Extraordinarias

Rosa Dominga Trapasso: feminismo una irrupción de la mujer

811 Vistas

* La monja feminista, peruana por adopción, murió este fin de semana

* Eligió vivir en Perú desde 1954

Soledad Jarquín Edgar

SemMéxico, Cd. de México, 15 julio 2019.- La monja, peruana por adopción, y feminista, Rosa Dominga Trapasso falleció este fin de semana. Feministas de ese país y de Latinoamérica la recuerdan y honran porque gracias a ella se sumaron a la defensa de los derechos de las mujeres en prostitución, además de ser una defensora de los derechos sexuales y reproductivos.

Tenaz, Rosa Dominga Trapasso, invitó a “romper la invisibilidad”

… “En nuestra trayectoria hay muchos hitos, como la famosa reunión frente al Hotel Sheraton protestando contra el concurso de belleza en 1973, que ciertamente significó un hito de gran importancia para la visibilización de las mujeres. Asimismo, las actividades desarrolladas con el grupo Acción para la Liberación de la Mujer Peruana (ALIMUPER), junto con mi querida y recordada compañera Timotea Galvín, fueron una revelación para nosotras mismas, una nueva percepción de ser mujer.

“Quizá la manifestación que más me impresiona fue nuestra marcha, en 1979, desde el Parque Universitario hasta la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos pidiendo la legalización del aborto. Era un pequeño grupo, estuvimos Virginia Vargas, Timotea Galvín y yo como miembros de ALIMUPER. Ahora, a mis años, es la manifestación que más me impresiona, porque me doy cuenta de lo audaz y revolucionario que fue salir, en ese año, a pedir la legalización del aborto, algo que ahora, en el 2004, aún no tenemos.”

Señaló en 25 Años de Feminismo en el Perú: Historia, confluencias y perspectivas, texto publicado en el marco del 25 aniversario del Centro Flora Tristán.

En el texto sostiene que el “feminismo ha significado una irrupción de la mujer con identidad propia dentro de la sociedad. El paso de la invisibilidad a una primera conciencia de sí misma, de su identidad y del valor de la persona en sí. ¿Qué vio la mujer cuando empezó a individualizarse y a mirarse a sí misma? Se vio subordinada, dependiente, pasiva y con insatisfacción o frustración.

“Esta conciencia de su condición trajo una reacción, el conocimiento de que esta condición no era natural, no era su destino; algo muy importante después de siglos de haber interiorizado el concepto de su dependencia”.

En 2009, LAMULA.PE publicó un texto de “Rosa Dominga Trapasso, Feminista Siempre”. Ahí narra que llegó a Perú en 1954 “y ha decidido quedarse aquí hasta el último de sus días”.

“Las feministas, que la hemos visto trabajar y caminar con nosotras, sentimos que esos pasos menudos y ese cuerpo aparentemente frágil son pura fortaleza y guía en nuestra lucha por la igualdad.

“Sus pasos empezaron en un barrio llamado Niagara Falls, en Nueva York. Tras graduarse en trabajo social, decidió unirse a la Orden Maryknoll, en su búsqueda de hacer algo por el prójimo.

“Esa búsqueda la trajo al sur, y el prójimo se transformó en prójima. Sus prójimas ya estaban cerca, en las calles de Lima.

“Eligió vivir como una vecina más del pueblo joven Caja de Agua. Buscando caminos para cambiar las estructuras, fundó Creatividad y Cambio (1973), centro de promoción cultural que busca aportar a la estimulación, “para dar lugar al cambio”.

El cambio y las mujeres

Entendiendo que en el proceso de cambio social, la emancipación de la mujer es una meta imprescindible e impostergable, Rosa emprendió la ruta del feminismo.

RDT: “La emancipación de la mujer es revolución porque conlleva a una subversión contra las estructuras”.

Mujer emblemática en el movimiento de mujeres del Perú, Rosa es considerada pionera, integró y fundó diversos grupos, como el Colectivo Coordinador del Movimiento Feminista, Colectivo Feminista por los Derechos Reproductivos, Acción para la Liberación de la Mujer Peruana, Centro de Documentación sobre la Mujer y muchos otros. Su nombre aparece también en el acta de fundación del CMP Flora Tristán.

Teniendo ya como norte la igualdad y el feminismo como trinchera de combate, quiso trabajar por uno de los grupos de mujeres más vapuleadas y despreciadas por la dominación del hombre: las prostitutas.

Por qué hay prostitutas

RDT: “Cuando el hombre compra el uso del cuerpo de la mujer, está ejerciendo su poder económico, físico, ideológico, este poder que involucra violencia, degradación, dominación…”

Entendió que la prostitución es una relación de poder. Ella, una religiosa, se acercó a las prostitutas. Le costó años lograr que confiaran en ella, que se acercaran, que hablaran. Pero lo hicieron porque valoraron su tesón, porque las trató con respeto, porque no las hizo sentir culpables ni avergonzadas. Sintieron que ella entendía lo difícil de sus vidas.

Rosa fue a su encuentro con ellas a la calle. Dirigió sus pasos a La Parada, Gamarra y el Parque Cánepa, que aún no era el centro comercial de hoy, Cailloma, La Colmena…

En 1976, junto con un grupo de más de 300 personas, denunció la reglamentación de la prostitución por parte del Estado, por considerar el hecho discriminatorio y una violación de los derechos de quienes la ejercen. Fueron los inicios de El Pozo, grupo dedicado al trabajo con prostitutas, refugio donde las mujeres dedicadas a la prostitución podían encontrarse con psicólogos para hablar de sus problemas, encontrar solidaridad y buscar alternativas de recursos económicos.

En su ponencia presentada en el Encuentro Nacional de Mujeres (1999), “30 años de feminismo en el Perú”, Rosa Dominga Trapasso destaca que el feminismo ha sido uno de los más importantes movimientos sociales-políticos del siglo (XX) “puesto que ha afectado la vida de la mitad de la población, refiriéndome a todas las mujeres, y no hay duda que el Movimiento Feminista, el Movimiento de Mujeres ha afectado también la vida de los hombres”.

“El Feminismo en el Perú y en el Mundo ha puesto en cuestión siglos y siglos de dominación masculina y sumisión femenina, quien sabe si en el futuro se reconocerá que el Feminismo y los Movimientos de Mujeres han sido los Movimientos más revolucionarios de todos los tiempos porque han puesto en evidencia milenios de años de injusticias y han luchado contra el sistema patriarcal, que es la base de todas las estructuras de dominación sea: personal, social, económica, racista, política, religiosa tanto en nuestras civilizaciones occidentales como en la civilización oriental”.

“…En los años setenta y ochenta, la oposición a los derechos reproductivos no venían solamente de la Iglesia sino también de muchos de los grupos políticos de la izquierda, fue especialmente activo en este aspecto el colectivo de ALIMUPER. Se realizó nuestra primera campaña internacional en los años setenta cuando se denunció a niveles internacionales, en Europa y Norteamérica, la clausura de los centros privados de planificación familiares especialmente el Centro Marcelino por el gobierno militar durante el tiempo de Velasco. Cuando hablo de Feminismo tengo presente una definición de Feminismo elaborado en el año 1979, en una reunión de mujeres realizado por los países del sur de Asia. Considero que es realmente claro y vigente para nosotras aún veinte años más tarde:

1º Lograr la igualdad, dignidad y libertad de las mujeres, en especial la libertad de las mujeres para controlar sus vidas dentro del hogar como en la sociedad. No puede haber dignidad para las mujeres sin la libertad de decidir sobre sus vidas.

2º Lograr la eliminación de todas las expresiones de dominación o presión, discriminación, injusticia dentro de la sociedad nacional e internacional.

3º Incorporar a las mujeres en las luchas para crear una sociedad más justa”.

Más adelante señala “Feminismo es una postura política y una política de transformación que pone en cuestión todas las expresiones y estructuras de dominación: raza, orientación sexual, clase, nacionalismo, materialismo y la opresión fundamentalista religiosa”.

Rosa Dominga Trapasso falleció este domingo, 14 de julio.

SEM/sj

Comment here

Accesibilidad