AmbigúCOLUMNASMartha Elba Torres Martínez

Malosos nunca pierden: de chupaductos a la reventa

241 Vistas

Encabronamiento social, hasta la coronilla

Sin detenciones de “peces gordos” no hay resultados

Martha Elba Torres

SemMéxico, 10 enero 2019.- “A ver quién se cansa primero: ¿los que se roban el combustible o nosotros?”, dijo desafiante el presidente Andrés Manuel López Obrador, el lunes 7, día que comenzó a invadir el desabasto de gasolina a su gran bastión: la Ciudad de México.

“Cerraremos válvulas de combustible el tiempo que sea necesario”, advirtió. Luego entonces, no hay para cuándo. Y en Michoacán, que cumple este viernes 17 días a cuentagotas, la crisis en la cadena económica se agudiza y el encabronamiento social explota.

Martes 8 en la gasolinera de la Poza Rica, en los límites del Centro Histórico de Morelia.

Un chamaco de unos 14, 15 años de edad, se acerca a una camioneta de lujo en la larga fila de espera y ofrece al conductor dos garrafas de 18 litros a 500 pesos cada una -28 pesos el litro-. Las rechazó. Unos vehículos atrás, una mujer los acepta, sale de la fila y se estaciona metros adelante para hacer la transacción. A las cuatro horas que ya no pudo cargar, mi conocido reconsideró:

-Sí… pero ya le cuesta 850. (47 pesos el litro)

Lo mandó al rancho de López Obrador.

Mediodía del miércoles 9, en el estacionamiento de Superama en la residencial zona de Las Américas.

Un joven de unos 25 años, se acerca discreto a conductores que van saliendo de la tienda.

-Tengo gasolina… se la doy a 28 de pesos.

En 20 minutos ya había conectado a cinco clientes que prefieren pagar caro con tal de no perder el día en las desgastantes y humillantes colas.

Jueves 10 por la tarde, en un chat vecinal de los tantísimos que hay en la ciudad, por eso de la seguridad.

Un vecino ofrece traer gasolina de Apatzingán, este fin de semana…

-¿A cuánto el litro?

-Por galón. 20 en 700. (35 pesos el litro)

Las hipótesis:

En tiempos de válvulas cerradas, los chupaductos pasaron a la reventa; dos, los propios gasolineros y espontáneos están haciendo el negociazo de la vida, y tercera, el crimen organizado nunca pierde y lo que más tiene es tiempo. Al Presidente se le agota ante la falta de resultados contundentes que puedan aplacar la ira social por la afectación tan drástica a su cotidianidad.

¿De qué se trató ayer, ese aplauso sarcástico de López Obrador a la prensa? Ahora resulta que es la responsable de que en las estaciones de servicio no haya gasolina, o los ex presidentes Fox, Calderón y Peña que no hicieron nada por combatir el huachicoleo. Si fue así, entonces que los procese y meta a la cárcel como demostración fehaciente e irrebatible de su máxima contra la corrupción. Fuera de eso, todo lo demás es fantochada.

Lo que sí queda claro, es que las mafias dedicadas al robo de combustible han de estar revolcándose de la risa, ante un plan en su contra malhecho e improvisado al no considerar que cerrando las válvulas trastocaría toda la cadena productiva. La gasolina es lo que mueve la economía.

Del 27 de diciembre hasta ayer, en estos 15 días de locura, solo –y perdón por la grosería-, ocho pinches trabajadores de Pemex corridos y denunciados. Según el Presidente, ya están perfectamente identificadas las redes que operaban desde la paraestatal. ¿A sí? ¿Quiénes son y dónde están?

Que ya se congelaron cuentas bancarias relacionadas con este delito, según dijo la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero; que ya están detenidos saboteadores y conductores de pipas piratas. ¿Sí? Otra vez ¿dónde están? ¿cuántos exactamente?

Desde el señalamiento directo al general Eduardo León Trauwitz, quien fungía como subdirector de Salvaguardia Estratégica de Pemex, ningún implicado “gordo” más. En las siguientes 72 horas, y al cierre de esta entrega no se había informado de alguna acción en su contra. Pero como sea, el robo de combustible todavía no es delito grave y por tanto en cualquier eventualidad judicial, la librará con fianza, pues el artículo 14 constitucional garantiza la no retroactividad.

Milenio reportó ayer, que en este periodo extraordinario legislativo que comienza el miércoles 16, se presentará ante el Pleno de la Cámara Baja, el dictamen relativo a la ampliación de la lista de delitos graves que establecen la prisión preventiva oficiosa.

A los delitos graves como homicidio doloso, delincuencia organizada, violación, secuestro, trata de personas, contra la salud y los cometidos con medios violentos como armas y explosivos, se sumarán: el uso de programas sociales con fines electorales, corrupción por enriquecimiento ilícito y los relativos al robo de hidrocarburos.

Lo que no esperábamos: que Morena eliminará el abuso o violencia sexual contra menores, feminicidio y la desaparición forzada. En todo caso la minuta tendrá que regresar al Senado y a ver qué pasa.

                                                           ***

Pero estoy con la noticia madre de la temporada.

Todos los días el Presidente se ha ocupado en pedir paciencia –que no la hay- y a la gente que está en el huachicoleo, que abandonen esa actividad, porque los ingresos que obtenían, los compensarán con los programas de empleo y becas del Gobierno Federal.

Vamos por partes.

A jóvenes “Construyendo el Futuro”, ofrece 3 mil 600 pesos al mes para capacitarse en algo, por un año y después corre por su cuenta.

En mayo de 2017, El País, entrevistó a un huachicolero que había sido policía. Como tal, ganaba dos mil 700 pesos a la quincena; como delincuente 250 mil pesos a la semana, y empleaba a cuatro halcones y dos choferes para sus pipas pirata. (Recuperado en https://elpais.com/internacional/2017/05/23/mexico/1495496778_273384.html)

Por halconear se paga mil pesos diarios.

Por sembrar árboles frutales y maderables, el gobierno lopezobradorista pagará 4 mil 500 pesos al mes y 500 pesos depositados en un fondo para el ahorro.

Para todos aquellos con título y cédula profesional –es requisito indispensable- en agronomía, desarrollo rural, forestal, agrobiotecnología, agrotecnología, biología, ingeniero ambiental, zootecnistas, sistemas de producción pecuarios, sociólogos, antropólogos, trabajadores sociales, economistas, administradores y pedagogos, que apoyen “Sembrando Vida”, el sueldo es de 18 mil pesos al mes, durante seis meses y podrán ser recontratados por otros seis, dependiendo de los resultados.

El resto de los programas sociales son becas para estudiantes y universitarios y pensiones a adultos mayores y discapacitados. Lo más terrible: desapareció el apoyo para madres jefas de familia y la pensión alimenticia para hijas e hijos menores de edad, en caso de fallecimiento. ¡Que chingadera! ¡Perdón!

Comment here

Accesibilidad