Mujer y PoderNatalia Vidales

El escándalo del nuevo aeropuerto de la CDMX

149 Vistas

La consulta se realizará solo en 538 municipios de los más de 2, 400 que hay en el país

No se vería nada mal, sino todo lo contrario, si AMLO deja de insistir en cancelar la obra.

Natalia Vidales

SemMéxico. Sonora. 20 de octubre de 2018.- En vez de estar celebrando anticipadamente la inauguración del NACDMX, por tratarse de una obra del primer mundo,  AMLO  nos  mantiene en  la expectativa de no concluirlo y seguir  en el tercer mundo (donde los populistas se mueven como peces en el agua).

La idea de que es una ofensa para los millones de pobres el gasto de un mega aeropuerto, es falsa: primero porque miles de personas de bajos recursos viajan en avión al   resultar  más económico que el peaje en carretera (todavía, además,  no hay casetas de cobro en el aire). De Hermosillo a Tijuana, por ejemplo, una ruta  que utilizan también miles de migrantes al año, un vuelo ordinario cuesta menos de 2 mil pesos y se llega en poco más de una hora; en cambio en autobús o en auto propio se requiere más de esa cantidad y mucho más de ese tiempo  (que también es oro). Viajar en avión ya no es ningún lujo, como antes. Y segundo,  porque   el orgullo nacional  no se lleva en la suela de los zapatos ni lo dividen las diferencias sociales.

El pasado 15 de agosto la consultora MITRE (del Tec. de Massachusetts), la más prestigiada del mundo,  le informó a AMLO la inviabilidad técnica y de seguridad de la opción de construir dos pistas más en la base militar de Santa Lucía para resolver el problema de la insuficiencia del actual aeropuerto capitalino y, por el contrario, las bondades del nuevo aeropuerto en la zona de Texcoco.

Desde antes de la campaña, AMLO prometió la cancelación del NACDMX por costosa, para aumentar la capacidad en Santa Lucía y resolver el problema. Pero todo indicaba que con el informe posterior y documentado de MITRE, ni modo, tendría que continuarse con la nueva obra y explicarle el asunto a la gente.  Pero en vez de eso López Obrador fue por otro parecer (si se consultan suficientes expertos sin duda se puede confirmar cualquier opinión), y, finalmente someterá  al asunto a una consulta popular para el próximo día 28. Y se hará lo que ahí se decida.

Pero resulta que también ahí hay inconveniencias que precisó el líder de los senadores del PAN, Damián Zepeda Vidales, al señalar la importancia de escuchar a la gente…pero sin ocurrencias y  como lo marca la Constitución: con sus tiempos y formas. Además de que se realizará solo en 538 municipios de los más de 2, 400 que hay en el país; y por lo tanto no puede llamarse una consulta nacional.

En un cambio de papeles, dice AMLO que el  NACDMX podría privatizarse para no distraer el erario en ese gasto; mientras que  el líder de los empresarios, Juan Pablo Castañón, señala que la obra traería beneficios  sociales y económicos a los siete  municipios pobres ubicados en el Valle de  Texcoco.

También se prevé que la devolución de la entradas a los inversionistas que están levantando la obras del NA y que esperaban continuarla, mandará  una ominosa señal a la iniciativa privada nacional e internacional por la falta de seguridad jurídica de los contratos con el gobierno.

Desde muy diversos ángulos, pues, se colige la conveniencia de contar con el NACDM en Texcoco.  Sobre todo atendiendo al informe de MITRE referido al problema del descenso hacia los aeropuertos actual y el  acondicionado de Santa Lucía, trabajando simultáneamente.  Porque se crearía una “zona de interferencia” riesgosa para la seguridad de los viajeros, y porque demoraría aún más el tráfico aéreo que se desea corregir.   

Nomás imagínese usted la angustia los pasajeros cada vez que fueran acercándose a esos aeropuertos, pensando en la posibilidad de que hasta ahí podrían llegar sus vidas.

No se vería nada mal, sino todo lo contrario, si AMLO deja de insistir en cancelar la obra.Natalia Vidales

SemMéxico. Sonora. 20 de octubre de 2018.- En vez de estar celebrando anticipadamente la inauguración del NACDMX, por tratarse de una obra del primer mundo,  AMLO  nos  mantiene en  la expectativa de no concluirlo y seguir  en el tercer mundo (donde los populistas se mueven como peces en el agua).

La idea de que es una ofensa para los millones de pobres el gasto de un mega aeropuerto, es falsa: primero porque miles de personas de bajos recursos viajan en avión al   resultar  más económico que el peaje en carretera (todavía, además,  no hay casetas de cobro en el aire). De Hermosillo a Tijuana, por ejemplo, una ruta  que utilizan también miles de migrantes al año, un vuelo ordinario cuesta menos de 2 mil pesos y se llega en poco más de una hora; en cambio en autobús o en auto propio se requiere más de esa cantidad y mucho más de ese tiempo  (que también es oro). Viajar en avión ya no es ningún lujo, como antes. Y segundo,  porque   el orgullo nacional  no se lleva en la suela de los zapatos ni lo dividen las diferencias sociales.

El pasado 15 de agosto la consultora MITRE (del Tec. de Massachusetts), la más prestigiada del mundo,  le informó a AMLO la inviabilidad técnica y de seguridad de la opción de construir dos pistas más en la base militar de Santa Lucía para resolver el problema de la insuficiencia del actual aeropuerto capitalino y, por el contrario, las bondades del nuevo aeropuerto en la zona de Texcoco.

Desde antes de la campaña, AMLO prometió la cancelación del NACDMX por costosa, para aumentar la capacidad en Santa Lucía y resolver el problema. Pero todo indicaba que con el informe posterior y documentado de MITRE, ni modo, tendría que continuarse con la nueva obra y explicarle el asunto a la gente.  Pero en vez de eso López Obrador fue por otro parecer (si se consultan suficientes expertos sin duda se puede confirmar cualquier opinión), y, finalmente someterá  al asunto a una consulta popular para el próximo día 28. Y se hará lo que ahí se decida.

Pero resulta que también ahí hay inconveniencias que precisó el líder de los senadores del PAN, Damián Zepeda Vidales, al señalar la importancia de escuchar a la gente…pero sin ocurrencias y  como lo marca la Constitución: con sus tiempos y formas. Además de que se realizará solo en 538 municipios de los más de 2, 400 que hay en el país; y por lo tanto no puede llamarse una consulta nacional.

En un cambio de papeles, dice AMLO que el  NACDMX podría privatizarse para no distraer el erario en ese gasto; mientras que  el líder de los empresarios, Juan Pablo Castañón, señala que la obra traería beneficios  sociales y económicos a los siete  municipios pobres ubicados en el Valle de  Texcoco.

También se prevé que la devolución de la entradas a los inversionistas que están levantando la obras del NA y que esperaban continuarla, mandará  una ominosa señal a la iniciativa privada nacional e internacional por la falta de seguridad jurídica de los contratos con el gobierno.

Desde muy diversos ángulos, pues, se colige la conveniencia de contar con el NACDM en Texcoco.  Sobre todo atendiendo al informe de MITRE referido al problema del descenso hacia los aeropuertos actual y el  acondicionado de Santa Lucía, trabajando simultáneamente.  Porque se crearía una “zona de interferencia” riesgosa para la seguridad de los viajeros, y porque demoraría aún más el tráfico aéreo que se desea corregir.   

Nomás imagínese usted la angustia los pasajeros cada vez que fueran acercándose a esos aeropuertos, pensando en la posibilidad de que hasta ahí podrían llegar sus vidas.

Comment here

Accesibilidad