Emergencia COVID-19

Se dispara la Muerte Materna en 2021: 95.5 por ciento, según reporte de la SS, comparando con 2020; Covid 19 primera causa de los decesos

267 Vistas
  • Interviene con mezquindad  la Secretaría de Salud para obstaculizar una iniciativa  para crear Unidades de Parto: Martha Tagle
  • Mujeres embarazadas prioridad para vacunas,  Salud no responde a 4 exhortos de la legislativa y no rinde cuentas sobre abandono a  embarazadas

Sara Lovera

SemMéxico, Cd. de México, 7 de abril, 2021.- La muerte materna  en México se disparó en marzo   en  95.4 por ciento respecto del año anterior, cuando había llegado en 2020 al 64 por ciento, según los informes epidemiológicos de la Secretaría de Salud que se publican mensualmente, resultado de la indiferencia de esa secretaría y el recorte presupuestal.

Se trata   266 muertes evitables, sólo de enero al 5 de abril de este año, y de todos los decesos,  más del 50 por ciento están  atribuidos al COVID 19, lo que ratifica que el sector salud abandonó  la atención a las  embarazadas y no podrá cumplir México con sus compromisos internacionales para disminuir a 11 decesos por cada cien mil nacidos para 2030,  ya que  se mantiene en 64.6, 35 puntos arriba de lo que se había logrado en 2018 con 30 decesos por cada cien mil nacimientos.

 Hoy  el crecimiento acumulado en un año de la muerte materna es de  102 por ciento, con mil 260 muertes maternas. Ello a pesar de que en 3 meses la Cámara de Diputados hizo 4 exhortos a la Secretaría de Salud para cumplir con la prevención y atención de las embarazadas  y poner en marcha las propuestas, hechas  hace más de un año, para crear un plan de atención no hospitalaria, en escuelas u hoteles y salvar vidas, que le hizo el Comité Promotor por una Maternidad Segura CPMS.

La Secretaría de Salud, recibió los exhortos de la Cámara de Diputados y no respondió. Uno de ellos promovido por la diputada Soraya Pérez Munguía,  del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario, del 25 de marzo  que pide   dar prioridad para vacunar a las embarazadas, – 12 millones-, y los otros, también del PRI, para llamar a cuentas al no cumplir con dar atención  prioritaria a la salud sexual y reproductiva de las mujeres.

Lo más grave es que la Unidad Coordinadora de Vinculación y Participación Social y el  Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva, de la   SS, “operó” para  Salud, para obstaculizar la discusión de una iniciativa para crear unidades de partería, sin costo, que ya había programado el 5 de abril la Comisión de Salud en la Cámara de la Paridad. La iniciativa, que sin desecharse, “quedó pendiente”, dijo la diputada Martha Tagle de Movimiento Ciudadano  podría quedar archivada o desecharse, puesto que no dará tiempo para su aprobación.

El crecimiento de la muerte materna, según los reportes oficiales,  en dos años del gobierno de la 4T agravados  con la pandemia,  podría haberse evitado, si se hubieran creado en espacios alternativos a las parturientas y salvar sus  vidas.  Mientras que según informes de Transparencia, en 2020 hubo un subejercicio presupuestal de la SS de 12 mil millones de pesos.

La crisis de la mortalidad materna en México, que hasta 2018 bajó sistemáticamente, se recrudeció al iniciar la presente administración. En 8 entidades del país, incluida la ciudad de México concentran el 60.9 por ciento de todas las defunciones registradas, y entre  ellos sólo Veracruz es una de las entidades con mayor pobreza. Las entidades con más defunciones maternas son: Edo. de México, CDMX, Jalisco, Puebla, Coahuila, Michoacán, Nuevo León y Veracruz, según el informe semanal de Vigilancia Epidemiológica al 5 de abril último.

Según el Observatorio Nacional de Mortalidad Materna,  la reducción de recursos en salud, la negativa a promover la partería tradicional  -sobre todo en tiempos de Covid 19- y al cambio de políticas oficiales, que desestimó una estrategia que durante casi 18 años había reducido este grave fenómeno, son las causas principales de la muerte de mujeres productivas embarazadas.

Los reportes indican claramente que las principales causas de defunción son: COVID-19, registran 123 decesos  (46.2%) con virus SARS-Cov2 confirmado, por  COVID-19, virus no identificado 12 (4.5%)  Edema, proteinuria y trastornos hipertensivos que complican el embarazo, el parto y el puerperio 11. 7 por ciento. Se puede consultar la información en https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/626738/MM_2021_SE13.pdf

La Iniciativa

De acuerdo con la Gaceta Parlamentaria y las declaraciones de especialistas y diputadas, la iniciativa de la Unidades de Partería, no tendrían costo presupuestas, ya que sólo se obligaría a reordenar los servicios para dar espacio independiente a las unidades y no poner en peligro a las embarazadas.

Al presentar a la prensa la iniciativa, David Meléndez, secretario ejecutivo del CPMS señaló que México incumplió con el objetivo 5º. de las Metas del Milenio firmadas para que entre 1990 a 2015, se redujera en 75 por ciento la Muerte Materna en 75 por ciento, que entonces eran 88.7 muertes por cada cien mil nacimientos, para reducirlas a 22. Solo se llegó a 34.6. Luego México firmó la Agenda 2030 para que en ese año se reduzca al 11.2 decesos por 100 mil nacimientos, meta imposible, dijo ya que al contrario para 2018, que había un ligero avance, en realidad en dos años se ha retrocedido 15 años, ya que ahora las MM crecieron en 100 por ciento.

Ello, comentó, es claramente una violación a los derechos humano, y este gobierno “no responde” a una de las crisis de salud para las mujeres, más preocupante. Dijo que las mujeres capaces de embarazarse en México, constituyen 32 millones de mexicanas, de 15 a 49 años, y por lo que se ve “estamos en un retroceso”. Ello sin tomar en cuenta la morbilidad, la falta de acceso a anticonceptivos –que también se redujo- y las resistencias para asegurar la interrupción segura del embarazo.

También las representantes de las Casas de Partería y la Asociación de Parteras Profesionales, Lucía Illezcas e Ilse Luna, afirmaron que las Unidades de Parto, podrían generar para las mujeres, ese intangible que es la atención humana, tierna y psicológica  a las parturientas, la parte humana que se olvida en la atención tradicional y hospitalaria.

Los Argumentos de la iniciativa

En consulta para este reporte, la diputada Martha Tagle, promotora de la iniciativa a la que se sumaron 11 diputadas de distintos partidos políticos alrededor del 96 por ciento de los partos en México suceden en hospitales que, además de estar saturados y mal equipados, no ofrecen una atención adecuada a las mujeres, muchas veces, a través de cesáreas innecesarias, o con violencia y malos tratos. Además, frente a la emergencia sanitaria por Covida19, se aumentó el riesgo de que las mujeres embarazadas se expusieran al virus en los hospitales.

Afirma que México es el país que registra la mayor razón de muerte materna por Covid-19 en América Latina. De acuerdo a información de la Secretaría de Salud, el coronavirus es ya la principal causa de muerte materna en el país con más de 200 mil  fallecimientos desde que inició la pandemia, para embarazadas se registraron 266 defunciones por cada 100 mil nacimientos durante las primeras ocho semanas de 2021, lo que representa un aumento del 102 por ciento, con respecto al mismo periodo del año anterior.

Por otra parte, México tiene una tasa de cesáreas inaceptablemente alta. Actualmente 50 por ciento de los partos es por cesárea, cifra que supera las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que sugiere máximo 15 por ciento  de cesáreas. Estudios  en el mundo, además,  revelan que solo un porcentaje menor al 10 por ciento de las mujeres prefieren la cesárea respecto al parto: el incremento de las cesáreas no tiene relación con los deseos y las decisiones de las mujeres.

La diputada señaló que  la política de salud en los últimos años centra exclusivamente la atención obstétrica en unidades hospitalarias lo que ha producido efectos adversos para la salud materna y neonatal. La Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2016 reportó que, en los últimos cinco años, 33.4 por ciento de las mujeres de 15 a 49 años que tuvieron un parto sufrieron algún tipo de maltrato por parte de quienes las atendieron.

Y por ello señala que  la iniciativa buscaba adicionar el artículo 64 de la Ley General de Salud, en materia de atención al embarazo, para incorporar las unidades de partería como espacios físicos independientes o claramente separados de los servicios hospitalarios que brindaran servicios de salud sexual, reproductiva, materna y neonatal a mujeres sin complicaciones médicas bajo el modelo de atención de partería con el objetivo de disminuir la mortalidad materna, las elevadas tasas de cesárea, y combatir el maltrato y la violencia.

Y fue entonces que aseguró que  la posición de servidores públicos del sector salud para que la iniciativa no se aprobara fue una actitud ruin, pues a unos días de que concluya el último periodo ordinario de esta legislatura se trataba, quizá, de la última oportunidad de reconocer en las leyes y en las políticas públicas, el trabajo de la partería en la atención del embarazo y brindar el espacio que merecen las mujeres y sus hijas e hijos durante el embarazo, parto y puerperio; tener partos humanizados, en condiciones de respeto y dignidad. Se trataba- piensa que sólo una acción decidida podría revertir la situación- de poner la voluntad política de la mayoría parlamentaria para proveer la regulación, la infraestructura y los presupuestos necesarios para emplear a suficientes parteras, contar con unidades de partería y garantizar los derechos reproductivos de las mexicanas, pero la 4T le volvió a fallar a las mujeres.

La  iniciativa se presentó  en diciembre de 2019, durante un año se estudió en la Comisión de Saluda. Entonces fue firmada por 14  legisladoras y propuso  adicionar las fracciones V y VI al artículo 64 de la Ley General de Salud y así hacer eficientes  los recursos públicos, garantizar unidades de partería y reconocer la labor de las parteras.

El cambio al  artículo 64, la fracción V bajo propuso el siguiente texto: “Acciones para establecer unidades de partería como espacios físicos independientes o claramente separados de los servicios hospitalarios, que brindan servicios de salud sexual, reproductiva, materna y neonatal a mujeres sin complicaciones médicas bajo el modelo de atención de partería, con parteras que poseen conocimiento, habilidades y competencias necesarias…”.

Por su parte, la fracción VI describe lo siguiente: “Acciones para que las mujeres con embarazos de bajo riesgo reciban atención continua durante la preconcepción, embarazo, parto y puerperio en unidades de primer nivel de atención o en unidades de partería.

Realidad de crisis humanitaria

En los últimos meses, también aumentó el número de embarazadas confinadas, de poco más de 6 mil, a más de 10 mil según reporte de la Organización Panamericana de la Salud, debido a la restricción de uso hospitalario y la falta de atención en lugares alternativos para parir. En las zonas rurales, ello se agudizó por la disminución de recursos de las Casas de la Mujer Indígena y Afromexicanas.

Hasta noviembre se habría reportado 836 fallecimientos, y todavía la pandemia era la segunda causa de fallecimientos, pero en estos últimos  90 días, hubo  2 fallecimientos diarios. Las más afectadas son mujeres entre 25 y 34 años, pero en los  últimos meses, la SS señala que fueron las de 40 a 44 años.

Para la Organización Panamericana de la Salud (OPS)  México ocupa el segundo lugar de muertes de mujeres embarazadas por COVID-19  en la región solo  seguido por  Brasil, quien encabeza la lista. De acuerdo con la OPS, hasta el 20 de enero, en México se han registrado 10 mil 188 embarazadas positivas y 221 defunciones a causa de coronavirus.

Apenas el 14 de septiembre SemMéxico informó que se había llegado a 632 fallecimientos en razón de mortalidad materna, con un aumento de 30 por ciento en razón de COVID-19 y en seis  meses esta desgracia siguió creciendo, principalmente en las zonas más pobres y las entidades como  la Ciudad de México.

Esta conclusión se basa en el seguimiento de Graciela Freyrmut que dirige el Observatorio de Mortalidad Materna, en el reporte epidemiológico de las semana 13 de 2021, el aumento de 95.5 por ciento, al 5 de abril, de la Secretaría de Salud y datos comparativos de esos informes el crecimiento fue brutal de 2010 a la fecha.

El reporte señala que la razón de mortalidad materna RMM calculada es de 56.6 defunciones por cada 100 mil nacimientos estimados, lo que representa un incremento del acumulado, como se dijo, del cien por ciento 37.8 por ciento en la razón RMM, respecto a la misma semana epidemiológica del año anterior

El COVID-19 se ha colocado como la primera causa de mortalidad materna en México  como lo reveló la representante del Observatorio de Mortalidad Materna en México, Mtra. Hilda E. Argüello Avendaño al participar en el Seminario Internacional de Salud que organiza el Departamento de Salud Pública del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) de la Universidad de Guadalajara (UdeG) y la Universidad de Madrid, que en esta ocasión llevó el título “Salud y mortalidad materna en tiempos de COVID-19”.

Comment here

Accesibilidad