Congreso

Cifras optimistas, discurso gastado y aplausos del personal “acarreado” dieron la nota.

246 Vistas

Redacción

Rodrigo Islas Brito

SemMéxico. Oaxaca. 6 febrero 2018.- La comparecencia del Fiscal General de Oaxaca, Rubén Vasconcelos Méndez ante la 64 legislatura terminó en la falta de quorum parlamentario y la suspensión de toda la sesión. Descripción puntual de lo que fueron cerca de dos horas y media de auténtica tersidad entre diputadas, diputados y un Fiscal que en todo momento agradeció las preguntas y observaciones hechas.

”El fiscal está agotado en su discurso. Habló lo que le dio la gana y no respondió a las preguntas. Todo pareció más bien un ejercicio de lavado y planchado de las dos partes. Parecen haber acuerdos o miedo de ir más allá. Eso es preocupante porque la ciudadanía, las víctimas secundarias, hoy estamos al garete”, resumió al término de la suspendida comparecencia la periodista Soledad Jarquín.

Su hija María del Sol Cruz Jarquín fue asesinada por hombres armados hace casi nueve meses en Juchitán, Oaxaca y hoy en la comparecencia el diputado y presidente de la mesa directiva del Congreso César Morales Niño y la diputada Magaly López Domínguez le preguntaron a Vasconcelos sobre el avance de las investigaciones para encontrar a los responsables del crimen. Y el Fiscal emanado de un régimen estatal priista simplemente no respondió nada, ante una legislatura de enorme mayoría morenista, que le respondió que podía mandar sus respuestas por escrito.

Algo contraria actitud parlamentaria a la manifestada la sesión ordinaria de la semana pasada cuando un grupo de diputadas y diputados morenistas se posesionaron en tribuna con pancartas condenando un clima feminicida en Oaxaca al que colectivos de mujeres vienen señalando que va en auge con una alerta de género que en el estado de Oaxaca ya se emitió.

“El Fiscal nos va a tener que explicar muchas cosas” dijeron entonces diputadas y diputados. Hoy el Fiscal en el Congreso Oaxaqueño no explicó absolutamente nada. Con un salón de plenos poblado de madres de mujeres víctimas de feminicidio y ministerios públicos, agentes investigadores, vicefiscales y secretarías adscritas a la propia Fiscalía, a la que la 64 legislatura pronunció recibir con gusto y apertura, Vasconcelos inició derecho y dijo que el suyo era un trabajo técnico y no político.

Fijó tres premisas: 1.- Las Fiscalías no previenen delitos, sino le dan respuesta, ni tienen como función la seguridad ciudadana, sino el combate a la impunidad. 2.- A las Fiscalías no se les puede achacar el incremento de delitos, pero si se le puede reclamar el no dar respuestas (aunque más adelante en eso se llegó a contradecir. 3.- Para evaluar el trabajo de la Fiscalía se debe partir de indicadores objetivos, conocimiento de comportamiento criminal y análisis de los contextos, para conocer de fondo los problemas sociales.

Inspirado, el Fiscal siguió vehemente en la descripción de su versión del estado de las cosas. Describiendo a una Fiscalía que ha registrado un cambio total en sus técnicas de gestión, abatiendo el enorme rezago de averiguaciones prexistentes y dándole pelea al bajísimo nivel de casos determinados y resueltos.

“En la Fiscalía ninguna denuncia puede dejar de tener respuesta”, dijo, anunciando la creación de un Centro de Orientación y Denuncia inmediata con funciones para discriminar los casos que se denuncian y canalizarlos a los órganos de investigación adecuados y 20 unidades existentes en todo el estado

Además de la creación de la figura de 43 nuevos fiscales orientadores que en menos de 15 días han dado respuesta hacia casi todas las denuncias presentadas, con una Centro de Justicia Alternativa donde los delitos que la ley permite resolver facilitando el dialogo entre los involucrados, se resuelven con la participación de 356 facilitadores en todo el estado.

“Contribuimos a la paz social y al acceso a la justicia”, dijo el Fiscal con una porra de prestadores de justicia que en bola acudieron a las tribunas del edificio legislativo de San Raymundo Jalpán a vitorear a su jefazo, que orgulloso afirmaba lo mucho que se ha avanzado en el número de casos resueltos y en el combate a la impunidad de los delitos graves.

Llegó el tema que básicamente lo llevó a comparecer ante la legislatura este cinco de febrero (a diferencia del resto del gabinete del gobernador Alejandro Murat Hinojosa que fue llamado a comparecer en pleno desde diciembre del 2018), los feminicidios en Oaxaca que hoy han llevado a que según informe presentado por el colectivo de derechos humanos Huaxyacac ante el Observatorio Nacional del Feminicidio, la entidad ocupe el segundo lugar en feminicidios, estimación para la que se usaron criterios como la violencia obstetricia.

Como lo ha hecho desde el inicio de su gestión Vasconcelos diferenció entre feminicidios y lo que llamó: “homicidios dolosos de mujeres”. Dijo que en los últimos 18 meses se han registrado 45 sentencias condenatorias por feminicidios y homicidios dolosos de mujeres. Con 116 carpetas abiertas investigación sobre casos de muertes violentas de mujeres. Aseveró que en 2018 fueron asesinadas en Oaxaca 127 mujeres, donde la existencia de los únicos 29 casos que la Fiscalía considera como feminicidios, significa que hoy Oaxaca está por debajo de la media nacional, que es de 49 feminicidios en el país.

Aseguró que la Fiscalía tiene procesadas a 42 personas por feminicdios y homicidios de mujeres. A la pregunta que todo el mundo se hace sobre cuantos feminicidios se han resuelto encontrando a sus asesinos en Oaxaca, Vasconcelos celebró que la institución a su cargo ha resuelto el 75 por ciento de los mismos. Obteniendo 104 órdenes de aprehensión para feminicidas en la que el cumplimiento de su trabajo como Fiscal no ha obedecido ni a intereses políticos, ni a presiones mediáticas conducen el trabajo de la institución.

Después de este resumen halagüeño de la impartición de justicia en Oaxaca, donde Vasconcelos dijo que Oaxaca es entidad campeona en resolución de secuestros donde lo único que le hace falta a la Fiscalía es la autorización de un mucho mayor presupuesto que permita la adquisición de vehículos, cámaras, drones, binomios y demás equipos técnicos, llegó el primer turno para los diputados y diputadas de hacer preguntas.

Elisa Zepeda de Morena preguntó sobre qué resultados ha tenido la fiscalía en delitos electorales, sobre cuánto de su presupuesto total ha ido al combate de la violencia contra las mujeres, sobre cuantos agentes trabajan en eso y cuantos más se concentran en la investigación de feminicidios, sobre lo cual la ciudadanía experimenta un profundo dolor en dilación de casos.

El Fiscal habló de 6651 horas de capacitación sobre el tema para 1287 funcionarios públicos y 26 carpetas por violencia política de género, donde siete están en trámite. Las demás respuestas a las preguntas las dejó fuera porque eran demasiadas para tan poco tiempo.

La diputada también morenista Magaly López le preguntó entonces sobre el número de expedientes por agravios a defensores de derechos humanos y periodistas y el citado caso del asesinato de María del Sol Cruz Jarquín, y el cuestionamiento sobre donde están el abogado defensor derechos humanos, Ernesto Serna, desaparecido desde mayo del 2018, y la activista de Morena María Concha Rebollar, y su hija, Martha Rosa Sánchez Concha, desaparecidas desde enero de este año.

Ante un Fiscal con ojo flamígero, el presidente de la mesa directiva, el petista Cesar Morales Niño le hace ver a los diputados que el acuerdo de la Junta de Coordinación Política para la comparecencia se limita a tres preguntas nada más, una pregunta por diputado o diputada, donde otra voz legislativa le dice al funcionario que si no puede responderlas todas, les puede mandar las respuestas por escrito. Vasconcelos Méndez casi sonríe.

Después no hablará de nada de lo que le preguntaron, ni de expedientes, ni de los casos de desaparición especificados. Dirá que hoy a los imputados de delitos en Oaxaca se les ha hecho tomar cursos de derechos humanos, que 212 personas desaparecieron en Oaxaca en 2108 y que 205 fueron localizadas.

El morenista vicepresidente de la mesa directiva, Pavel Meléndez, le dice que nada más con las cifras presentadas ya es motivo para alarmarse, generalmente más frontal en sus intervenciones, el legislador se limita a decirle que en Oaxaca los feminicidios se han incrementado, sin tocar siquiera alguna posible contradicción en todo lo planteado por el funcionario. “Falta algo que hacer en la Fiscalía”, dice Pavel. El Fiscal le da las gracias por la observación y vuelve a ignorar la pregunta sobre el caso del desaparecido Ernesto Serna.

Del avance sobre la resolución de los 13 asesinados hace seis meses en Santa María Ecatepec por conflictos de tierra, Vasconcelos aclara primero que los índices delictivos no son tarea de la dependencia a su cargo, sino en el número de los casos resueltos, y que ya hay diversas órdenes de aprehensión en proceso por la masacre. Precisa que él no se reúne con los abogados de las víctimas, sino con las mismas víctimas.

Los minutos se convierten en horas. La parsimonia envuelve a una comparecencia que hace por lo menos cinco días amenazaba con ser vibrante. “¿Por qué está libre el asesino de Ivanna Mingo, lo protege el gobernador?, le pregunta el diputado petista Saúl Cruz sobre el caso de una mujer muerta cuyos familiares han poblado la gradería con pancartas con su nombre. “La ciudadanía no los baja de corruptos e incompetentes”, le recuerda.

“Hay casos que nos hemos atrevido a poner ante los jueces. Yo no hago las leyes. Ni soy juez”, responde Vasconcelos. Su audiencia le aplaude. En los pasillos el tío de Ivanna Mingo habla con la prensa y comenta que en el caso del responsable la muerte de su sobrina, la familia considera que la Fiscalía lo hizo a lo menos deficiente.

Asegura que hay pruebas de que en el accidente automovilístico en el que murió, y de cuya responsabilidad el conductor salió literalmente caminando, a su sobrina la trataron de colocar al volante para que dijeran que ella manejaba, pero no pudieron porque murió prensada.

El diputado de Encuentro Social, Fabricio Díaz Alcázar no tiene una pregunta para el Fiscal, pero si un comentario. “¿Todos los casos son graves, pero que pasa con los que no tienen acceso a la protesta?”, dice Díaz con cara a ver quién le responde. Habla de que todo los casos, aun el de Ivanna Mingo, se deben conducir por la sana vinculación de procesos. Al final pide información sobre el caso de Heriberto Pazos.

Fiscal le da las gracias por la observación e informa que con respecto al asesinato del fundador del MULT ya hay varios detenidos y se trabajan diferentes líneas de investigación a sugerencia de la familia. La diputada del Verde Ecologista, Aurora López Acevedo pasa a tribuna, y dice que ella más que una pregunta le quiere decir al Fiscal que es su amigo personal. Vasconcelos sonríe, se conmueve.

“Delitos cometidos contra mujeres son prioridad para la Fiscalía”, “judalización de todos los casos”, “nosotros si tenemos un plan y un proyecto para seguir avanzando en profesionalización de casos”, “ninguna de las cifras que di es falsa”, “con un poco más de recursos estaríamos en la solución de todos los casos y no sólo del 75 por ciento”, son algunas de las cosas que el Fiscal dirá en una sesión que se hace eterna y en la que diputadas y diputados empiezan a desaparecer progresivamente de sus curules.

La diputada panista María de Jesús Mendoza Sánchez parece sacar fuerzas de su rebeldía que pidió la renuncia de por lo menos cinco integrantes del gabinete de Alejandro Murat en las comparecencias de diciembre pasado a las que Vasconcelos no fue convocado, y le dice al fiscal que si sabe que el feminicidio significa una “forma de extrema violencia contra las mujeres por el solo hecho de ser mujer, con inherentes conductas de odio y rechazo hacia las mujeres”.

Le pregunta el cómo considera el reciente asesinato de una profesora en Tuxtepec, violentada previamente por su asesino. “Feminicidio”, le responde el Fiscal, el golpe y la sorpresa terminan antes de empezar.

El legislador Fabrizio Díaz Alcázar regresa a tribuna y comenta que la violencia contra la mujer en Oaxaca es un problema cultural y de educación, que no está en las manos de la Fiscalía resolver. Dice que hay que ser sinceros con la gente en eso. Como no planeado corolario del momento el Fiscal Rubén Vasconcelos Méndez asegura estar de acuerdo.

El presidente de la mesa directiva, Morales Niño se da cuenta de que ya sólo hay 20 diputadas y diputados presentes. “Ya no ha quorum, se suspende la sesión”. Las porras del Fiscal, familiares de víctimas (que ya se han salido del salón de sesiones con pancartas dobladas en mano desde veinte minutos antes) y reporteros dan gracias por eso.

Alguien dice que tomando en cuenta lo duros y cuestionadores que fueron las y los 42 diputados con el resto del gabinete de Alejandro Murat en las comparecencias de diciembre, hoy pareciera que acabamos de asistir a una simulación a la que debieron afinarle el guion en sus dosis de emoción. Al final la realidad es que hace ya mucho calor, en la comparecencia del Fiscal nadie ha dicho nada para que algo pase y el ánimo para el debate se ha ido con la esperanza de algo mejor.

Comment here

Accesibilidad