Mujeres Migrantes

La situación de las mujeres migrantes en México, crisis humanitaria: Verónica Ruíz Lager

521 Vistas

Se estima que el 70% de las mujeres migrantes sufre algún tipo de violencia.

Elda Montiel

SemMéxico. Cd. de México. 26 de junio de 2019.- Ante un escenario de crisis humanitaria es urgente que el Estado implemente un programa emergente de atención migratoria, negar la naturaleza de esta crisis no ayuda al país y sí demerita al gobierno que enarbola un discurso humano, de justicia social y respetuoso de los Derechos Humanos.

México se ha negado a atender el desplazamiento forzado mediante una mirada respetuosa de los derechos humanos con perspectiva de género, señala la antropóloga Verónica Ruíz Lagier, investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia, quien aborda el tema de “Las mujeres en las caravanas migrantes”, en el suplemento TODAS del Instituto Nacional de las Mujeres, del mes de junio.

Señala que las mujeres en política migratoria, son doblemente víctimas, porque además de que vienen de una violencia estructural, por la marginación y la amenaza de los “maras”, también en los albergues registran un alto índice de violencia intrafamiliar, sin que puedan acudir a ninguna institución que las auxilie y defienda sus derechos fundamentales.

Las mujeres en las caravanas migrantes “cargan a sus hijos y caminan en grupo sin más protección que su cuerpo y una inimaginable voluntad”. Se integran para eludir el pago de “coyotes o extorsión”, pero no han logrado evadir violencia sexual o el secuestro.

Es ilustrativo el testimonio de mujeres hondureñas: “Cuando crucé la frontera mexicana caminamos desde las 4 de la mañana hasta las 6 de la tarde que llegamos al primer albergue en Tapachula. No permitían que los autos nos dieran “jalón” decían que la policía los detenía y les quitaban sus papeles, y en las casas nos hacían señas de que la policía los tenía amenazados para que no nos dieran agua.”

Entonces, “decidimos en Arriaga irnos en tren, pero lo pararon en un pueblo llamado Jesús Nazareno. Nos querían bajar los federales y agarraron a muchas mujeres.”

“Nosotros vimos como agarraron a una mujer y a su hijita, como de cuatro años, y las golpearon contra la malla para que el padre se bajara del tren; después lo golpearon a él porque no les quería entregar a la niña, y cuando bajaron otros hombres para defenderlos los policías sacaron la pistola. Descargaban balas al aire y también a los pies. A la niña y a sus padres se los subieron muy golpeados a las perreras”.

Ruíz Lagier sostiene que las caravanas migrantes que iniciaron su camino de Centroamérica a los Estados Unidos en octubre del 2018 han incomodado tanto a las instituciones federales como a la sociedad civil en general, porque visibilizan lo que nadie quiere ver.

Finalmente señala que se tienen que generar políticas congruentes con lo expresado por Andrés Manuel López Obrador cuando en octubre de 2018 ofreció ayuda humanitaria, trabajo temporal y regularización migratoria a los miembros de la caravana.

Las mujeres migrantes desconocen los riesgos de las caravanas.

El principal problema que enfrenta la mayoría de las mujeres, una vez que han abandonado su país, es que desconocen sus derechos y están totalmente desinformadas respecto de los riesgos que correrán al entrar a la caravana migrante, expresa la diputada Mónica Lara del Congreso de Puebla, presidenta de la Comisión de Migraciones.

La petición de asilo, sólo es una de las opciones con que cuentan, sin embargo, es imposible prevenir que las mujeres migrantes no se vean envueltas también en la vorágine que viven diariamente las mujeres nacidas en este país.

Tanto ellas como las que cruzan México en busca de una mejor vida, son presas de la violencia que predomina en los entornos más hostiles por los que atravesarán una y otra vez en busca de alcanzar la frontera norte. 

Se estima que el 70% de las mujeres migrantes sufre algún tipo de violencia.

Otro de los retos a que se enfrentan las mujeres migrantes en las caravanas son la vulnerabilidad a sus derechos sexuales y reproductivos, ya que no tienen acceso a servicios de salud sexual y reproductiva que incluyan métodos anticonceptivos; acceso a la profilaxis post-exposición y anticoncepción de emergencia en caso de violencia sexual; servicios prenatales, o asistencia para tener un parto seguro.

Por lo que, Alba Adriana Jiménez, directora de la Red por los derechos sexuales y reproductivos en México (Ddeser), sostiene que es necesaria una política pública que atienda a las mujeres migrantes, sin que exista la posibilidad de repatriación, y una opción podría ser implementar algunos servicios de salud sexual y reproductiva en las caravanas de las cuales son integrantes.

Comment here

Accesibilidad