Mujeres Migrantes

En México, no se ha visibilizado el desplazamiento interno de mujeres: INMUJERES Tijuana

520 Vistas

En México, tan solo entre 2011 y 2018, más de 300,000 hogares, conformados por más de un millón de personas, cambiaron de vivienda o lugar de residencia a consecuencia de la inseguridad.

Elda Montiel

SemMéxico. Tijuana. 26 de junio de 2019.- Las personas desplazadas no solo son personas migrantes, son hombres, mujeres, niñas, niños y adolescentes que tienen que abandonar su tierra y trasladarse a otros lugares para preservar su vida, su integridad personal y la de su familia.

En México, tan solo entre 2011 y 2018, más de 300,000 hogares, conformados por más de un millón de personas, cambiaron de vivienda o lugar de residencia a consecuencia de la inseguridad (excepto en el año 2016 cuando la cifra fue menor). En la ENVIPE 2018, representaban 0.91% de hogares.

Situación por la que en 2013 la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos instó al gobierno mexicano a crear políticas específicas para cuantificar y atender a la población que ha huido de sus hogares y localidades por la violencia derivada del narcotráfico.

En opinión de Gabriela Navarro Peraza, directora de INMUJERES Tijuana, no se ha visibilizado el desplazamiento interno de mujeres, ya que en los pocos estudios que existen sobre desplazamiento forzado, no se hace explícita la especificidad de género y la vulnerabilidad particular de las mujeres.

Aun cuando la experiencia internacional y nacional reporta que cada vez más las personas desplazadas son mujeres.

Navarro Peraza destaca que, en 2016, Casa Madre Asunta, organización de la Sociedad Civil que atiende mujeres migrantes y desplazadas en Tijuana, Baja California recibió aproximadamente 7,000 mujeres desplazadas por la violencia que se vive en México, especialmente en Guerrero y Michoacán, para solicitar asilo en Estados Unidos, aunque saben que son pocas las probabilidades de ser aceptadas.  

Indicó que se tiene referencia por parte de las mismas albergadas en Madre Asunta, así como de sus directivas Mary Galván y Esmeralda Siu (quienes les apoyan con los trámites) que solo 1% de las mujeres que llega consigue que les den asilo en Estados Unidos.

Las demás se quedan en esta frontera, sin que tengan redes de apoyo, ni existan políticas públicas para estas.

Es necesario considerar que el desplazamiento forzado, posiciona a las mujeres en una circunstancia de pobreza y vulnerabilidad extrema, donde es necesaria la inversión de recursos para mitigar estas condiciones.

Así como definir, diseñar e instrumentar políticas públicas en nuestro país, de respeto a sus derechos humanos, la protección de su vida, seguridad, integridad, salud, libre circulación, unión familiar durante el desplazamiento hasta llegar al lugar de acogida.

Consideró que se requieren políticas publicas integrales con perspectiva de género para los estados expulsores como para los receptores, y tomar medidas en los tres niveles de gobierno para la prevención, atención y protección durante el desplazamiento forzado interno, y con estadísticas cuantitativas y cualitativas.   

Por su parte, Carlos Javier Echarri Cánovas, Secretario General del Consejo Nacional de Población, explicó que, en México, las fuentes de información que recaban datos sobre migración o los movimientos territoriales no logran identificar con toda exactitud a las personas desplazadas (PD), aunque sí constituyen el mejor acercamiento a una medición indirecta.

La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE),

que aplica el INEGI, indaga las medidas tomadas en los hogares para protegerse de la delincuencia durante el año anterior, sobresaliendo el cambio de vivienda o lugar de residencia entre las respuestas.

En la edición de junio del suplemento TODAS del INMUJERES, el titular del CONAPO, señala que la ENVIPE no se restringe a documentar los movimientos en términos políticos-administrativos, pues recolecta cualquier cambio de vivienda o lugar de residencia.

Del mismo modo, permite diferenciar el sexo de las personas que se movieron. En 2018 fueron más mujeres que hombres que se movieron (52% vs 48%), e igual sucedió entre las que no se movieron (51% vs 49%).

Por grupos de edad, en el periodo 2011-2018 la población que se movió es más joven que el resto, predominan los grupos de 0 a 11 años y de 12 a 29 años. Mientras las personas que no se movieron son los grupos de personas mayores de 60 años y más.

Concluye que la tarea es continuar estudiando a las poblaciones desplazadas o “que se mueven”, pues su conocimiento facilita el diseño e políticas públicas de prevención, atención, retorno o reinserción.

Comment here

Accesibilidad