Letra ClaraTeresa Valdés Betancourt

Letra Clara

58 Vistas

Opiniones contrapuestas y otro silencio… 

Teresa Valdés Betancourt

SemMéxico. 25 de junio 2019.- En una controversia los temas varían con el tiempo, la geografía y las emociones pero siguen entre los más frecuentes, los asuntos de política, deportes, filosofía, sexualidad, perspectiva de género y lenguaje incluyente, entre otros, con argumentos y posiciones absolutamente parciales según el punto de vista de cada quien. Un motivo de esta ocasión serán los derechos que se reclamarán en la Marcha del Orgullo Gay LGBTTTI, el próximo sábado 29 de junio convocada para el Ángel de la Independencia en Ciudad de México.

La convocatoria recuerda que pasaron 41 años desde la primera manifestación pública en CDMX a favor de los derechos homosexuales para conmemorar el Día Gay Pride en inglés. Esta convocatoria  en parte integra las expresiones de reclamo de derechos humanos de un grupo discriminado por cuestiones de sexo y viejos prejuicios.

Ante presencia de tales diferencias también hay que considerar además de la orientación sexual, la edad, la raza, la étnica, la discapacidad y hasta la influencia económica, junto con la discriminación ancestral hacia las mujeres, quienes sufren más limitaciones cuando padecen de estas profundas brechas de desigualdad objetiva.

En los derechos humanos y civiles se evidencian con el derecho al voto que los hombres alcanzaron primero y en 1953, las mujeres mexicanas, los derechos de reunión, de asociación y de participación política que significa, expresarse libremente como un derecho humano inalienable.

En estos argumentos se acude a la historia de los Principios de La Libertad Política que prevén la libre comunicación del pensamiento y de las opiniones como los derechos más preciados. El Artículo XI de la Declaración de los Derechos del Hombre, Paris, 26 de agosto de 1789, señala que, “Todo ciudadano puede, pues, hablar, escribir e imprimir libremente, aunque deberá responder del abuso de esta libertad en los casos que determine la ley”. Argumentar esos derechos para la mujer y la ciudadana, le costó la vida a Olimpia de Gougue.

En los Derechos Humanos como en la vida, la lucha por la igualdad implica aceptar las diferencias y la equidad, esa palabra mágica que debe estar en el presente de hombres y mujeres, porque juntos, podemos alcanzar un mundo mejor. Con estos elementos vale señalar algunas consideraciones que determinadas palabras limitan su esclarecimiento.

Con la Marcha de orgullo Gay se inserta otro tema controversial a partir de la procedencia lingüística. Voz tomada del inglés gay, que significa, como adjetivo, ‘homosexual’ o ‘de (los) homosexuales’ y, como sustantivo masculino, ‘hombre homosexual’, según la Real Academia Española. (DRAE), edición del 2001.En la Inglaterra victoriana, el término «Gay» se aplicaba a los hombres que ejercían la prostitución y se convirtió en sinónimo de homosexual dentro de la lengua inglesa.

Por tanto, Gay se refiere casi exclusivamente al género masculino, por lo tanto, no se aplica a las mujeres lesbianas o transexuales, otro aspecto a tener en cuenta en estas controversias, matizado por la inequidad de género, donde la discriminación y la violencia, silencia la influencia y presencia de las mujeres en los espacios públicos tradicionalmente ocupados por los hombres. Nuevamente las palabras omiten lo femenino del mensaje y las lesbianas desaparecen.

Resulta clara la histórica Resolución de ONU aprobada en Ginebra por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas el 26 de septiembre de 2014, para combatir la violencia y la discriminación por orientación sexual, representa un importante logro en defensa de los principios al abordar las violaciones de derechos humanos basadas en la orientación sexual y la identidad de género, un fuerte compromiso para activistas de los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero, transexuales, travestis e intersexuales en la región”, https://www.hrw.org/es/news/2014/

Esta resolución demuestra que los espacios públicos todavía siguen siendo de la cultura masculina que se apropia de los medios de comunicación. La Agenda del Consejo de Derechos Humanos envía un mensaje universal de apoyo a las personas, mujeres y hombres, de todo el mundo que sufren este tipo de violencia y discriminación en la reclamación de sus justos derechos sin exclusiones sexistas innecesarias.

@Letra Clara

Maestra en Ciencias de la Comunicación 

Comment here

Accesibilidad