Reportajes

El acoso a las mujeres en el sistema transporte colectivo metro de CDMX

522 Vistas

El acoso a las mujeres en el Sistema Transporte Colectivo Metro (STCM) en el periodo de febrero a abril del año 2019 tuvo un mayor número de denuncias siendo 23 las efectuadas en comparación con el año 2017 y 2018 que tuvieron 11 registros de acuerdo con datos de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX).

Carlos Benito Peña Escobar

SemMéxico. Cd. de México. 26 de junio de 2019.- El número de denuncias por acoso a las mujeres en el Sistema Transporte Colectivo Metro (STCM) duplicó sus cifras en el periodo de febrero a abril del año 2019 siendo 23 las efectuadas en comparación con el año 2017 y 2018 que registraron juntas 11, de acuerdo con datos de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX). Las denuncias fueron ante las autoridades del Metro y los testimonios en las redes sociales principalmente en Facebook donde diferentes víctimas narraban el lugar o la estación donde sufrieron el acoso, las personas que participaron, la reacción ante el hostigamiento, el apoyo que recibieron y el motivo por el cual tomaron valor para relatar la violencia que sufrieron.

Definiciones

 El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua especifica que la definición de acoso por razón de sexo es el “comportamiento realizado en función del sexo de una persona, con el propósito o el defecto de atentar contra su dignidad y de crear un entorno intimidatorio, degradante u ofensivo. Se considera discriminatorio.” La Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia precisa en el artículo décimo tercero “El acoso sexual es una forma de violencia en la que, si bien no existe la subordinación, hay un ejercicio abusivo de poder que conlleva a un estado de indefensión y de riesgo para la víctima, independientemente de que se realice en uno o varios eventos.”

Penalización

En el artículo 259 Bis, el Código Penal Federal precisa: “Al que con fines lascivos asedie reiteradamente a persona de cualquier sexo, valiéndose de su posición jerárquica derivada de sus relaciones laborales, docentes, domésticas o cualquiera otra que implique subordinación, se le impondrá sanción hasta de cuarenta días de multa. Si el hostigador fuese servidor público y utilizare los medios o circunstancias que el encargo le proporcione, se le destituirá de su cargo. Solamente será punible el hostigamiento sexual, cuando se cause un perjuicio o daño. Sólo se procederá contra el hostigador, a petición de parte ofendida”.

 Para proceder legalmente en contra del acosador, la víctima debe realizar la acusación correspondiente. Sin embargo, la revictimización, el miedo a las represalias, la desconfianza provocada por la hostilidad de parte de las autoridades y la tardanza en los trámites son los elementos por los cuales el 90% de las denuncias por acoso sexual no se efectúan de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Victimización y Percepción (ENVIPE).  Según la Encuesta Nacional sobre Discriminación, 9 de cada 10 mexicanas ha declarado que por lo menos una ocasión ha estado expuesta a alguna agresión.

Sólo en 16 entidades de la República es considerado el acoso como delito. La penalización por acoso sexual en la Ciudad de México va desde los dos hasta los ocho años de cárcel y se le impondrá una sanción de cuarenta días de multa. El acosador puede salir bajo fianza pagando cinco mil pesos. Es decir, con menos de diez mil pesos el victimario puede quedar en libertad.

Testimonio de Karina Peña

Ilustración por Estell Meza. Recuperado de: https://www.nexos.com.mx/?p=36965

En entrevista con Karina Peña de 32 años, usuaria del STCM comenta que utiliza el medio suburbano para trasladarse hacia sus lugares de estudio y laboral; cuenta que para ella el acoso es “toda acción, ya sea hostigamiento, insinuación, persecución, etc.,  que molesta a otra persona”; y narra los acontecimientos que le tocó vivir en el vagón exclusivo para mujeres y niños mientras viajaba hacia su trabajo que tiene como ruta la línea 3 (la verde) del Metro con dirección Universidad – Indios Verdes.

“Fui víctima de acoso. Fue en el trayecto de la estación Niños Héroes a Hospital General.  Al observar la saturación para ingresar, opté por dirigirme hacia la sección exclusiva para mujeres y niños la cual estaba más desahogada que la otra que es mixta. Entré. Yo, me senté junto al asiento exclusivo para personas con discapacidad o embarazadas donde la cabeza y el hombro quedan pegados hacia la ventana. Frente a mí se sentó una mujer de piel blanca, con uñas postizas y cabello rubio. Ignoré su presencia por venir pensando en el trabajo que el jefe me pidió desde hace una semana y no había ni siquiera iniciado. Al ver que arribamos a Niños Héroes pensé que sería complicado salir ante el cúmulo de personas que obstruían el paso. Me acerqué a la puerta con la intención de anticipar mi parada. Tomé uno de los tubos verticales de fierro para no caerme ante un freno inesperado del Metro. De pronto sentí que algo rosó mi pierna. Pensé que la chica que venía sentada, cerca del barandal de donde me sujetaba, me había tocado por error. No le tomé importancia, hasta que sentí cómo las uñas de cinco centímetros de largo de plástico subieron a través de mi muslo hasta la espalda. Ella subió la mano para tocarme. En realidad, no supe cómo reaccionar. Casi inmediatamente se abrió la puerta del vagón y lo único que hice fue bajarme. No podía explicarme lo que acababa de pasar. Una mujer en el apartado exclusivo para mujeres me manoseó, ninguna de las que lo presenciaron el hecho dijo e hizo nada y honestamente en mi reflexión pienso que sea la vestimenta que haya sido no era, ni es motivo, para efectuar el acto. Fui una víctima más de acoso en el Metro de la Ciudad de México”.

El testimonio de Karina contextualiza la realidad que puede vivir una persona que utiliza el STC Metro y forma parte de lo que a nivel nacional experimentan las mujeres.

En medios digitales

En 2017, “El Publicista”, agencia de noticias, recuperó una de las campañas del programa Ciudades y Espacios Públicos Seguros para Mujeres y Niñas, que ONU Mujeres y el Gobierno de la Ciudad de México lanzaron para prevenir el acoso sexual, así como otras formas de violencia sexual en transporte público de la Ciudad de México, dirigida a los hombres con el objetivo de generar un cambio cultural y disminuir las prácticas de hostigamiento que padecen las mujeres. Facebook fue el medio para trasmitir el contenido de concientización.

Imagen ocupada para la difusión de la campaña. Consultado en junio 2019. Recuperado de: http://www.elpublicista.info/onu-mujeres-el-gobierno-de-la-cdmx-y-j-walter-thompson-lanzan-campana-contra-el-acoso-sexual/
Imagen a forma de vaciado que ha realizado BuzzFeed. Consultado en 2019. Recuperado de: https://www.buzzfeed.com/mx/fanalopez/acoso-sexual-en-mexico-estadisticas-encuesta

“BuzzFeed”, empresa de noticias en medios digitales, realizó en marzo de 2018 una encuesta a sus lectores mexicanos sobre lo que consideran como definición de acoso sexual, colocando las más frecuentes en una imagen. No sólo recibieron una definición también las historias que han vivido como víctimas.

En 2019, de febrero a abril, Facebook se convirtió en la red social por excelencia para que las víctimas que sufrieron acoso pudieran publicar sus testimonios, así como las estaciones donde fueron agredidas. La página “Valle de Chalco solidaridad” (Facebook) recopiló capturas de pantalla de personas que compartieron su experiencia para mantener alerta a las mujeres que viajan en el STCM y sus alrededores.

Captura de pantalla del formulario para la actualización del mapa donde son afectadas las mujeres en el STCM

Con base en el informe “Diferencia de género en movilidad urbana. Las experiencias de viaje de mujeres en el Metro de la Ciudad de México” realizado por la investigadora de la UNAM y la UAM, Paula Soto Villagrán, el 71% se siente agredida con las miradas morbosas; así como el 46% dijo que ha sentido manoseos; mientras que el 44% ha sentido acercamientos de los genitales. La comunidad de la red social con el logo de la letra “F” realizó un mapeo de las líneas del Metro con mayor incidencia de acosadores y víctimas, siendo focos rojos de febrero a abril del año 2019 y focos verdes todo el año 2018. El enlace de internet https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSdsjGfEw-wXPxapXi0OvDbG0Hfbs7bI-4So3MAe5XmXG9Jm3w/viewform es el acceso para llenar el formulario que pasó de ser sobre “acoso sexual a mujeres” a ser  “intentos de secuestro de mujeres” en el STCM de la Ciudad de México.

El mapa quedó de la siguiente manera:

La información arrojada fue presentada por Zoé Lascari, activista y representante del análisis de datos del mapa del que fue hacedor, en su perfil de Facebook siendo las estaciones Martín Carrera, Barranca del Muerto, Coyoacán, Mixcoac y Ermita las que han presentado más casos de acoso e intento de secuestro siendo la última con mayor incidencia.

La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX) instaló en febrero 2019 módulos de atención en el exterior de las estaciones Coyoacán, Mixcoac, Martín Carrera, Tacubaya y UAM-I del Sistema de Transporte Colectivo Metro para recibir denuncias de presunto secuestro, acoso y abuso sexual en contra de las mujeres. En marzo 2019, han sido cerrados, esto según informó la titular de la PGJCDMX Ernestina Godoy porque “ya no va la gente”, en referencia a que particularmente las mujeres dejaron de presentarse a denunciar.

De acuerdo con la ENVIPE el lugar donde hay mayor número de víctimas mujeres mexicanas es en el transporte público. Ya sea de parte de hombres o, como en el caso de Karina, de una mujer, estando incluso en el espacio exclusivo para mujeres y niños. El 90% de las encuestadas ha dicho que prefiere no denunciar. Aunque es por el 10% que la PGJCDMX informa que ha iniciado 48 carpetas de investigación por acoso e intentos de secuestro en inmediaciones de estaciones del Metro y brindó 274 asesorías a mujeres y 255 a ciudadanía en general.

Comment here

Accesibilidad