio para fines estadísticos.

Además, por primera vez, se publicó información sobre el sexo de las víctimas de algunos delitos, por lo que se pudo obtener datos sobre los homicidios dolosos de mujeres que no fueron investigados como feminicidio.

La implementación de esta metodología de registro no ha estado libre de críticas. Aunque algunas procuradurías y fiscalías ya cuentan con esta desagregación, existe poca claridad sobre cuándo una institución decide clasificar una muerte violenta como homicidio doloso o feminicidio. Tal es el caso de la Fiscalía de Veracruz que en 2020 reclasificó 49 feminicidios cometidos en 2018 sin explicar a detalle los motivos.

Tras más de un semestre de peticiones del ONC, ni la Fiscalía ni el SESNSP aclararon técnicamente y caso por caso porqué se determinó la ausencia de razones de género.

El presidente también miente cuando afirma que el feminicidio aumentó debido a que actualmente se cuenta con estadísticas sobre su incidencia. Ello se debe a que desde 2015 hay un alza constante del feminicidio acorde con datos del SESNSP. Esto coincide con los datos de homicidios de mujeres del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) las cuales revelan que 2019 fue el año con más homicidios de mujeres al reportarse 3 mil  893 casos, lo cual es 102 por ciento  mayor respecto a 2009.

López Obrador, señala el ONC, fue más allá al señalar que a la mujer se le debe respetar porque es una consideración básica para la transformación. “No se puede llevar a cabo una transformación sin la igualdad de género”.

Lo que pareciera olvidársele al presidente es que su gobierno es responsable de desmantelar la estructura de protección a las  mujeres.

Y enseguida describe: en dos años:

1. Ha eliminado los fideicomisos que permitían el buen funcionamiento de la Red Nacional de Refugios; de los programas de los varios institutos de la mujer, de los recursos necesarios para la prevención del delito y la procuración de justicia;

2. Ha reducido el presupuesto total asignado en esta materia pues en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) en 2021 se mantuvo un monto igual al asignado en 2020, que fue de 405 mil tres millones 761 mil peso. Lo que  representa una disminución anual del  3.3 por ciento debido a la inflación,  estimada.

3. Ha dejado en la inoperabilidad al Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES), a la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (CONAVIM), a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) y a la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), entre otras.

Conclulye que el presidente no miente al afirmar que para transformar a México es fundamental la igualdad de género. Sin embargo, esta debe ir más allá del discurso oficial o de la mera participación de mujeres en el gabinete. La igualdad de género se construye a partir de las políticas públicas y de los recursos que se asignan con dicho enfoque.

Comment here

Accesibilidad